Encuentro de los sacerdotes y diáconos de Urgell sobre el Sínodo de la Amazonia

El día 30 de octubre, en el Seminario diocesano de Urgell, tuvo lugar la primera de las tres Jornadas de formación permanente para sacerdotes y diáconos de Urgell de las previstas para el curso 2019-2020. En esta ocasión el ponente fue Mons. Luis Albeiro Maldonado Monsalve, Obispo de la Diócesis de Mocoa-Sibundoy (Colombia). La Jornada fue presidida por el Arzobispo de Urgell, Mons. Joan-Enric Vives, y participaron más de 40 sacerdotes y diáconos de la Diócesis.

Mons. Luis Albeiro Maldonado ha sido Padre Sinodal al Sínodo que se clausuró el domingo 27 de octubre en Roma sobre la Amazonia, y la presentación de este Sínodo y de la realidad concreta que viven las Diócesis de la Amazonia, fue el principal objetivo de sus dos ponencias.

En la primera, Mons. Maldonado, presentó la realidad de la Diócesis de Mocoa-Sibundoy (Colombia) y quiso agradecer especialmente al Arzobispo Joan-Enric y la Diócesis de Urgell la ayuda económica que el año 2017 le habían enviado para ayudar a los damnificados por el terrible deslizamiento de tierras que se produjo. La tragedia de Mocoa fue el desastre natural ocurrido en el municipio colombiano de Mocoa, capital del departamento del Putumayo (Colombia), durante la noche del 31 de marzo y la madrugada del 1 de abril de 2017. Fuertes lluvias provocaron los desbordamientos los ríos Mocoa, Mulato y Sancoyaco, generando deslizamientos y flujos de lodo en varios sectores de la cabecera municipal que causaron la destrucción de viviendas, puentes y arrastraron vehículos a su paso. Fueron arrasados ​​17 barrios de la ciudad, cinco de los cuales quedaron destruidos totalmente. Se reportaron al menos 312 personas muertas y más de 400 heridas, con un número oficial de 300 desaparecidos.

En su segunda ponencia, Mons. Maldonado presentó a los sacerdotes y diáconos su visión sobre el Sínodo de la Amazonia que reunió en Roma más de 123 Obispos y más de 100 laicos de aquella región que comprende 9 países. Comenzó destacando el trabajo previo a las Diócesis sobre el Sínodo con las principales problemáticas que afectan a la región de la Amazonia: la deforestación del 17% de la región; la explotación de los recursos naturales de la Amazonia por parte de grandes multinacionales que extraen los recursos naturales como el agua, la madera, el petróleo y el oro; la contaminación de los ríos y atmósfera; el narcotráfico imperante en la región; las bandas armadas criminales; la violencia contra las mujeres y la explotación y trata de personas y la pérdida de las culturas autóctonas indígenas, campesinas y afroamericanas.

Mons. Maldonado subrayó cómo el interés fundamental del Sínodo de la Amazonia ha sido la acción pastoral, y destacó 7 temas fundamentales que abordó el Sínodo:
  1. La conversión integral: apuntada ya en la "Laudato Si" del Papa Francisco que quiere acentuar cómo hay que tener cuidado de la Creación de forma integral ya que en la Amazónia nos encontramos ante una emergencia ecológica de primer orden que afecta a todo el mundo, no sólo aquella región. Mons. Maldonado distinguió entre el uso legítimo de los recursos naturales abundantes de la Amazonia y el abuso de estos recursos naturales por parte de las grandes multinacionales externas que quieren explotar el territorio sin tener en cuenta su identidad e idiosincrasia. Es necesario que la Iglesia Católica levante su voz profética ante este abuso, a fin de preservar este territorio donde, no sólo hay unos grandes recursos naturales, sino, sobre todo, una gran cantidad de población, con 33 millones de personas.
  2. La formación de discípulos: apuntada ya en "Aparecida". Es necesario que las personas que viven en la Amazonia se encuentren con Jesús Vivo, que se conviertan e inicien un discipulado que los mueva a la comunión con Él y esto les lleve a la misión. Es necesario que en la formación de este discipulado se tenga en cuenta la identidad de los pueblos que viven en la región Amazonía que es rica y diversa y que ha sabido con sabiduría velar por la identidad de los pueblos indígenas.
  3. Papel de la mujer: para Mons. Maldonado el principal tema del sínodo no ha sido la ordenación sacerdotal de las mujeres sino que ha sido valorar el papel que ya la mujer realiza en la región Amazónica como principal transmisora ​​de la fe en la familia y en las nuevas generaciones. El Sínodo ha subrayado cómo es luchar por la igualdad del hombre y la mujer, dándole visibilización en los servicios eclesiales y valorando su papel fundamental como transmisora ​​de la fe. Hay que luchar contra toda discriminación de la mujer y la violencia contra ella. Los números 103 y 111 del documento final sobre el Sínodo son aperturas de caminos que será necesario que el Papa discierna en la posterior exhortación postsinodal.
  4. Mundo juvenil: en la Amazonia se produce un fenómeno preocupante entre los jóvenes que los padres sinodales destacaron ya que muchos de los jóvenes renuncian a su identidad amazónica una vez salen de la región y olvidan sus orígenes. El reto es ayudar a estos jóvenes a mantener su identidad cultural amazónica y sus rasgos cultuales, lingüísticos y étnicos propios.
  5. La vida consagrada: los padres sinodales pidieron una renovación de la vida religiosa consagrada que haga que los religiosos y religiosas vuelvan a su carisma fundacional dedicándose especialmente a la evangelización de los lugares más remotos y escondidos, y eviten concentrarse sólo en las grandes ciudades y en la administración de las obras apostólicas ya iniciadas como los colegios y otros.
  6. La defensa de los derechos humanos: Que en la Amazonia se concreta en la defensa de los derechos de las personas que viven en ella. Para Mons. Maldonado es necesario que los Obispos de la Iglesia católica de aquella región trabajen unidos en comunión, para ser una voz profética que pueda defender los pueblos de la Amazonia de una forma clara y contundente. Para hacerlo el Sínodo pidió la creación de un organismo eclesial panamazónico y de un observatorio de los derechos para que la Iglesia pueda incidir realmente en la sociedad.
  7. Diálogo con la cultura propia de la Amazonia porque es necesario que cada pueblo amazónico pueda manifestar y mantener su propia identidad que no quede abolida, pero al mismo tiempo la Iglesia no puede perder su dinámica evangelizadora.
Mons. Maldonado destacó cómo en las más de 220 intervenciones de los Padres Sinodales se escuchó las diversas aportaciones con un gran respeto porque los Padres eran la voz de un gran trabajo previo diocesano que reflejaba la realidad de los pueblos que conforman esta inmensa región. Posteriormente se pasó a trabajar en los círculos menores y elaborar las conclusiones.

El documento final del Sínodo para Mons. Maldonado refleja esta dinámica con un primer capítulo dedicado a la escucha de las realidades, que nos anima a la conversión integral, para pasar a 4 capítulos sobre nuevos caminos de conversión: pastoral, cultural, ecológica y sinodal. El acento del Papa Francisco es, para Mons. Maldonado, la conversión pastoral.

Un largo e interesante diálogo con el ponente cerró la matinal de formación antes de que el Arzobispo Joan-Enric valorara de nuevo la presencia de Mons. Maldonado y le manifestara el agradecimiento de toda la Diócesis por su cuidada exposición y para hacer visible de forma palpable la realidad de comunión eclesial entre las Iglesias.

A continuación, en la Capilla de la Inmaculada del Seminario diocesano, se rezó el Ángelus y se cantó la Salve a la Virgen poniendo todas estas intenciones en sus manos de Madre de la Iglesia y Estrella de la Evangelización.

Una comida de hermandad compartida en el Seminario diocesano sirvió para concluir un gozoso y fraternal encuentro que sirvió para hacer visible la comunión de las Iglesias particulares en la Iglesia Universal.