Confirmaciones y traslado de la Virgen de Canòlich en Sant Julià de Lòria

El viernes 17 de mayo el Arzobispo de Urgell y Copríncipe de Andorra, Mons. Joan-Enric Vives, administró el sacramento de la Confirmación a 41 jóvenes y 4 adultos de la Parroquia de St. Julià de Lòria (Principado de Andorra).

A su llegada a la Parroquia el Copríncipe Episcopal fue recibido por el Hble. Sr. Alcalde Mayor de la Parroquia, Josep Miquel Vila Bastida, con muchos Consejeros del Común, y por el Rector Mn. Josep Chisvert.

A continuación en la iglesia, aún en proceso de renovación, tuvo lugar la Eucaristía donde los jóvenes confirmandos participaron activamente en la celebración. En su homilía el Arzobispo Vives exhortó a los jóvenes a renovarse espiritualmente utilizando la imagen de la renovación del templo parroquial de St. Julià que dentro de pocos días será renovado gracias a la intervención arquitectónica que realizará el prestigioso artista Marco Ivan Rupnik. El Arzobispo animó a los jóvenes que en ese día recibían la plenitud del Espíritu Santo a renovarse espiritualmente ya que la renovación interior y espiritual es la más importante de todas las renovaciones. Animó a los jóvenes a creer en las realidades más profundas de la vida que no son las que se pueden tocar y ver sólo con los sentidos sino que el alma de las personas, huella de Dios en los seres humanos, es algo muy real a pesar que no podamos analizar desde el punto de vista biológico-científico. En este sentido recordó cómo el amor es lo que da fundamento y sentido a la existencia humana y cómo las realidades más profundas de la vida sólo se pueden conocer a partir de una razón abierta a un tipo de conocimiento que va más allá del teórico-científico. Jesús Resucitado que se aparece en el Cenáculo anima a los Apóstoles, especialmente en San Tomás, a "no ser incrédulos sino creyentes".

Al final de la Misa el Arzobispo regaló a los jóvenes confirmados un Nuevo Testamento que cada uno de ellos recibió de manos de Mons. Vives mientras lo besaba como un signo de estimación y reverencia a la Palabra de Dios.
Posteriormente tuvo lugar el traslado de la Sagrada Imagen de la Virgen de Canòlich desde el lugar que ocupaba hasta ahora, a su nuevo emplazamiento en un Camarín nuevo que la hará lucir con mayor esplendor y dignidad mientras el pueblo fiel cantaba el Ave María. Está previsto que el próximo día 10 de junio del Arzobispo pueda presidir la Eucaristía solemne de Acción de gracias donde se llevará a cabo la dedicación del nuevo altar de la Parroquia y la bendición de los nuevos mosaicos del P. Marko Ivan Rupnik del iglesia parroquial de Sant Julià i Sant Germà.