Fiesta del Santo Cristo de Balaguer

La celebración eucarística de la fiesta del Santo Cristo de Balaguer, presidida por el Arzobispo de Urgell, Mons. Joan-Enric Vives, se celebró el 9 de noviembre en el Santuario-Basílica, con las medidas recomendadas por las autoridades con motivo de la pandemia del COVID19. Asimismo, la celebración se retransmitió por primera vez en directo, por el
y por las páginas web de la Parroquia de Balaguer, Balaguer Televisión y de la página web del Obispado de Urgell.

Concelebraron junto con el capellán custodio del Santuario-Basílica del Santo Cristo, Mn. Pau Vidal, el Arcipreste de Noguera, Mn. Joan Pujol, y los sacerdotes del Arciprestazgo. La Misa fue solemnizada por las religiosas clarisas de San Cristo, dirigidas por Sor Victoria Triviño.

El Santuario se llenó sólo a un tercio de su capacidad, siguiendo la normativa vigente, y asistió a la celebración en representación del consistorio de la ciudad, el Ilmo. Sr. Alcalde (Paer en jefe), Jordi Ignasi Vidal. Este año se veneró espiritualmente desde la distancia la sagrada imagen del Santo Cristo.

Mons. Vives, en la homilía, puso énfasis en el consuelo y cobijo que el Santo Cristo nos ofrece en este tiempo de pandemia, glosando su carta dominical: "Hoy le reiteramos que con sus heridas nos cure, y le pedimos por los enfermos, por los hospitalizados, los difuntos y sus familias".

Exhortó a los fieles a rezar al Santo Cristo, y a pesar de que no se podía besar los pies del Cristo, como es tradición, alentó a hacerle una triple beso de manera espiritual: un beso de Acción de Gracias, un beso de arrepentimiento y un beso de amor.

Terminó la celebración con unas palabras de agradecimiento de Mn. Pau Vidal, a todos los que habían hecho posible la celebración y del mismo Arzobispo, que recordó para terminar que hay que pedir al Señor que cambiemos nosotros mismos para salir de la pandemia más hermanos unos de otros. Citó en este sentido el documento del Papa, "Fratelli Tutti", que hace referencia a las palabras de San Francisco, tan querido en Balaguer: todos somos hermanos.

Al finalizar la celebración, el Alcalde y el Arzobispo pudieron hacer una visita privada de la obra de restauración de la zona interior de la puerta de la iglesia románica de Santa María de Almatà, que en la actualidad forma parte del mismo Santuario.