Solemnidad de San José

El día 19 de marzo es siempre un día gozoso para la Iglesia que celebra la Fiesta de San José, su Patrón, y también lo fue para la Diócesis de Urgell.

El Vicario General Mn. Josep M. Mauri presidió la solemnidad litúrgica en el Hogar de San José de las Hermanitas de los Ancianos Desamparados de La Seu d'Urgell que celebraron la fiesta de su patrón y protector. La novena que se fue celebrando cada tarde en los días anteriores fue preparando la fiesta. Concelebraron con el Arzobispo el Vicario General, Mn. Ignasi Navarri y Mn. David Codina.

Al inicio de la celebración de la Misa, una Religiosa de la Comunidad dirigió unas palabras de bienvenida a los residentes y quiso encomendar de una manera especial a los seminaristas y sus formadores en ese día en torno al Día del Seminario.

En su homilía Mn. Mauri animó a imitar la fe de San José, que lo hizo capaz de confiar en María y creer que Dios podía haber actuado en ella concibiendo a Jesús sin intervención humana. Destacó como fue importante la figura de San José como padre de Jesús para ayudarle a crecer en su infancia y adolescencia y ser para él un auténtico padre. Definió a José como el hombre justo que sabe esperar en Dios y ser solícito de una forma discreta y humilde a las necesidades de Jesús y de María. Por eso los cristianos también debemos aprender de su humildad y ser "custodios" de los que nos rodean con nuestra palabra y nuestro ejemplo. Alabemos, pues, al hombre justo y bueno que fue José. Alabemos a Dios que le confió una vocación tan sublime y delicada como la de introducir a Jesús en el linaje de David y de formarlo humanamente.

En las oraciones se encomendó especialmente a los seminaristas y sus formadores y se rezó para que Dios bendiga a su Iglesia con el don de nuevas vocaciones.

Una comida de hermandad en el Seminario diocesano de Urgell con los sacerdotes residentes concluyó la gozosa jornada festiva de San José.