Inicio de la Cuaresma

El Arzobispo Joan-Enric presidió el miércoles 26 de febrero la celebración eucarística con la que se inició con solemnidad la Santa Cuaresma, en la Catedral de Santa María de Urgell. La celebración también se llevó a cabo en todas las parroquias de la Diócesis de Urgell.

La solemne Misa en la Catedral, con el gesto litúrgico de la imposición de la ceniza como signo de arrepentimiento y de conversión, reunió a los fieles a las ocho de la tarde. Fue concelebrada por los Vicarios Generales Mn. Navarri y Mn. Mauri, por los M.I. miembros del Capítulo de la Catedral y otros sacerdotes de la ciudad de La Seu d'Urgell.

En su homilía, Mons. Vives glosó el mensaje de Cuaresma del Papa Francisco de este año y animó a los fieles a vivir el tiempo cuaresmal viviendo la limosna, la oración y el ayuno, y este año, quiso destacar cómo los pobres y los enfermos nos llevan a la conversión. En este sentido, pidió por todos los enfermos, especialmente los que estos días viven los estragos del coronavirus, y quiso destacar el acompañamiento y el trabajo de todo el personal médico, asistencial y de las personas que investigan cura de enfermedades.

Después de la homilía, Mons. Vives bendijo las cenizas que Mn. Benigne Marqués impuso al Arzobispo y luego éste lo hizo a todos los concelebrantes y a los fieles.