Mensaje a los fieles de Urgell

Estamos viviendo una Cuaresma única y parece que también podría ser así la Semana Santa y la Pascua, debido al coronavirus Covidien-19 y el estado de alarma declarado por las Autoridades. Estamos confinados y cansados, quizás estamos viviendo mucha incertidumbre, angustia, sufrimientos y sobre todo dolor por las víctimas y por todos los infectados, por los que tienen dificultades en su economía y por los más vulnerables, que son muchos. Y, junto a todo ello, también estamos viviendo el heroísmo de muchas personas que se han entregado con generosidad por el bien de los infectados, para que la sanidad y el país funcionen. Y seguramente que cada uno de nosotros estamos intentando amar con obras a nuestro prójimo. También la Diócesis, las parroquias y comunidades, privadas de la celebración comunitaria de la fe, estamos obligados a buscar otras maneras de vivirla, de mantener firme la esperanza, de orar con fervor y de continuar amando y sirviendo a Dios y a los hermanos. Debemos continuar pidiendo que el Señor nos libere de esta epidemia, de todos los males y de cualquier perturbación, agradeciendo y orando también por nuestras familias y por las autoridades, los médicos y personal sanitario, las fuerzas de seguridad, los dirigentes de la cosa pública y los que están pendientes de que las cosas funcionen, que los alimentos lleguen, que las personas mayores y los pequeños sean cuidados, y que la vida siga adelante.

Debemos tener mucha confianza. Dios nunca nos deja y nos hace presente en todas las circunstancias de la vida, por duras o oscuras que nos puedan parecer: "El Señor es mi Pastor ... Aunque camine por cañadas oscuras nada temo, porque tú vas conmigo; tu vara de Pastor me sosiega" (Sal 23,2.4). Él sabrá sacar bien de este mal, y quiere que luchemos contra el mal, con el bien. Pidamos que remita la epidemia y que pronto nos podamos rehacer sanitariamente y económicamente. Mientras tanto, estemos pendientes de los más vulnerables y intentando superar estos momentos de angustia y de dolor, con coraje y esperanza. Debemos vivir de la oración y de la esperanza, y ofrecerlas a todos, como un testimonio de amor. Amemos con esperanza y encontramos el apoyo en la oración.

Este es el mensaje que el Santo Padre Francisco desde el inicio de esta epidemia, nos ha recomendado: la oración confiada a la Virgen. Hagámoslo también nosotros. Cada día el Papa reza esta oración, que nosotros podemos hacer nuestra:

"Oh María, tú resplandeces siempre en nuestro camino como un signo de salvación y esperanza.
A ti nos encomendamos, Salud de los enfermos, que al pie de la cruz fuiste asociada al dolor de Jesús, manteniendo firme tu fe.
Tú, Salvación del pueblo romano, sabes lo que necesitamos y estamos seguros de que lo concederás para que, como en Caná de Galilea, vuelvan la alegría y la fiesta después de esta prueba.
Ayúdanos, Madre del Divino Amor, a conformarnos a la voluntad del Padre y hacer lo que Jesús nos dirá, Él que tomó nuestro sufrimiento sobre sí mismo y se cargó de nuestros dolores para guiarnos a través de la cruz, a la alegría de la resurrección. Amén.
Bajo tu amparo nos acogemos, Santa Madre de Dios, no desprecies nuestras súplicas en las necesidades, antes bien líbranos de todo peligro, oh Virgen gloriosa y bendita. Amén."

+ Joan-Enric Vives, Arzobispo de Urgell

Mensaje de Arzobispo y Copríncipe Mons. Joan-Enric Vives al pueblo de Andorra

Queridos Andorranos y Andorranas,

Estamos viviendo unas circunstancias muy excepcionales y dolorosas debido a la pandemia del coronavirus COVID-19 que también ha afectado a nuestro Principado de Andorra. Gracias a las Autoridades y los responsables de la sanidad vamos conociendo los síntomas de la enfermedad y la prevención y defensa ante esta epidemia, y por eso sus consejos y recomendaciones nos son muy necesarios y de obligado cumplimiento. Es normal que todos estemos preocupados y que deseamos que pasen pronto estos males.

Os animo a mantener la calma y la serenidad, a vivir este periodo de confinamiento con espíritu de cooperación y al mismo tiempo con creatividad personal y familiar, ofreciendo solidaridad y ayuda a los que nos necesiten. Entre todos venceremos el miedo y la pandemia. No nos dejemos paralizar ni angustiar por lo que tiene de inesperado y desconocido la infección de este virus. Hagamos caso de las recomendaciones que con prudencia se nos van dando.

No es sólo la preocupación por las consecuencias sanitarias de esta epidemia y la necesidad que tenemos de reducir sus efectos, sino que es normal que también nos interese mucho el futuro de nuestro País, especialmente en cuanto a su economía y por las repercusiones que todo pueda acabar teniendo en las personas y las familias más vulnerables. La dedicación y determinación que nuestras Autoridades están llevando a cabo, buscando soluciones por el bien de Andorra, y sobre todo la generosa entrega de médicos, enfermeras y personal sanitario, de educadores y cuidadores, así como de quienes mantienen activos los servicios básicos y los demás servidores públicos, que todos agradecemos tanto, nos aportan seguridad y confianza. Tenemos que unirnos como País, en torno a aquellos que lideran la respuesta a esta crisis inesperada de dimensión global. Hagamos piña y ganaremos esta batalla contra el coronavirus y sus consecuencias: "Virtus, Unita, Fortior".

Desde mi capilla, os tengo muy presentes, y cada día rezo por todo el Principado de Andorra y por toda la Diócesis de Urgell, así como para todos los afectados y enfermos del mundo, y doy gracias por tantas acciones pequeñas o grandes de servicio, de interés por los demás y de solidaridad. Estoy convencido de que de las crisis y del sufrimiento, podemos resurgir más fuertes, más solidarios y más libres. Ruego a la Virgen de Meritxell que nos proteja como siempre ha hecho a lo largo de los siglos, que nos libere de toda perturbación y nos hermane en la fraternidad de un solo Pueblo, lleno de esperanza.

+ Joan-Enric Vives

Arzobispo de Urgell y Copríncipe de Andorra

La celebración del Día del Seminario se traslada al 3 de mayo

Debido a la pandemia del coronavirus Covid-19 que estamos sufriendo, la Conferencia Episcopal Española ha dispuesto, a petición de la Comisión para el Clero y los Seminarios, que las celebraciones diversas del Día del Seminario 2020 que estaban previstas para la solemnidad de San José o el domingo siguiente, sean trasladadas al día 3 de mayo, el domingo IV de Pascua, domingo de el Buen Pastor, en el que ya se celebra el día de oración por las Vocaciones y por el Clero nativo.

Pero no dejemosde celebrar con oración y comunión eclesial la gran fiesta de San José y de orar por las vocaciones al ministerio sacerdotal y por todos los sacerdotes del mundo.

Campanya de conscienciació del COVID-19 a Càritas d'Urgell

Càritas d'Urgell engega una campanya de conscienciació i suport en conseqüència a l'actual estat d'alarma de l'Estat Espanyol.
Davant la situació excepcional que s'està vivint pel COVID-19, Càritas d'Urgell ha decidit continuar donant resposta a la societat i especialment a les persones més vulnerables, posant en marxa un seguit de mesures dictades pel Departament de Salut de la Generalitat de Catalunya i el Govern d'Espanya.

El deure de Càritas és no abandonar les persones en situació de fragilitat i continuar acompanyant-les en les seves necessitats i urgències vitals.

I per tal d'afrontar amb solidaritat aquests moments on els col·lectius vulnerables són els més afectats et convidem a col·laborar amb nosaltres.

Aquests propers dies de març des de Càritas compartirem informació per tal d'afrontar aquesta situació de la mà d'un pensament cristià d’esperança i solidaritat.

Per iniciar aquestes accion, Càritas Urgell ha posat en marxa a la seva pàgina web un mecanisme per tal de poder col·laborar amb Càritas i poder ajudar així als més vulnerables que es veuen desemparats en aquesta situació de confinament. Des d'aquest mecanisme els ciutadans que vulguin podran contribuir amb les donacions que considerin oportunes, per emparar-los i ajudar-los, que no estiguin sols en aquests difícils moments que vivim.

Els centres de Càritas del Bisbat d’Urgell seguiran operant, sempre seguint les mesures de seguretat requerides per les autoritats, per tal d'acollir i acompanyar, ara més que mai, a les persones que necessitin la nostra ajuda.

Altrament ens adaptarem a l'actual situació oferint aquest suport sense posar en perill a les persones que formen part del col·lectiu de risc, i per les quals cal vetllar especialment per la seva salut, així com a aquells que hi col·laboren.

Finalment volem convidar a totes les persones a no exposar-se innecessàriament amb l'acte de sortir al carrer, oferint un número de telèfon de consulta a través del qual ajudarem a totes les persones que necessitin el nostre suport en aquests dies tan complicats. Si necessiteu assistència de Càritas d'Urgell, preguem que truqueu al: 973 35 12 66 abans de personar-vos als nostres centres d'atenció a la ciutadania, per atendre-us el millor possible i no posar-vos en un risc innecessari.