Reunión del Plenario de la Delegación de juventud

El día 12 de junio tuvo lugar la reunión en formato telemática del Plenario de la delegación diocesana de pastoral de juventud de Urgell.
Con la presencia del Arzobispo Joan-Enric; el Vicario de Pastoral, Mn. Antoni Elvira; el Delegado de juventud, Lluís Plana y los representantes de todos los ámbitos que se coordinan en el interior de la delegación: Mn. Gabriel Casanovas; Mª Carmen Girart; Mn. Jaume Mayoral; Mn. Juan Pablo Esteban; Mn. Ivan Ayala; Ramon Oromí; David Pérez; Xavier Coma; Toni Egea y César Arranz que se reencontraban por primera vez después del confinamiento.

El arzobispo presentó con mucha alegría los dos libros de poesía que acaba de publicar delegado Lluís Plana: "Ara que em veig nu" y "En aquests dies".

Cada ámbito ofreció un breve resumen de cómo se había vivido la pandemia, y cómo pensaban enfocar el tiempo de verano ya que han decaído la mayoría de actividades programadas, y hay que hacer una readaptación.

Esplais, colonias, escultismo, jóvenes Txt y grupos de Taizé, se adaptarán especialmente durante el verano a las posibilidades de que las autoridades sanitarias ofrecidas, sin renunciar a la tarea formativa y educativa para niños y jóvenes.

Se informó que el curso para monitores que la FEMN organiza, en colaboración con la Fundación Verge Blanca de Lleida, podrá tener lugar de forma presencial y online la segunda quincena de agosto en AINA.

Convencidos de que los niños y jóvenes necesitan tiempo de ocio con otros compañeros de sus edades, fuera del núcleo familiar, y en contacto con la naturaleza, con juegos y deporte y actividades que potencian la amistad, se montarán centros de verano y otras actividades en colaboración con las parroquias y ayuntamientos donde sea posible, y encuentros más reducidos de los grupos Txt. Se desea tener una peregrinación a Nuria a comienzos de septiembre de toda la delegación.

El Arzobispo cerró la reunión agradeciendo de forma muy explícita el interés, dedicación y creatividad que han demostrado todos ellos para llegar a los niños y jóvenes y sus familias, haciendo labor de educación y de evangelización.

Edición online de la Cátedra de Pensamiento Cristiano 2020 del Obispado de Urgell

El día 11 de junio tuvo lugar la 17ª edición de la Cátedra de Pensamiento Cristiano del Obispado de Urgell que este año fue con modalidad "online" a través del canal youtbe del Obispado de Urgell por la pandemia actual. El ponente principal fue el Dr. Francesc Torralba, Director de la Cátedra y Profesor en las facultades de Filosofía y Teología de Cataluña y en la Universidad Ramon Llull. El tema fue "La crisis como oportunidad: valores para afrontarla".

Introdujo la Cátedra el Arzobispo de Urgell y Copríncipe de Andorra, Mons. Joan-Enric Vives, que aprovechó sus palabras iniciales para tener un recuerdo para todos los que más han sufrido en esta pandemia así como todas las personas que con su trabajo y esfuerzo han hecho que se pudieran mantener los servicios esenciales.

El Dr. Torralba inició su reflexión poniendo en valor el concepto "crisis" como una ruptura, la mayoría de las veces venido de fuera, que es un momento idóneo para replantearnos nuestros valores y que nos permiten aprender. Hay dos actitudes ante la crisis: fomentar el gen egoísta o fomentar el gen altruista. Desde el punto de vista de la ética cristiana la crisis de la pandemia nos ha hecho ver cómo nos hemos de descentrar e ir hacia las personas que más lo han necesitado. El Dr. Torralba intentó sintetizar la actual crisis con 5 palabras:
  1. Incertidumbre: la pandemia nos ha parado, nos ha hecho cambiar y cancelar nuestros planes, agendas, actividades y esto ha generado en nosotros incertidumbre. Ante esta incertidumbre debemos intentar vivir la virtud o valor de la humildad: no podemos predecir el futuro, no podemos ver el horizonte, debemos reconocer nuestros límites en el diagnóstico y en el pronóstico de la situación. Somos débiles, limitados. Por lo tanto, hay que vivir de la humildad.
  2. Vulnerabilidad: un virus nos hace dar cuenta de la fragilidad de nuestra vida y de nuestra incapacidad de responder a pesar de nuestros avances tecnológicos y científicos. De repente se ha centrado la mirada en los más vulnerables de la sociedad: los enfermos, los ancianos. Ante esta vulnerabilidad la virtud o valor a cultivar que ha surgido es el cuidado: cuidado por mí mismo, cuidado por los demás, cuidado por los más débiles, cuidado del sistema social que nos permite vivir. Necesitamos cuidarnos mutuamente.
  3. Complejidad: la crisis actual nos hace descubrir la complejidad de nuestro mundo que se opone a las soluciones fáciles y superficiales. Nuestro mundo es complejo, es en red. Solos no lo conseguimos. Necesitamos compartir con los demás y esto exige diálogo. Necesitamos tejer complicidad con otros en todos los ámbitos: político, cultural, científico, etc. Esto se opone a los neopopulismos que venden soluciones fáciles con un fuerte acento electoralista pero que resultan absolutamente insuficientes para problemas complejos.
  4. Interdependencia: a todos los niveles, económico, social, sanitario, político... No somos una isla, una burbuja. Por encima de mi propia comodidad la crisis sanitaria actual nos pone de relieve cómo hay que cultivar la solidaridad, salir de nosotros mismos y de nuestro propio mundo y zona de confort para intentar ayudar a los demás. El mundo se descubre como no estático sino dinámico, todo fluye, todo está interconectado. Lo que pasa en China tiene repercusiones con lo que pasará en mi pueblo.
  5. Volatilidad: La pandemia nos pone de manifiesto cómo todo es volátil y tenemos que ser dinámicos. Los planes estratégicos caen, los escenarios cambian muy rápidamente. Las programaciones se esfuman. Las seguridades se rompen. Hay que adaptarnos. Por eso hay que cultivar el valor y virtud de la ductilidad, la flexibilidad y adaptación.
Ante estos 5 conceptos que definen la crisis sanitaria actual el Dr. Torralba propone cultivar la virtud de la esperanza. Cuando todo va bien no hay esperanza porque todo es fácil. Pero cuando las contrariedades nos rodean hay que cultivar la virtud de la esperanza que sabe confiar a pesar de todo y ver las oportunidades que surgen de esta crisis.

La edición se cerró con un diálogo entre el Dr. Francesc Torralba y las preguntas que quienes siguieron la Cátedra dirigieron a través del canal Youtube del Obispado de Urgell

El próximo día 25 de junio a las 19h está previsto que tenga lugar la presentación del libro de la edición de la Cátedra 2019 sobre la temática "Verdad, postverdad y fake news".

Corpus: Càritas Urgell, Lleida i Solsona assenyalen la manca d’igualtat d’oportunitats

Les Càritas diocesanes de Lleida, Urgell i Solsona han anunciat en roda de premsa que es manté la cronificació de la pobresa i l’exclusió social ja anunciada l’any passat, arran de les dades de les seves memòries de 2019, que es van presentar el dimecres 10 de juny a Lleida, en un acte encapçalat pel Bisbe de Lleida, Mons. Salvador Giménez.

Les tres Càritas Diocesanes de Ponent van atendre a l'any 2019 a 9.076 persones i de la seva tasca se'n van beneficiar aproximadament 20.000 persones. Cal destacar que es tracta d'una xifra similar a les de l'any anterior i això preocupa perquè és una mostra de la inexistència d’igualtat d’oportunitats per tothom, hi ha un nombre important de persones que queden al marge de la societat. La tipologia de les famílies ateses són en un 60% famílies amb fills a càrrec el que implica més vulnerabilitat en el perfil d’atenció.

A l'any 2019 les tres entitats van destinar 526.471 euros a ajudes econòmiques directes. Aquest més de mig milió d’euros s’ha destinat prioritàriament a la cobertura de les necessitats bàsiques beneficant  a  7.158  persones.  Precisament,  per  aquest  motiu  les  tres  Càritas  Diocesanes consideren que "la precarietat és consolida i la crisi provocada per la pandèmia de Covid-19 no millorarà la situació". Un  terç  de  les  persones  que  s’han  atès  requereixen  de  nosaltres  un  acompanyament,  les persones tenen un sentiment de solitud, angoixa i el recolzament social o familiar del seu voltant no  és  capaç  d’atendre  les  seves  demandes  perquè  aquesta  xarxa  està  malmesa  o  perquè simplement no pot.

La  falta  d’oportunitats  per  gaudir  d’una  vida  digna,  on  les  necessitats  més  bàsiques  estiguin suficientment satisfetes, és el principal motiu pel qual es manté la cronicitat de les persones i famílies que s’han atès. Aquesta circumstància aboca a la població més feble, com els infants, a la permanència en aquesta situació al llarg de la seva vida. La manca d’una ocupació i d’un habitatge digne segueixen sent les principals manifestacions de les deficients condicions de vida en la que viuen i que repercuteixen en altres dimensions personals com la salut i l’educació.

Davant  una  societat  que  en  conjunt  està  desvinculada  d’aquesta  realitat,  les  nostres  entitats creixem en les persones i en la solidaritat de la ciutadania per revertir aquesta situació.