300 años de la muerte de San Juan Bautista de La Salle

La Salle está de celebración con motivo del Tricentenario de la muerte de San Juan Bautista de La Salle (Reims 1651 - Rouen 1719), Fundador de los Hermanos de las Escuelas Cristianas (La Salle). Con ocasión de esta efeméride, los alumnos, profesores y Hermanos de La Salle de La Seu d'Urgell se reunieron el día 14 de mayo en la Plaça dels Oms de la ciudad de La Seu d'Urgell, ante el Ayuntamiento, donde la Directora del centro la Salle de la Seu d'Urgell, Sra. Anna Sansa, leyó un manifiesto en recuerdo y homenaje al Fundador de los Hermanos de las Escuelas Cristianas.

Al acto asistieron el Alcalde de la ciudad de La Seu d'Urgell, Ilmo. Sr. Albert Batalla y el Arzobispo de Urgell, Mons. Joan-Enric Vives, así como el Rector de la ciudad de La Seu d'Urgell, Mn. Ignasi Navarri, y toda la comunidad educativa del Colegio de la ciudad de La Seu de Urgell que fue fundado en 1904, con unos 840 alumnos y unos ochenta profesores.

El Alcalde de la ciudad de La Seu d'Urgell, ex alumno del Colegio La Salle, manifestó su satisfacción por esta conmemoración festiva y reconoció todos los valores que el colegio de la ciudad de La Seu de Urgell aprendió.

A continuación, los alumnos acompañados por sus profesores, se desplazaron a la Catedral de Santa María. Allí tomó la palabra el Hermano Ramon Baró, Jefe de Pastoral del Colegio La Salle de La Seu de Urgell, que resumió brevemente los orígenes del Colegio que un 23 de mayo de 1904, cuando los Hermanos de La Salle, que ya se habían extendido por Francia, Italia, Canadá y otros países, llegaron a la ciudad, para abrir un centro educativo con el mismo espíritu que la Salle quiso para su obra: espíritu de fe y de celo, que se concretiza, por parte de los Hermanos, en la consagración a Dios y en la entrega de toda su persona en el mundo educativo y por parte de los educadores seglares y colaboradores, en la asunción de los tres gran valores que definen el Instituto: fe, Servicio y Solidaridad. Después de pasar la escuela por dos edificios provisionales y ante el crecimiento del alumnado, el colegio se ubicó de manera estable en la calle san Ermengol y bajo la advocación de este santo patrón de la Diócesis. El actual edificio se empezó a construir en 1960 y actualmente se conoce con el nombre de "Col·legi La Salle"

A continuación tuvo lugar un concierto a cargo de los mismos alumnos de la Escuela que llenó de alegría y alegría el templo catedralicio.

Finalmente, Mons. Joan-Enric Vives, Arzobispo de Urgell, cerró el acto celebrativo mostrando su satisfacción porque los niños llenaran ese día el templo Catedralicio y queriendo agradecer a Dios todo el trabajo que desde la Escuela "La Salle" de La Seu de Urgell se lleva a cabo para la educación integral y religiosa de los niños, adolescentes y jóvenes. Subrayó cómo para los cristianos la muerte es una regeneración y que recordar al Fundador San Juan Bautista de La Salle era hacer memoria agradecida de su huella en la ciudad de La Seu d'Urgell y en el mundo. Recordó cómo muchas cosas nos definen en la vida y cómo una de las esenciales es la Escuela donde has ido de pequeño y de joven, y animó a los alumnos y profesores a sentirse orgullosos de haber sido alumnos y ex-alumnos de "La Salle" y que los valores que se han aprendido de pequeño en la escuela así como el sentido cristiano de tener a Jesús como amigo, los acompañe durante toda su vida.

Con diferentes actos y actividades en las obras educativas y fuera de ellas, tanto festivos como religiosos, la gran familia laseliana recuerda no sólo la figura y la vida de San Juan Bautista, sino también su carisma y su legado, además de su huella en todos los que durante estos tres siglos se han unido a su Misión para "juntos" hacerla crecer, superando dificultades y barreras en el tiempo y en el espacio. Desde la Institución se quiere que este aniversario sea una verdadera oportunidad para aumentar tanto la viabilidad como la vitalidad de la Misión educativa mirando más allá, intentando prolongar su legado.

Por ello, bajo el lema "Un corazón, un compromiso, una vida", con el objetivo de manifestar la unidad global de La Salle y fortalecerla para trabajar por un mundo mejor, y sin olvidar la necesidad de seguir prestando un servicio a los más vulnerables, esta fecha es un recordatorio de lo que debe ser cada día.