Canòlich Music: la fe y la música como respuesta a las inquietudes de los jóvenes

La música es una de las mejores herramientas para acercar a los jóvenes a la espiritualidad y la fe en el contexto social de hoy. Los resultados del Festival de música cristiana Canòlich Music de este año, en Sant Julià de Lòria, (Andorra), el 24 y 25 de noviembre, son una demostración: la misa ha acogido en la quinta edición muchos grupos de jóvenes de diferentes escuelas de toda Cataluña -Barcelona, ​​Rubí, Valencia, Puigcerdà, Tremp, Balaguer, Guissona- y también de Andorra -Sant Ermengol, Escuela Janer, la Escuela andorrana de Encamp-; los grupos han sido más cohesionados y más implicados en las actividades; y los chicos han vivido momentos de gran fe, como los que se vivieron la mañana en la oración matinal.

Este ha sido también el festival en el que han participado más músicos y ha habido más conciertos, y en los que los talleres han buscado la proximidad con los artistas y sus emociones, de compartir el testimonio de sus experiencias y vivencias de fe vinculadas y expresadas en la música.

El Delegado de Juventud del Obispado de Urgell, Sr. Lluís Plana, y miembro del equipo organizador, valoró muy positivamente el desarrollo de todo el Festival al finalizar el último concierto, el del DJ de música electrónica Andy Hunter: "con una buena sintonía entre los jóvenes, con un buen apoyo de los monitores y los profesores acompañantes, con la incorporación del gospel de nuevo en la misa, que ha sido muy bien valorado por los asistentes, sin incidentes destacables. Estamos contentos de cómo ha ido todo. Cada año levantamos un poco más el listón y creemos que el impacto en los jóvenes es bueno, que se hacen preguntas y que, a menudo, también aquí durante la convivencia, encuentran respuestas, a través de la amistad, la reflexión, la música y la oración".

Cuidar del medio ambiente poniendo a la persona en el centro de la Creación el signo de la Eucaristía
La naturaleza y la sostenibilidad ecológica de nuestra acción en la Tierra poniendo en el centro la persona, fueron una constante en las actividades, reflexiones, en las imágenes, y sobre todo, en la Eucaristía, el acto central del Festival Canòlich Music, que reunió gente de muy diverso signo y edades y que se desplazó de otros puntos de Andorra, de La Seu d'Urgell, y de las comarcas cercanas.
Mons. Vives hizo, en la celebración eucarística, un saludo inicial a los jóvenes animándoles en el camino de la fe. Mn. Pepe Chisvert, Párroco de Sant Julià de Lòria y Delegado de Enseñanza del Obispado de Urgell, presidió la Eucaristía, y fue concelebrada por varios sacerdotes de la parroquia, entre los que estaba el Subdelegado de Juventud, Mn. Gabriel Casanovas y el P. Raul Tinajero, Director de la Pastoral Juvenil de la Conferencia Episcopal Española.

Fue una misa en la que los chicos y chicas tuvieron un papel importante, poniendo énfasis en el cambio climático y lo que podemos hacer las personas para el cuidado del planeta, y valorando a la persona humana como el elemento más importante de la Creación y que terminó con la entrega de un árbol a cada grupo, 25 en total, como símbolo de la conciencia para la preservación de los recursos sostenibles.
The Gospel Viu Choir, con 80 cantantes en el escenario, convirtieron la celebración en una auténtica fiesta del gospel y hicieron participar a los asistentes con ganas. Se pudo seguir en directo vía streaming a través de los canales de YouTube y la página web del Obispado de Urgell y la de Andorra Televisión; por televisión con los canales locales de Lòria TV y de Pirineus Televisió, que lo retransmitió en las comarcas pirenaicas; y también en la radio por toda Cataluña a través de Radio Estel. También se pudo seguir desde el Hospital Nuestra Sra. de Meritxell, donde por primera vez, la misa llegó a todas las habitaciones, a través de un convenio con Loria TV y Cable Mutua.

Entre las novedades de este año ha habido la implicación de la comunidad Jerónima que vive en el Monasterio de Refet en el encuentro joven y fabricante tazas con logo del Canòlich Music, pulseras, calendarios de adviento, recuerdos diversos.

Conciertos para todos los gustos
El viernes por la noche se disfrutaron los primeros conciertos. El día 25, a las diez de la mañana, se celebró la oración en la parroquia de Sant Julià, que se centró en generar conciencia sobre el cambio climático y la responsabilidad de la acción del hombre impulsando a los jóvenes a una actitud responsable hacia el consumo y la naturaleza. Después el concurso "Date a conocer" se realizó con una notable participación de grupos de jóvenes de ESO con ganas de cantar y expresarse. El concurso para jóvenes valores musicales, llevó como lema este año, "La vida es para los demás".
Los artistas invitados este año han sido el grupo británico LZ7, Andy Hunter, SAL150, Assisi, Álvaro Fraile y el grupo de gospel de más de 70 cantantes Gospel Viu, que animaron la celebración, además de los grupos más propios como ONE, o los ganadores de anteriores ediciones del concurso, como Artista Convidat y Infinitum.
Musicalmente, LZ7 ha sido la novedad este año y uno de los grupos más esperados: es un grupo cristiano de rap y de baile originario de Manchester, hace cinco años llegó al puesto num 12 de las listas de éxitos británicas con una pieza en colaboración con Matt Redman, titulada "27 millones". Repiten Andy Hunter, SAL150 y la tendencia gospel, que este año llevó un grupo de Palafolls, en Barcelona, ​​"THE GOSPEL VIU CHOIR" que es el máximo exponente nacional del urban gospel. Lleva a cabo un proyecto a favor de la infancia, llamado GOSPEL SIN FRONTERAS, al que alentaron a los presentes a participar.

Una historia de cinco años
El Festival Canòlich Músico nació hace cinco años de la iniciativa de los jóvenes, responsables del acompañamiento emocional en adolescentes, músicos, padres de familia, maestros, gente inquieta por la transmisión de valores sólidos a los chicos y chicas que están construyendo su percepción de la realidad social; y está organizada y realizada por voluntarios y voluntarias de diversas edades que unen esfuerzos a lo largo de seis meses y que acaban haciendo posible una actividad que enlaza con los intereses juveniles y que busca ayudarle vitales.
La fuerza del Canòlich Músic Festival reside en monitores, profesores, responsables de centros recreativos, que unen sus potenciales. Efectivamente, hay apoyo de instituciones que no sería posible una inversión como la que se acaba haciendo: escenarios, servicios de seguridad y prestaciones de servicios en la calle, pero los que mueven la acción son personas motivadas para hacer de la música un espacio de encuentro con la parte más espiritual.