Inicio de la Visita Pastoral a Encamp (1): Fiesta de Todos los Santos

El domingo 1 de noviembre, Solemnidad de Todos los Santos, el Arzobispo de Urgell y Copríncipe de Andorra, Mons. Joan-Enric Vives, inició su Visita Pastoral a la Parroquia de Sta. Eulalia de Mérida de Encamp (Principado de Andorra) acompañado del Rector y Vicario Episcopal, Mn. Antoni Elvira, y del Secretario general del Obispado Mn. David Codina.

A su llegada a la Parroquia el Copríncipe Episcopal fue recibido por la Consejera Mayor de Común Josefina Rodríguez y por el Consejero Menor Èric Alguacil y por el Consejero Xavier Fernández, que representaban los Hbles. Sres. Cónsules.

El Arzobispo presidió las dos celebraciones dominicales en la Parroquia de Sta. Eulalia de Mérida de Encamp. En sus homilías del Arzobispo glosó el valor de la Visita Pastoral a lo largo de la historia de la Iglesia como un momento privilegiado del contacto entre el Pastor de la Diócesis y los fieles que ayudaba a conocer la realidad concreta de las parroquias, sus necesidades y vicisitudes, y a sembrar esperanza y espíritu evangelizador. Es por ello que a pesar de la pandemia actual del Arzobispo quiere continuar con la tradición de las Visitas Pastorales en las Parroquias del Principado de Andorra, aunque este año quizás deberá adaptarse a las actuales circunstancias sanitarias. Por eso durante la Visita se reunirá con los Cónsules de la Parroquia y el Común, visitará las Direcciones de las Escuelas Andorrana y Francesa y se hará presente en las principales instituciones de la Parroquia. Quiso tener unas palabras de apoyo para S.E. el Copríncipe francés Emmanuel Macron y por el Obispo de Niza tras el reciente atentado terrorista en Francia destacando como el terrorismo busca enfrentar y dividir las personas y los creyentes, una tentación a la que no podemos caer. La religión auténtica siembra fraternidad y paz.

En la Fiesta de Todos los Santos remarcó cómo los Santos son nuestros hermanos mayores del cielo que nos ayudan con su ayuda e intercesión y que es una Fiesta gozosa porque tenemos una inmensa multitud de santos, algunos declarados y muchos otros anónimos, que nos muestran que es posible vivir la llamada a la santidad a la que todos los bautizados estamos urgidos desde el bautismo. Agradeció el trabajo de todos los colaboradores de la Parroquia en tantos campos como Cáritas, la catequesis, la limpieza de la iglesia, los colaboradores litúrgicos, los acólitos y quiso agradecer la presencia en la Eucaristía de las Autoridades comunales su trabajo para poder vencer los efectos sanitarios y socioeconómicos de la pandemia. Exhortó a los fieles a no desanimarse ante la angustia y la desazón que nos provoca la pandemia y a acudir constantemente a la oración y la Eucaristía y los felicitó por participar en la Eucaristía dominical y por no renunciar para alimentar su vida como cristianos.

Por la tarde el Arzobispo presidió la oración comunitaria en el cementerio de Encamp después de que el Rector dirigiera el Santo Rosario por los difuntos de la Parroquia acompañado de una cuarentena de fieles. Mons. Vives recordó como el Papa Francisco había concedido la indulgencia plenaria para los difuntos durante todo el mes de noviembre a aquellos que rezaran por ellos en la iglesia, el cementerio o desde casa y encomendó a todos los fieles difuntos, especialmente aquellos que nadie recuerda.

La jornada de Visita concluyó con el desplazamiento del Arzobispo y Copríncipe a El Pas de la Casa, donde a su llegada y acompañado del Rector, Mn. Antoni Elvira, visitó las obras de reforma de la plaza adyacente a la iglesia. A continuación presidió la celebración de la Eucaristía de Todos los Santos en la iglesia de San Pedro Apóstol de El Pas de la Casa en lengua catalana, castellana, francesa y portuguesa, donde destacó cómo la comunidad de El Pas de la Casa siempre es muy estimada por su singularidad y por el gran amor que profesa a la Virgen bajo la advocación de Fátima, y les animó a perseverar en la fe y el testimonio cristiano especialmente a las nuevas generaciones.