Encuentro con jóvenes de la Cerdanya en Bolvir

Por 9ª vez el día 16 de agosto tuvo lugar el encuentro de jóvenes de la Cerdanya con el Arzobispo de Urgell Joan-Enric en el Santuario de la Virgen del Remedio, en Bolvir (Cerdanya). El encuentro permite a los jóvenes de ESO, Bachillerato y universitarios mantener una profundizada velada con el Arzobispo y compartir un largo espacio de oración, diálogo y reflexión sobre la fe y el testimonio cristiano.

El acto central fue la celebración de la Eucaristía presidida por el Arzobispo y concelebrada por el Rector de Bolvir, Mn. Xavier Parés y por Mn. David Codina. En su homilía el Arzobispo mostró su satisfacción por poder compartir la Eucaristía y la cena y vigília posterior con los jóvenes y les animó a vivir con intensidad su propia vocación ya que por el bautismo todos hemos sido hechos hijos de Dios y hemos recibido una llamada de Dios, una vocación, en diversas formas variadas: la vida laical comprometida, la vida familiar, la vida consagrada, misionera o el ministerio diaconal o presbiteral. En este sentido subrayó cómo Jesús ya afirmaba que el Reino de Dios es lo más importante y que por el sacramento del bautismo somos incorporados a la Iglesia, la comunidad de los creyentes en Jesús, que supera los vínculos de la familia propia y que nos une en la caridad y el amor.

Conocer y amar a Jesús es la "perla de más precio" junto a la que el resto de cosas creadas por Dios adquieren su justa medida. El Arzobispo destacó como el Papa Francisco en su última exhortación postsinodal "Cristo vive" trata el tema de la vocación en el capítulo octavo (nn. 248-277) y animó a los jóvenes a discernir y descubrir lo que Jesús quiere de cada uno de ellos. Mons. Vives animó a los jóvenes a leer y profundizar el documental "Cristo vive" ya que el Papa Francisco se dirige especialmente a ellos pidiéndoles tener una mirada abierta al mundo. Finalmente, glosando la carta de San Pablo a los Filipenses, Mons. Vives animó a los jóvenes a interesarse por todo lo que "es verdad, respetable, justo, limpio, amable, de buena reputación, virtuoso y digno de elogio" superando la tentación del hedonismo y el egoísmo "acudiendo a la oración y la súplica, presentando a Dios las peticiones con acción de gracias ".

Terminada la Eucaristía, los jóvenes se desplazaron al Centro social de Bolvir donde tuvo lugar una cena sencilla, compartiendo entre todo lo que llevaban los mismos jóvenes. A continuación tuvo lugar un diálogo abierto con el Arzobispo Joan-Enric donde los jóvenes expusieron espontáneamente sus preguntas e inquietudes. Profundizaron en los valores cristianos en la pareja y la familia, la vocación sacerdotal, la transmisión de la fe a los compañeros y amigos, especialmente a los que no comparten la fe o las dificultades para vivir la fe en ambientes juveniles.

A media noche, con el rezo del Padrenuestro que el Arzobispo pidió que fuera especialmente una oración por todos los jóvenes de todo el mundo, se cerró con alegría este noveno encuentro de los jóvenes con el obispo.