Viernes Santo. Acción litúrgica de la Pasión del Señor y Procesión

En la Catedral de Sta. Maria de La Seu d'Urgell la Celebración de la Pasión del Señor fue presidida por el Arzobispo de Urgell, Mons. Joan-Enric Vives, acompañado por el Vicario General y Rector de la Parroquia, y con algunos sacerdotes de la ciudad y con los fieles de la Parroquia.

En su homilía el Arzobispo glosó la excepcionalidad de la Pasión según San Juan que la Liturgia proclama ese día en la celebración litúrgica de la Pasión y Muerte del Señor. Animó a los fieles a valorar y poner su mirada en la crucifixión del Señor que es expresión de su amor redentor para toda la humanidad, especialmente por los más "crucificados" de nuestro mundo: los enfermos, los pobres, los que viven sin sentirse amados y sin esperanza. Remarcó cómo en la Pasión de San Juan "uno de los soldados le dio una lanzada en el costado y al instante salió sangre y agua" como signo del Bautismo y de la Eucaristía, sacramentos de la Vida Nueva que el Señor nos lleva. Recordó como en el Sagrado Corazón de Jesús encontramos la fuente del perdón, de la misericordia y del consuelo, y pidió a los fieles saberse encomendó a este Corazón de Jesús Redentor, lleno de amor misericordioso para todos los que lo buscan.



Por la noche el Arzobispo participó en la procesión por las calles de La Seu, tras el paso principal del Cristo de la Sangre. La procesión de La Seu d'Urgell es una de las más antiguas y relevantes de Cataluña y la más importante del Pirineo. Tiene sus orígenes en el siglo XVII. Las primeras dataciones de la procesión son de 1603. Actualmente procesionan 10 pasos, algunos de muy larga tradición y otros incorporados a finales del siglo XIX. Hace unos años se le dio un nuevo impulso y participan muchos colectivos ciudadanos en el mantenimiento de los pasos y del cuerpo de los armados.

Por orden de desfile de los pasos, se deben citar a los Armados y los Hebreos, que representan la cohorte romana y que se incorporaron a la procesión a finales del siglo XIX o principios del XX; la Oración de Jesús en el huerto de Getsemaní, a cargo de la agrupación de agricultores y del que se tiene constancia desde el año 1661; el beso de Judas, confiado al gremio de los comerciantes desde el año 1947; Flagelación, a cargo del gremio de la piel y Unión de Comerciantes; Jesús es condenado a muerte, uno de los más recientes, a cargo de la Hermandad de San Sebastián; el Nazareno, datado de 1947 y conducido por alumnos y ex alumnos del colegio de la Salle; Cristo de la agonía; Cristo de la preciosísima Sangre, a cargo de la Congregación de la Sangre, fundada en 1603 y que se convierte en el primer dato histórico de la procesión; la Piedad, paso confiado antiguamente al gremio de constructores y hoy los estudiantes universitarios; Santo Sepulcro, del que antiguamente eran portadores los cofrades-caballeros del Santo Sepulcro, y que este año se ha restaurado la plataforma del paso; y la Dolorosa, a cargo de la Cofradía de los Dolores -de la que se tiene constancia desde 1725- y la Asociación de Mujeres y cofradesas del Alt Urgell.

En otros lugares de la diócesis: