Vuelven las visitas guiadas a la Catedral de Santa María de Urgell a partir del 20 de julio

La Catedral románica de la Seu d'Urgell retoma las visitas guiadas que acercan a los visitantes las vicisitudes de su arquitectura, historia y principales protagonistas. Esta propuesta de visita se realizará durante los meses de julio y agosto, a partir del próximo lunes día 20. Las visitas tendrán lugar de lunes a sábado a las 10.30 h y tendrán una duración aproximada de una hora. Su precio será de 8 euros y las conducirán guías de patrimonio tituladas -el precio de la entrada también incluye el acceso al Museo Diocesano de Urgell.

La visita ha sido planteada como una experiencia que debe permitir a los asistentes conocer los detalles y la historia de la Catedral, del claustro y de la iglesia de San Miguel. Así pues, la actividad está pensada para facilitar el descubrimiento directa del edificio y de las historias que se esconden.

A raíz de la pandemia de la Covid-19 y para garantizar la seguridad de los visitantes al conjunto catedralicio, la entrada y la salida del recinto se realiza por la plaza del Deganat (detrás de la Catedral). Por otra parte, en cuanto a las visitas guiadas, el número máximo de asistentes será de 20 personas. Cabe decir también, que se han reforzado las medidas higiénicas y durante la visita será obligatorio el uso de mascarillas y mantener la distancia de 2 m.

Para disfrutar de la visita se pueden adquirir las entradas en la entrada de la Catedral-Museo (por la plaza del Deganat), aunque se recomienda que se haga reserva previa en la web del Museo www.museudiocesaurgell.org o llamando al 973.353.242.

La Catedral de la Seu d'Urgell ha sido incluida en una candidatura multinacional de Patrimonio Mundial de la UNESCO, junto con otros monumentos del Principado de Andorra y el castillo de Foix (Francia).

Comunicado de la reunión nº 238 de la CET

El miércoles 15 de julio de 2020, los Obispos que forman la Conferencia Episcopal Tarraconense (CET) han celebrado la reunión número 238 de la Conferencia en la Casa de la Iglesia de la Diócesis de Sant Feliu de Llobregat, en la que han podido participar todos de forma presencial, salvo Mons. Salvador Giménez, obispo de Lleida, que lo ha hecho telemáticamente debido al confinamiento de la comarca del Segrià.

1. Los Obispos de Cataluña han reflexionado sobre el retorno a la normalidad de la vida social y pastoral en las diez Diócesis que forman la Conferencia Episcopal Tarraconense, después de haberse declarado el estado de alarma por causa de la pandemia del Covid19, y han emitido una Nota que se adjunta al final de este Comunicado.

2. Tal como se había anunciado, los días 25 y 26 de julio en las catedrales de todas las Diócesis se celebrarán las misas funerales por los que han muerto durante la pandemia del Covid19. En la Diócesis de Solsona ya se celebró en el mes de junio y la Diócesis de Lleida ha aplazado la celebración, debido a las medidas sanitarias aplicadas en ese territorio. Serán unas celebraciones en las que también se rezará por las personas mayores y los ancianos, así como por todas aquellas personas y colectivos que han atendido a los enfermos y aliviado el sufrimiento de los afectados por el coronavirus y sus familiares, o han hecho que los servicios esenciales siguieran funcionando.

3. Los Obispos han recibido la visita de la Hna. Milagros López Gutiérrez, presidenta de la Asociación de Centros Sociosanitarios Católicos de Cataluña y de Mn. Josep Vidal Perelló, diácono permanente del Arzobispado de Barcelona, ​​presidente de la Asociación empresarial CESOC, que les han expuesto cómo se ha vivido la pandemia en las residencias de ancianos, desde que se declaró el confinamiento hasta el día de hoy. Han explicado el trabajo que se ha llevado a cabo, muchas veces sin los suficientes recursos sanitarios, y también cómo el personal que trabaja en estos centros ha realizado una extraordinaria atención a los residentes y a sus familias. Señalaron asimismo las dificultades de todo tipo que esta situación ha supuesto para las residencias de ancianos.

Los Obispos han agradecido la información y los han animado a continuar haciendo un buen trabajo de asistencia y dignificación de los ancianos. También piden a los responsables del Gobierno que faciliten toda la ayuda necesaria a las personas mayores y a las residencias de ancianos en estos difíciles momentos, para que no se repita la falta de materiales y de personal que se ha dado en algunos momentos de la crisis.

4. Han recibido también la visita de la Sra. Montserrat Esteve, directora del programa Signes dels Temps de Televisió de Catalunya, que les ha presentado el proyecto para la nueva etapa de este veterano programa televisivo. El programa se estrenó en Televisió de Catalunya en 1986 y desde entonces se ha mantenido 33 años en antena de manera continuada. La Sra. Esteve ha explicado que el programa es un espacio abierto y cercano sobre la actualidad de la Iglesia, con protagonistas de aquí y de todo el mundo que trabajan para defender los derechos humanos, la cultura de la paz y la no violencia y la sostenibilidad del planeta, así como para dar a conocer la espiritualidad cristiana y la rica vida pastoral de la Iglesia Católica.

5. Los Obispos han recibido información de la Memoria de las actividades del Secretariado Interdiocesano de Juventud (SIJ) durante el curso 2019-20, tanto las que se realizaron antes de la declaración del estado de alarma, como las que se han hecho telemáticamente y a través de las redes sociales durante el tiempo del confinamiento.

6. Han tratado también diversas cuestiones relativas a la economía de las diócesis catalanas, la liturgia y la catequesis.

Han terminado la reunión invocando a Santa María, Madre de la esperanza, Madre de la misericordia y Consuelo de los migrantes, nuevas advocaciones que el Papa Francisco ha incorporado a las letanías lauretanas que rezamos en el Santo Rosario.
 

Nota de la Conferencia Episcopal Tarraconense

1. En estos momentos de desconfinamiento animamos a los fieles católicos a volver, de forma presencial, a la celebración de la Eucaristía dominical, que es la Pascua semanal de los creyentes y el alimento de vida eterna que sostiene nuestra vida cristiana. El Catecismo de la Iglesia Católica nos recuerda que «la participación en la celebración común de la Eucaristía dominical es un testimonio de pertenencia y de fidelidad a Cristo y a su Iglesia. Los fieles proclaman así su comunión en la fe y la caridad. Testimonian a la vez la santidad de Dios y su esperanza de la salvación. Se reconfortan mutuamente, guiados por el Espíritu Santo.» (CIC nº 2.182).

2. Conviene recordar que los fieles que, por enfermedad o cualquier otra causa grave -como puede ser la que todavía estamos viviendo en muchas regiones y comarcas-, se ven impedidos de asistir a las celebraciones litúrgicas, que procuren unirse de la mejor manera posible a la celebración de la Misa dominical, preferiblemente con las lecturas y oraciones previstas en el Misal para ese día, así como con el deseo de la Eucaristía y la recitación de la oración de la «comunión espiritual». La retransmisión televisiva, radiofónica o por otros medios de la Eucaristía ha sido durante esta pandemia y lo sigue siendo una preciosa ayuda, sobre todo si se completa con el generoso servicio de los ministros extraordinarios que llevan la comunión eucarística a los enfermos.

3. Reunirse para la Eucaristía y sobre todo en el domingo, el Día del Señor, más que como un precepto, debe ser vivido como una exigencia inscrita profundamente en la existencia cristiana. Es de importancia capital que cada fiel esté convencido de que no puede vivir su fe, con la participación plena en la vida de la comunidad cristiana, sin tomar parte regularmente en la asamblea eucarística dominical (cf. S. Juan Pablo II, Dies Domini nº 81).

4. Asimismo, los Obispos piden a los católicos que cumplan con las disposiciones de las autoridades y que en cada región sanitaria sigan con responsabilidad las recomendaciones que se vayan dando para prevenir y combatir la pandemia del Covid19, y especialmente las disposiciones y orientaciones pastorales que en cada Diócesis haya determinado o determine el Obispo propio.

Sant Feliu de Llobregat, 15 de julio de 2020

El Copríncipe recibe al Presidente del Consejo Superior de la Justicia del Principado de Andorra

El día 16 de julio en el Palacio Episcopal de La Seu d'Urgell, el Arzobispo de Urgell y Copríncipe de Andorra, Mons. Joan-Enric Vives, recibió al Presidente del Consejo Superior de la Justicia del Principado de Andorra, M.I. Sr. Enric Casadevall.

Esta entrevista se enmarca dentro de las relaciones institucionales previstas entre el Consejo Superior de la Justicia y el Copríncipe Episcopal.

Mons. Vives trasladó al Presidente del Consejo Superior de la Justicia su apoyo, valorando la alta misión del Consejo al servicio del Pueblo de Andorra.

El Copríncipe aprovechó la ocasión para trasladar a la familia Casadevall su pesar por la reciente pérdida del Sr. Jaume Casadevall Costa, padre del actual Presidente del Consejo Superior de la Justicia.

Fiesta de la Virgen del Carmen con las Carmelitas de San José

El día 16 de julio, fiesta de la Virgen del Carmen, el Arzobispo de Urgell presidió la Eucaristía que reunió las Religiosas de la Comunidad de Carmelitas de San José de la Residencia de la Inmaculada (Tartera en Prats i Sansor, comarca de la Cerdanya). Concelebró el Cura de la Residencia, Mn. Enric Bonet.

El Arzobispo comentó la devoción tan querida a la Virgen del Carmen y el monte Carmelo y cómo la primera lectura proclamada en ese día presenta al profeta Elías visionando la llegada de la fecundidad de la lluvia después de la gran sequía, a través de una pequeña nube sobre el mar, que hace referencia a María que nos trae la lluvia de la salvación que viene por Cristo. El profeta sólo puede ver la nube después de perseverar 7 veces. Debemos perseverar en nuestra oración si queremos encontrar a Jesús en nuestra vida. Y aún con la segunda lectura hablando de la Encarnación de Jesús "nacido de una mujer bajo la ley, para rescatar a los que estaban bajo la Ley", haciendo referencia a María. Y en el Evangelio Jesús presenta a María como la Madre de la Iglesia: «Aquí tienes a tu hijo... Aquí tienes a tu madre. Y desde aquella hora el discípulo la recibió en su casa" (Jn 19,26-27). Estas palabras del Señor iluminan profundamente el misterio de la Cruz. Esta no representa una tragedia sin esperanza, sino que es el lugar donde Jesús muestra su gloria y deja sus últimas voluntades de amor, que se convierten en las reglas constitutivas de la comunidad cristiana y de la vida de todo discípulo. En este sentido el Arzobispo glosó cómo en la actual pandemia causada por el Covid-19 sentimos las limitaciones de la vida humana, del conocimiento científico y de tantas falsas seguridades, y cómo hemos visto que necesitamos confiar en Dios.

En la Eucaristía se rezó también por los marineros y la gente vinculada al mar, así como para todos los Carmelitas del mundo, y se dio gracias a Dios por los 65 años de vida religiosa de la Hna. Petra de la Comunidad de Carmelitas de San José.