Bendición de los Ramos en la Diócesis y celebración en la Catedral

El Domingo de Ramos se ha celebrado por toda la Diócesis de Urgell con la tradicional bendición de los ramos, las procesiones y la celebración eucarística de la Pasión del Señor.
Cientos de personas, familias enteras con niños y muchas acompañadas por los abuelos, se han acercado a las respectivas parroquias para bendecir sus palmas, palmones, y ramos de olivo y laurel, y aclamar a Jesús que entra en Jerusalén.
En la Catedral de Santa María de La Seu d'Urgell, la celebración fue presidida por el Arzobispo de Urgell, Mons. Joan-Enric Vives y concelebraron el Rector de Sant Ot, Mn. Ignasi Navarri, Mn. Josep M. Solé y Mn. David Codina. La celebración fue intensamente vivida por los niños que participaron activamente en la liturgia, cerca del altar en los momentos de alabanza y aclamación.
El Arzobispo Joan-Enric en su homilía en lengua catalana y castellana remarcó como varias palabras de Jesús en la cruz nos deben acompañar estos días de Semana Santa: "Padre, perdónalos porque no saben lo que hacen". El perdón, el amor misericordioso de Dios Padre que siempre está dispuesto a perdonar y a amarnos a pesar de nuestras faltas y pecados. Mons. Vives felicitó a las familias, padres y madres, abuelos y abuelas, que luchan por educar a sus hijos y vivir el amor a pesar de las dificultades del día a día y los animó a saber testimoniar también la fe en Jesucristo. Animó a los padres a dar testimonio a sus hijos sobre aquellos valores que no pasarán nunca.

En otras parroquias, los respectivos rectores presidieron las misas y hicieron las bendiciones de Ramos, en conmemoración de la entrada de Jesucristo en Jerusalén, donde fue recibido con alegría, y con la gente alzando las palmas y ramas de olivo y laurel para recibirlo, aclamándole como Salvador.
Ha comenzado así la gran Semana de los cristianos.