Confirmaciones en el Santuario de la Virgen de Talló (Bellver de Cerdanya)

El sábado 4 de julio, el Arzobispo de Urgell Mons. Joan-Enric Vives administró el sacramento de la Confirmación a 6 jóvenes de la Parroquia de St. Jaume de Bellver de Cerdanya en el Santuario de la Virgen de Talló. Concelebraron con el Arzobispo Mn. Gabriel Casanovas, Mn. Josep Montoya y Mn. David Codina.

En su homilía el Arzobispo Joan-Enric glosó las lecturas de la Palabra de Dios proclamadas en aquel domingo. El profeta Zacarías anuncia que Jerusalén debe alegrarse y llenar de alegría porque, tras la devastación del exilio, su Rey la restaurará y la llenará de esplendor. Un Rey vendrá, que hará su entrada a Jerusalén montado humildemente en un asno, evocando lo que será la entrada de Cristo en Jerusalén el Domingo de Ramos. Necesitamos vivir la humildad y la sencillez de los pequeños y los humildes que Jesús, lleno del Espíritu Santo, alaba en el evangelio de Mateo 11,25-30 porque ellos captan lo que queda escondido a los sabios y entendidos. El Arzobispo animó a los jóvenes confirmandos a ser siempre sencillos y confiados, y a dejarse llevar por el Espíritu Santo que recibían en plenitud ese día y a buscar a Dios en todas las circunstancias de la vida especialmente cuando estamos "cansados y agobiados" y necesitamos reposar en Cristo ya que Él es "manso y humilde de corazón". Finalmente animó a los jóvenes confirmandos a vivir según el Espíritu y no según la carne, tal como San Pablo lo reclamaba en su carta a los Romanos, ya que el Espíritu nos enseña que es lo esencial en la vida y los valores y virtudes más importantes como la familia, los amigos y sobre todo la fe en Cristo y la entrega de la vida por amor.

Al final de la Eucaristía el Arzobispo regaló a los jóvenes confirmados un Nuevo Testamento y la Parroquia una pequeña cerámica con una huella para simbolizar cómo los jóvenes debían seguir a Jesús en su vida ahora que se habían confirmado.

El Arzobispo quiso agradecer en sus últimas palabras el trabajo de los catequistas para preparar a los jóvenes y también comunicó a la comunidad parroquial que a partir de ese día cesaba la provisionalidad y Mn. Gabriel Casanovas -que también es Rector del Seminario diocesano y Vicerrector del Interdiocesano- asumía plenamente las tareas de Rector de la Parroquia, con la colaboración del diácono permanente Mn. Josep Montoya, ya que el hasta ahora Rector, Mn. Melcior Querol, pasaba a residir al Seminario de La Seu de Urgell, y lo compaginaría con la atención a su madre en Terrassa, como ha venido haciendo ya el último año.