Fiesta de las Hijas de Cristo Rey en Agramunt

El domingo 24 de noviembre la iglesia celebró la fiesta de Nuestro Señor Jesucristo, Rey del Universo, vivida con gran alegría por la Comunidad de las Hijas de Cristo Rey que viven en Agramunt, ya que también es para este instituto religioso su gran fiesta, y aún más en el pueblo donde nació su fundador el Venerable Mn. Josep Gras Granollers (1834 a 1918).

La Comunidad comenzó a preparar su festividad con un triduo de oración donde participaron un buen grupito de fieles. También en las misas de estos días se rezó por las Hijas de Cristo Rey y su labor educativa, sanitaria y de acción social presente en España y en diferentes países del mundo: Albania, Italia, Argentina, Ecuador, Colombia, Togo, Perú, Senegal y Venezuela. Y el domingo, como es costumbre en las Hijas de Cristo Rey, renovaron sus votos religiosos. Una celebración que tuvo lugar en la iglesia de Santa Maria de Agramunt, acompañadas por la gente de Agramunt y los pueblos de los alrededores que atienden en su tarea pastoral.

Una eucaristía que prepararon las mismas religiosas, con las moniciones, las oraciones y las ofrendas, una celebración que fue acompañada por el Coro Parroquial que con sus cantos estuvieron presentes en la liturgia. Mn. Jaume Mayoral en la homilía destacó cómo se debe ayudar a construir el Reino de Dios, ahora y aquí, una tarea que cada uno debe hacer desde su día a día, en la familia, en el trabajo y en la vida religiosa.

El momento más emotivo fue cuando las tres religiosas, las hermanas Mª Dolores, Visitación y Ángeles de la Comunidad en Agramunt expresaron en voz alta su compromiso y renovaron sus votos religiosos, delante del altar y de la imagen de Cristo Rey que presidió la celebración religiosa. En las ofrendas ofrecieron un ejemplar de las Constituciones que las identifican como Hijas de Cristo Rey, también una vela, signo de la tarea pastoral de ser portadoras de la Palabra y el Mensaje de Cristo Rey, y también la ofrenda del pan y el vino como aquello que se parte y se reparte con todos los que asistieron a la festividad.

Terminada la celebración religiosa se hizo una fotografía de familia con las religiosas, los miembros de la Coral y algunos de los fieles que quisieron tener un recuerdo de la fiesta. Las religiosas agradecieron la presencia de los agramuntinos a su fiesta y se despidieron del acto pronunciando su lema, diciendo "Cristo Reina", y también las campanas de la iglesia repicaron para compartir el sentido de fiesta, una fiesta que fue vivida con emoción y compromiso por parte de las hermanas religiosas de Cristo Rey y también de los fieles agramuntinos que llenaron la iglesia parroquial de Agramunt.