Fiesta del Patrón en el Colegio Sant Ermengol de Andorra la Vella

El viernes 25 de octubre el Arzobispo de Urgell y Copríncipe de Andorra, Mons. Joan-Enric Vives, presidió la Misa de la fiesta del Patrón del Colegio Sant Ermengol de Andorra la Vella (Principado de Andorra), a la que asistieron los alumnos de ESO y Bachillerato de la Escuela. Concelebraron con el Arzobispo Mn. Josep Chisvert, que anteriormente había celebrado otra Eucaristía con otro grupo de ESO y Bachillerato y Mn. David Codina. También Mn. Antoni Elvira, Vicario episcopal de pastoral y Rector de Encamp, presidió esa misma mañana una celebración litúrgica con los alumnos de infantil y primaria.

En su homilía dirigida especialmente a los jóvenes el Arzobispo Vives glosó someramente la vida de San Ermengol, que el Obispado de Urgell tiene como Patrón secundario y que el Colegio tiene como insigne protector. Destacó como fue un sacerdote primero y luego Obispo que vivió su vida construyendo puentes y carreteras para que los pueblos del Pirineo y su gente pudieran estar bien comunicados. Así sirvió al pueblo de Dios hasta su muerte, precisamente cuando dirigía las obras de construcción de un puente para comunicar La Seu d'Urgell y Cerdanya, en el lugar llamado El Pont de Bar.

Mons. Vives comentó el Evangelio proclamado en ese día (Mt 14,22-23) donde Jesús camina sobre el agua y dice a los discípulos: "«No tenga miedo, que soy yo» y donde Pedro le dijo:«Señor, si eres tú, mándame que venga caminando sobre el agua». Jesús contestó: «Ya puedes venir». El Arzobispo destacó cómo para los antiguos el agua era el lugar del peligro y del miedo y cómo Jesús nos anima a vencer nuestros miedos y caminar por encima de ellas gracias a su ayuda. Recordó la oración de la reina Ester "Líbranos de la mano de estos malvados, y a mí líbrame de mi miedo" y cómo ésta debería ser una oración constante para los cristianos y especialmente para los jóvenes que tienen miedo a muchas cosas como no tener trabajo, no acertar los estudios, y, en definitiva, no sentirse queridos y valorados. También les glosó el "perfil competencial de salida" que el Colegio quiere que sea el referente cuando los jóvenes salgan de la escuela: ser unos expertos en humanidad que engloba diversas actitudes: la ética, la acogida, la asertiva y reflexiva; la coherencia de vida, el respeto, el ser proactivos, el ser abiertos al conocimiento de la realidad y del mundo, la resiliencia, la creatividad, la competencia en nuevas tecnologías, el respeto, los hábitos de vida saludable, el sentido crítico con la realidad, el plurilingüismo y, sobre todo, los valores humanos y cristianos que tienen en Cristo su máximo exponente. También les recordó otro lema de este curso como es "stop bullying, no cruces la línea" para glosar cómo el cristiano debe ser una persona que vea a los demás como hermanos e hijos de Dios y cómo en la escuela se debe valorar lo diferente y la singularidad. Finalmente, les felicitó por la iniciativa que el Colegio realiza al reconocer a los alumnos más solidarios de ESO.

Las oraciones fueron hechas por los alumnos del Colegio mientras preparaban un bonito mural sobre San Ermengol. Los cantos fueron animados por los profesores de música del Colegio y los alumnos.

Después de la Eucaristía Mons. Vives desayunó con algunos profesores y el equipo Directivo del Colegio y compartir con ellos un buen rato de diálogo y convivencia.