Inauguración de la restauración de la ermita de la Virgen de la Serra en Burg, Farrera

El Arzobispo de Urgell y Copríncipe de Andorra, Mons. Joan-Enric Vives presidió con el Consejero de Territorio y Sostenibilidad de la Generalitat, Hble. Sr. Damià Calvet, y el Alcalde de Farrera de Pallars, Ilmo Sr. Àngel Bringué la inauguración de la restauración de la ermita de Santa María de la Sierra del siglo XI, en el municipio de Farrera (Pallars Sobirà), el sábado 22 de junio.

Mons. Vives fue recibido a su llegada por el Consejero, miembros del Consistorio y por el Rector de la Parroquia, Mn. Joan Díes. Y participaron Mn. Josep M Mauri, Vicario general, y Clara Arbués, Delegada diocesana de Patrimonio.

Los trabajos de restauración han consistido en la consolidación estructural del edificio y sus cubiertas. Se ha desmontado la cubierta, sustituido las vigas dañadas y construido un acabado con pizarra recuperada del país. También se han rejuntado todos los mampuestos, con mortero de cal, dejando a la vista las juntas originales todavía existentes. Se ha reconstruido el ábside y ha recuperado su volumetría, llenando la gran grieta con un muro ciclópido con recuperación de las piedras originales. Se ha recuperado la ventana absidal y, además de la apertura de puertas y ventanas, se han restaurado las jambas, dinteles y arcos.

La ermita de Santa María de la Sierra, también conocida como iglesia de la Virgen de la Sierra de Farrera, está situada a las afueras del municipio, sobre la cresta de la Sierra. El edificio está catalogado como Bien Cultural de Interés Local (BCIL) y la referencia más antigua corresponde a la relación de iglesias parroquiales del decanato de Cardós, visitadas en 1314 por los delegados del arzobispo de Tarragona. Según fuentes orales, durante la guerra civil el edificio sirvió como nido de ametralladoras. Para este uso se amplió la apertura central del ábside dejando el boquete del muro absidal en el estado actual. Los promotores de este proyecto son el Ayuntamiento de Farrera, el Obispado de Urgell y el Departamento de Territorio y Sostenibilidad, a través del Instituto Catalán del Suelo (Incasòl), y forma parte del programa Revivir las viejas ciudades, que tiene como objetivo la recuperación y rehabilitación del patrimonio histórico.

En el acto tuvieron varios parlamentos y una actuación poético-musical, y al final se compartieron productos del Pallars.