Relevo en la Secretaría de la Confere3ncia Episcopal Tarraconense

El día 13 de abril de 2021 los Obispos de la Conferencia Episcopal Tarraconense (CET) en su reunión ordinaria han elegido al obispo auxiliar de Barcelona Mons. Sergi Gordo nuevo Secretario general, tomando el relevo en el cargo del Arzobispo de Urgell, Mons. Joan-Enric Vives, que lo venía ejerciendo desde 1997.

Mons.Sergi Gordo (Barcelona. 1967) es obispo titular de Cene y auxiliar de Barcelona desde el año 2017. Es Licenciado en Filosofía por la Universidad Ramon Llull. Fue Vicario parroquial en Vilafranca del Penedès, formador del Seminario Menor, profesor de Filosofía y también Secretario general y Canciller de la Archidiócesis de Barcelona.





Visita de la Ministra de Turismo al Copríncipe episcopal

El día 13 de abril el Arzobispo de Urgell y Copríncipe de Andorra, Mons. Joan-Enric Vives, recibió en el Palacio episcopal de La Seu d'Urgell la visita de la Ministra de Turismo, M.I. Sra. Verònica Canales Riba.

La titular de Turismo informó al Copríncipe de los temas de sus competencias así como de la afectación que la pandemia actual ha generado en el Principado Andorra desde los inicios y más concretamente durante la pasada Semana Santa y las perspectivas de cara a la campaña de verano con el fin de acoger la llegada de turistas.

Confirmaciones en Linyola

El sábado 10 de abril, Domingo in albis dentro la Octava de Pascua o de la Divina Misericordia, el Arzobispo de Urgell celebró la Pascua en Linyola, y administró el sacramento de la Confirmación a doce jóvenes del pueblo. Estaba acompañado por el Rector Mn. Pere Cañada, por el diácono Mn. Josep Caba y el Secretario Mn. David Codina.

En su homilía subrayó los principales puntos de las lecturas de la Palabra de Dios proclamadas. En la primera lectura (Hechos 4,32-35) se muestra como los creyentes tenían todos los bienes en común. En este sentido Mons. Vives animó a los jóvenes confirmandos y a todos los fieles a compartir solidariamente lo que tenemos, especialmente con los más necesitados, y trabajar por la fraternidad y la caridad social. De la segunda lectura (1Jn 5,1-6) subrayó cómo "nuestra fe es la victoria que ya ha vencido al mundo". Animó a los jóvenes a ser "militantes" valientes de Jesús, sin miedo, y a dar siempre testimonio de su fe y a perseverar en la fe recibida por el Bautismo, y transmitida por la familia y la Parroquia, que nos hace capaces de vivir las dificultades de la vida con amor, ya que hemos sido incorporados a la resurrección del Señor. Finalmente, del Evangelio (Jn 20,19-31) recordó que el mensaje del "No seas incrédulo sino creyente", que Jesús Resucitado le dijo a Tomás es también para los que quieran ser discípulos misioneros suyos. Y que le debemos responder con confianza y compromiso: "¡Señor mío y Dios mío!".

Al final de la Misa el Arzobispo agradeció el trabajo de acompañamiento de los padres y abuelos, y de los sacerdotes y catequistas que han acompañado a los jóvenes confirmados en la catequesis durante años a pesar de las dificultades de la pandemia actual, y los regaló un Nuevo Testamento.

Libro sobre el Cardenal Benlloch, que fue Obispo de Urgell y Príncipe de Andorra

Con motivo del VIII centenario del inicio de la construcción de la catedral de Burgos (1221-2021) se han preparado una serie de actos para celebrarlo, de carácter cultural, artístico y religioso, actividades que son diseñadas y organizadas por la Fundación del VIII Centenario de la Catedral de Burgos.

Entre las iniciativas que se han llevado a cabo se presentó, el mes pasado, un extenso libro de más de 500 páginas con el título de "El cardenal Benlloch y Vivó (1.864-1.926)", una extensa y completa biografía de este cardenal que fue Obispo de Urgell y Copríncipe de Andorra de los años 1907 a 1919. Justamente en 1919 fue nombrado arzobispo de Burgos por el Papa Benedicto XV. Como arzobispo promocionó el VII aniversario de la catedral burgalesa, con una serie de actividades, destacando una gran exposición de arte religioso.

El libro dedica todo el capítulo tercero a explicar la gran labor pastoral y social que Mons. Joan Benlloch llevó a cabo en el Obispado de Urgell y Andorra. Una cuarentena de páginas que desglosan su pontificado, así como lo hizo al frente de la Iglesia de Urgell y del Principado de Andorra, de un modo resumido, pero que da a conocer un prelado que trabajó mucho por el pueblo.

El autor es el historiador Domingo Ortega que refiriendo en su obra monográfica la actividad pastoral, pero también social, que realizó el obispo Benlloch, con un sentido de servicio a la iglesia diocesana y al territorio que tenía encomendado como obispo. Buscaba ayudar y mejorar las condiciones de vida de los habitantes de la diócesis urgelitana, y en muchos ámbitos lo pudo conseguir.