Funeral en Rialp por Mn. Luis Miguel Sánchez

El domingo 4 de febrero en la Parroquia de la Virgen de Valldeflors de Rialp (Pallars Sobirà) tuvo lugar la Eucaristía funeral en sufragio del alma del que fue presbítero de Urgell Mn. Luis Miguel Sánchez Gutiérrez «Luismi» (a.c.s.) traspasado a Bogotá, Colombia, el pasado día 11 de enero.

La Eucaristía fue presidida por el Arzobispo Joan-Enric y concelebrada por el Vicario General, Mn. Josep M. Mauri, por el Vicario Epicopal, Mn. Antoni Elvira, por el Arcipreste de Pallars Sobirà, Mn. Juan Pablo Esteban y por un buen grupo de presbíteros del presbiterio diocesano. Acolitaron los seminaristas de la Diócesis. Una gran cantidad de fieles de Rialp, Sort, Vall Fosca, La Pobla y Tremp entre otras parroquias que él sirvió, llenaron el templo parroquial. Asistió el Alcalde de Rialp, Ilmo. Sr. Gerard Sabarich y otros concejales del Ayuntamiento. Acompañaron a la música el sr. Ivan Caro, con el violín, de la Escuela de Música del Pallars, y la Sra. Alexandra Skrzypek, cantó en la comunión “Amazing grace”.

En su homilía el Arzobispo agradeció la presencia tan numerosa de fieles como un signo de la estimación hacia Mn. Luis Miguel y la importancia que para los cristianos tiene celebrar la Misa por nuestros hermanos difuntos. Glosando las lecturas de la Palabra de Dios del domingo, destacó cómo San Marcos presenta un día de la vida de Jesús haciendo un compendio de su actividad sanadora y de predicación. Este curar a los enfermos y predicar es lo que todo presbítero intenta hacer en su ministerio sacerdotal tal y como lo hizo Mn. Luis Miguel al que el Señor ha llamado a una edad relativamente joven, 59 años, pero que lo dejó todo y se hizo uno de la Diócesis de Urgell para servir y amar como presbítero a las diversas parroquias que ha regido. La esperanza en la resurrección del Señor nos da paz, a pesar de la tristeza de perder en este mundo a las personas que amamos pero tal y como rezaba el salmo responsorial de aquel domingo, “el Señor conforta los corazones deshechos” y debemos estar confiados en el Señor. San Pablo en la segunda lectura proclamada decía: “me he hecho esclavo de todos para ganar tantos como pueda. Para ganar a los débiles, me he hecho débil como ellos. Me he hecho todo con todos para ganar algunos, sea como sea”. Así debe ser el corazón de un pastor misionero que se hace uno con su pueblo para acompañarle y así lo intentó hacer Mn. Luis Miguel siempre con una actitud de acompañamiento pastoral y haciéndose con todo el mundo, desde los más importantes a los más sencillos, desde la bonhomía, la proximidad y la amistad.

Al inicio de la celebración, como es costumbre de la Diócesis, el Arcipreste leyó el recorrido pastoral de la vida de Mn. Luis Miguel, que sigue:

 

Mn. Luis Miguel SÁNCHEZ GUTIÉRREZ nació en Manizales (Colombia) el 8 de diciembre de 1964.

Fue ordenado de presbítero en la Catedral de Sta. Maria d’Urgell el día 21 de junio de 1997 por el Arzobispo Joan Martí i Alanis.

Estrenó su ministerio presbiteral en 1997 como Vicario de Tremp y Rector de las Parroquias vecinas de Orcau, Figuerola de Orcau, Montesquiu, Palau de Noguera y Puigcercós.

En 2001 fueron nombrados Rector de Mont-rós, Astell, Repolla, Oeix, La Plana, Sarroca de Ballera, La Torre de Cabdella y Espui, a las que se añadieron en 2002 las Parroquias de Senterada y la Pobleta de Bellveí.

En 2009 el sr. Obispo le nombró Rector de Rialp, Llavorsí, Aidí, Baiasca, Caregue, Llessui, Montenatró, Roní, Saurí, Sorre y Surp. El año 2011 también ayudó como presbítero adscrito en las Parroquias de la Vall Fosca de Senterada, Astell, Cabella, Espui, Oveix, Mont-ròs, La Plana, Pobleta de Bellveí, Sarroca de Bellera y Torre de Cabdella.

En 2012 pasa a residir en el Seminario diocesano de La Seu d’Urgell y fue nombrado Vicario parroquial de La Seu d’Urgell y Rector de las Parroquias de Noves de Segre, Taús y Tost y adscrito a las Parroquias de Arfa, Montferrer y Castellciutat .

En 2019 regresa de Rector de Rialp, Llavorsí, Aidí, Baiasca, Caregue, Llessui, Montenatró, Roní, Saurí, Sorre y Surp y también sirve como presbítero adscrito las parroquias de la Vall Fosca.

En 2022 celebró con gozo sus 25 años de ordenación presbiteral.

En diciembre de 2023 viaja a Colombia y el 16 de diciembre, a punto de volver, sufre una insuficiencia cardíaca que le obliga a ingresar en el Hospital Kennedy de Bogotá donde su estado de salud va empeorando paulatinamente. El sr. Arzobispo envía Mn. Juan Pablo Esteban, Arcipreste del Pallars Sobirà, para interesarse por su salud y velar por él. Recibe la bendición y los santos sacramentos.

Lamentablemente su estado se agrava y el 11 de enero de 2024 termina traspasando. La Misa exequial tuvo lugar el día 13 de enero en la Parroquia de Nuestra Señora de la Divina Providencia e, interpretando su voluntad, y de acuerdo con sus amigos más cercanos, fue enterrado en Bogotá, donde uns grandes amigos suyos le cedieron un nicho. Que descanse en paz.

En el cielo esté.

Compartir