Mensaje a los afectados por la crisis sanitaria de Tremp

El Arzobispo de Urgell ha enviado un mensaje a todos los afectados por la crisis sanitaria de Tremp que dice:

"El Obispado de Urgell expresa su sincero pésame a los familiares de todas las víctimas de la pandemia y especialmente a los de la residencia Fiella, entre las que está la madre del Vicario episcopal de Urgell, y el presbítero Mn. Jaume Vila. Dios les acoja.

Esperemos que se podrán aclarar todas las preguntas que nos hacemos ante la virulencia de este brote y demos confianza a las autoridades sanitarias, los trabajadores de la Fundación y su Patronato.

Oremos a Dios por los que traspasaron y encomendemos a todos los residentes y sus familias y a toda la ciudad de Tremp a la protección de la amada Virgen de Valldeflors.

+ Joan-Enric Vives, arzobispo".

Càritas d'Urgell posa en marxa un centre especial de treball i enforteix les accions a les persones amb el suport de Peusa

L’empresa energètica fa una donació de 40.000 € en dos anys perquè Caritas impulsi el centre de treball i faci front a emergències a través de les ajudes socials.

Des de Càritas d’Urgell es presenta un Centre Especial de Treball (CET) del Grup Grapats el dia 30 de novembre de 2020, i l’empresa energètica PEUSA i dona suport.  A més, la companyia ha fet un altre donatiu que l’entitat social dedicarà a inversions en emergències socials, una de les necessitats que es manifesten amb més intensitat en aquesta tardor, per causa de la pèrdua de molts llocs de treball.

El donatiu s’ha lliurat al director de Càritas, Josep Casanova, durant una visita que l’equip directiu de PEUSA ha realitzat a les instal·lacions del nou Centre Especial de Treball. Amb aquesta acció es reforça el compromís que l’empresa urgellenca manté amb l’entitat caritativa i amb el projecte del Centre Especial de Treball. Arran de la col·laboració entre ambdues entitats, Càritas ha distingit PEUSA com a “Empresa amb cor”.

Les demandes d’ajuda a Càritas s’han incrementat des del mes de març de 2020 de manera molt notable. A l’Urgell la situació ha estat també d’empitjorament de la situació de pobresa de moltes persones.

La pobresa augmenta a la comarca de l’Alt Urgell

 El total d’ajudes que Càritas d’Urgell ha donat a la Diòcesi quasi ha doblat el que es van atorgar l’any passat: el 30 de novembre de l’any 2019 es van distribuir ajuts per valor de 156.471,56 euros i enguany, en les mateixes dates s’han donat ajudes per valor de 254.783,50 euros.

Concretament, a La Seu d’Urgell en aquest exercici 2020 fins el 30 de novembre s’han donat ajuts directes per a habitatge i subministraments, per aliments, salut, educació, neteja, estris per valor de 74.096,37 euros, el que significa un augment molt substancial dels ajuts lliurats, en més d’un 37% respecte de l’any anterior, quan es van lliurar ajuts directes a La Seu d’Urgell per valor de 46.540,51 euros a data 30 de novembre de 2019.

Desglossat per casuístiques s’han donat ajuts per habitatge i subministraments per valor de 39.598,65 euros respecte els 26.256,56 euros el novembre de 2019. Aquesta és la necessitat que es manifesta més urgent i que suposa un volum més important d’ajuts.

D’altres partides importants són les d’ajuts per aliments, que s’ha incrementat molt notablement: de 3.853,22 euros als 13.962,29 euros; i també per necessitats de la salut, educació, neteja i roba i objectes.

La vida es un don, la eutanasia un fracaso. Nota de la Conferencia Episcopal Española

Nota de la Conferencia Episcopal Española ante la aprobación en el Congreso de los Diputados de la ley de la eutanasia: 
 
1.- El Congreso de los Diputados está a punto de culminar la aprobación de la Ley Orgánica de regulación de la eutanasia. La tramitación se ha realizado de manera sospechosamente acelerada, en tiempo de pandemia y estado de alarma, sin escucha ni diálogo público.  El hecho es especialmente grave, pues instaura una ruptura moral; un cambio en los fines del Estado: de defender la vida a ser responsable de la muerte infligida; y también de la profesión médica, «llamada en lo posible a curar o al menos a aliviar, en cualquier caso a consolar, y nunca a provocar intencionadamente la muerte». Es una propuesta que hace juego con la visión antropológica y cultural de los sistemas de poder dominantes en el mundo.
 

2.- La Congregación para la Doctrina de la Fe, con la aprobación expresa del papa Francisco publicó la Carta Samaritanus bonus sobre el cuidado de las personas en las fases críticas y terminales de la vida. Este texto ilumina la reflexión y el juicio moral sobre este tipo de legislaciones. También la Conferencia Episcopal Española, con el documento Sembradores de esperanza. Acoger, proteger y acompañar en la etapa final de esta vida, ofrece unas pautas clarificadoras sobre la cuestión.   
 

3.- Urgimos a la promoción de los cuidados paliativos, que ayudan a vivir la enfermedad grave sin dolor y al acompañamiento integral, por tanto también espiritual, a los enfermos y a sus familias. Este cuidado integral alivia el dolor, consuela y ofrece la  esperanza que surge de la fe y da sentido a toda la vida humana, incluso en el sufrimiento y la vulnerabilidad.
 

4.- La pandemia ha puesto de manifiesto la fragilidad de la vida y ha suscitado solicitud por los cuidados, al mismo tiempo que indignación por el descarte en la atención a personas mayores. Ha crecido la conciencia  de que acabar con la vida no puede ser la solución para abordar un problema humano. Hemos agradecido el trabajo de los sanitarios y el valor de nuestra sanidad pública, reclamando incluso su mejora y mayor atención presupuestaria. La muerte provocada no puede ser un atajo que nos permita ahorrar recursos humanos y económicos en los cuidados paliativos y el acompañamiento integral.  Por el contrario, frente a la muerte como solución, es preciso invertir en los cuidados y cercanía que todos necesitamos en la etapa final de esta vida. Esta es la verdadera compasión.
 

5.- La experiencia de los pocos países donde se ha legalizado nos dice que la eutanasia incita a la muerte a los más débiles. Al otorgar este supuesto derecho, la persona, que se experimenta como una carga para la familia y un peso social, se siente condicionada a pedir la muerte cuando una ley la presiona en esa dirección. La falta de cuidados paliativos es también una expresión de desigualdad social. Muchas personas mueren sin poder recibir estos cuidados y sólo cuentan con ellos quienes pueden pagarlos.
 

6.- Con el Papa decimos: «La eutanasia y el suicidio asistido son una derrota para todos. La respuesta a la que estamos llamados es no abandonar nunca a los que sufren, no rendirse nunca, sino cuidar y amar para dar esperanza». Invitamos a responder a esta llamada con la oración, el cuidado y el testimonio público que favorezcan un compromiso personal e institucional a favor de la vida, los cuidados y una genuina buena muerte en compañía y esperanza.
 

7.- Pedimos a cuantos tienen responsabilidad en la toma de estas graves decisiones que actúen en conciencia, según verdad y justicia.
 

8.- Por ello, convocamos a los católicos españoles a una Jornada de ayuno y oración el próximo miércoles 16 de diciembre, para pedir al Señor que inspire leyes que respeten y promuevan el cuidado de la vida humana.  Invitamos a cuantas personas e instituciones quieran unirse a esta iniciativa.

Nos acogemos  a Santa María, Madre de la Vida y Salud de los enfermos y a la intercesión de San José, patrono de la buena muerte, en su año jubilar.

Madrid 11 de diciembre de 2020

Bautizo de adultos y Confirmaciones en la Academia de Suboficiales de Talarn

El día 10 de diciembre el Arzobispo de Urgell y Copríncipe de Andorra, Mons. Joan-Enric Vives, administró por delegación del Arzobispo Castrense, Mons. Juan del Rio, el sacramento de la Confirmación a 94 caballeros y damas alumnos de la Academia de Suboficiales de Talarn (Pallars Jussà) y administró el sacramento del bautismo a 2 adultos. Concelebraron con el Arzobispo el Pater de la Academia, P. Juan Antonio Mañán y Mn. David Codina, y acolitó el seminarista en etapa pastoral, Martín Candela.

A su llegada a la Academia Mons. Vives fue recibido por el Coronel Director, Ilmo. Sr. José Luis Guerrero, con quien despachó temas de actualidad en un clima de cordialidad.

Posteriormente se trasladaron al salón polivalente de la Academia de Suboficiales donde tuvo lugar la Eucaristía en la que el Arzobispo administró el sacramento del Bautismo a 2 adultos y el de la Confirmación a 94 jóvenes alumnos de la Academia.

En su homilía el Arzobispo recordó el gran servicio que llevan a cabo las fuerzas armadas al servicio de la paz y de la concordia y quiso agradecer su entrega generosa en tantas misiones en todo el mundo, como ha quedado patente últimamente en la actual pandemia. Felicitó a los jóvenes confirmandos y quienes recibían su bautismo por el compromiso de fe que recibían en ese día, precisamente, que se celebraba el Día de los Derechos Humanos coincidiendo con el día en que en 1948, la Asamblea General de las Naciones Unidas adoptó la Declaración Universal de Derechos Humanos. La Declaración es un documento histórico que proclama los derechos inalienables que corresponden a toda persona humana, independientemente de su color, religión, raza, idioma, sexo, opinión política, etc. Mons. Vives exhortó a los confirmandos y a quienes recibían su bautismo a hacer realidad siempre en su misión militar los valores contenidos en esta declaración y en la Constitución Española siempre al servicio de la democracia y el orden público velando por la seguridad, el bien común, y la concordia entre los ciudadanos. Y pidió a los que recibían su confirmación y su bautismo un plus, como creyentes, tener siempre presente a Dios en sus vidas, acudiendo a la oración asidua.

Al final de la Misa el Arzobispo regaló una lamparilla de Navidad hecha con madera de olivo de Belén a los que habían recibido el sacramento del bautismo y confirmación, y el Pater de la Academia un pequeño libro para profundizar en su fe y una cruz.