Oración ante el Cristo de la Preciosísima Sangre de La Seu

El Arzobispo Joan-Enric presidió, ante la imagen del Santo Cristo de la Preciosísima Sangre que se custodia en la Catedral de Sta. Maria de La Seu de Urgell, la tarde del Viernes Santo, una sentida oración donde participaron los integrantes de los diferentes pasos de la tradicional procesión que desde el 1603 procesión por las calles de la ciudad ininterrumpidamente año tras año. Este año fureon los fieles quienes acudieron dentro de la Catedral ante la Capilla lateral que custodia la imagen sagrada del Cristo de la Preciosísima Sangre.

Estuvieron presentes en la Catedral representantes de los diferentes pasos que integran la procesión: los armados, los campesinos de La Seu, el paso del Beso de Judas o Prendimiento, el paso del Azotamiento, el paso de Jesús ante Poncio Pilato el Nazareno o el Señor llevando la cruz a cuestas, el Cristo de la Agonía, el paso de la Piedad, el del Santo Sepulcro y la Congregación de los Dolores. Algunos de ellos procesionaron con sus estándares ante la sagrada imagen del Cristo de la Preciosísima Sangre.

El Hermano Mayor de la Hermandad de San Sebastián, Climent Miró, y la Sra. Sònia Lanau, Directora de la Escuela de Música, presentaron los diferentes pasos describiendo sus principales características históricas.

A continuación el Arzobispo Joan-Enric invitó a los fieles a venerar la Sagrada Imagen encomendando toda la ciudad de La Seu de Urgell especialmente en esta pandemia poniendo bajo su intercesión todos los problemas y dificultades de la vida, para que Jesús Crucificado sea ​​el que nos ayude con su intercesión.

“Senyor Jesús que clavat a la Creu 
expieu els nostres pecats. 
Perdoneu-nos les culpes i 
doneu-nos la misericòrdia 
que brolla del vostre Cor traspassat”.
















Acción litúrgica de Viernes Santo

En la Catedral de Sta. Maria de La Seu d'Urgell, la acción litúrgica de la Pasión del Señor fue presidida por el Arzobispo de Urgell, Joan-Enric Vives, el Viernes Santo, día 2 de abril.
La celebración de la Pasión del Señor contó con 3 partes: Liturgia de la Palabra, Adoración de la Cruz y Sagrada Comunión.

La Liturgia de la Palabra comenzó con la lectura del libro de Isaías y la lectura de la carta a los Hebreos. Después se proclamó el bello texto de la Pasión según San Juan. Tras la homilía tuvo lugar la Oración universal que en este día es especialmente solemne. Este año se añadió una intención especial "por los que sufren en tiempos de pandemia" pidiendo que "Dios Padre conceda salud a los enfermos, fortaleza al personal sanitario, consuelo a las familias y la salvación a todas las víctimas que han fallecido".

La segunda parte consistió en la Adoración de la Santa Cruz, que este año besó sólo el Sr. Obispo mientras los demás concelebrantes y los fieles que seguían la celebración desde sus sitios en el templo catedralicio le adoraron e hicieron un momento de silencio intenso para venerarla.

La tercera parte consistió en la Sagrada Comunión de las especies que se habían consagrado el día antes, Jueves Santo.

Tras la comunión y la oración sobre el pueblo, el Sr. Obispo animó a los fieles a unirse espiritualmente desde sus hogares a la oración ante el Cristo de la Preciosísima Sangre que tendría lugar esa noche en la Catedral en sustitución de la Procesión.

La colecta se destinó a Tierra Santa como muestra de apoyo y comunión con los hermanos de la Tierra de Jesús.

Viernes Santo. Vía Crucis y Liturgia de las Horas

El Viernes Santo, día 2 de abril por la mañana, muchos fieles se reunieron en las diversas Parroquias de la Diócesis para orar con el Víacrucis, recordando el camino que Jesús hizo, cargando la cruz a cuestas, antes de su pasión y muerte. Este año tuvieron lugar dentro de las iglesias para cumplir en todas partes con las recomendaciones sanitarias.

En La Seu d'Urgell el Rector, Mn. Ignasi Navarri, presidió el Víacrucis en la Catedral de Santa María, acompañado de los seminaristas de la Diócesis.

También en la iglesia de Santa Magdalena de La Seu de Urgell, tuvo lugar un devoto Viacrucis presidido por el Arzobispo de Urgell y por el Presbítero Encargado de aquella Iglesia, Mn. Jordi Miquel. Al final de la celebración el Arzobispo dio una breve alocución, remarcando cómo este año por la pandemia no podíamos salir a las calles pero eran los fieles quienes habían venido a acompañar al Señor en la iglesia para recorrer el camino, la " vía" que él hizo antes de morir. Y le llevábamos, con Jesús, los sufrimientos y las cruces de toda la humanidad, especialmente la que está sufriendo a causa de la pandemia.

Posteriormente, presidido por el Sr. Arzobispo, en la Catedral tuvo lugar el Oficio de Lectura ampliado con las Lamentaciones y la Pasión del Señor, y seguidamente la Oración de los Laudes. Este Oficio agrupa a los sacerdotes y seminaristas, personas de la Vida consagrada de la Ciudad, y un grupo de fieles que celebran así la Liturgia orante de la Iglesia en los días santos de la Pasión, la Muerte y la Resurrección del Señor.

Renovación de los votos religiosos del hermano Joaquim en Agramunt

El Jueves Santo es el día que los religiosos del Instituto de los Hermanos Franciscanos de Cruz Blanca renuevan sus votos religiosos, ya que fue el día que la Iglesia les dio la aprobación canónica para convertirse en Instituto religioso (Jueves Santo de 1975), un día que también coincide con la celebración del Día del Amor Fraterno y que ayuda a recordar su tarea y su servicio por los más necesitados y marginados sociales. En el Obispado de Urgell los Hermanos de Cruz Blanca están presentes en el Hogar Santa Ana del Castell del Remei (Penelles), donde acompañan y cuidan a 45 personas con discapacidad psíquica y necesidades de apoyo para la vida de cada día. Hay una Comunidad de 6 religiosos, además de otro personal sanitario y de apoyo, y un grupo de voluntariado de la zona sur del Obispado formado por más de 500 personas que colaboran periódicamente aunque actualmente han tenido que restringirlo mucho debido a la pandemia.

Este Jueves Santo y en la iglesia de Agramunt, en la celebración de la Cena del Señor, el Hno. Joaquim Cifuentes, hijo del pueblo y que por motivos familiares y de la pandemia no pudo participar de la renovación de votos en su comunidad, lo celebró en la Eucaristía de la Santa Cena de la parroquia agramuntina. Estuvo acompañado de los familiares y de los fieles que participaron de la liturgia del Jueves Santo, y antes del ofertorio eucarístico renovó los tres votos religiosos de castidad, obediencia y pobreza, a los que suman un cuarto voto de dedicación preferente a los enfermos y necesidades. Antes de la renovación explicó brevemente lo que simbolizaba y acto seguido hizo la lectura de los votos.

Se convirtió en un bonito mensaje que llegó a todos los que se reunieron en la Misa, que también contó con los cantos del Coro Parroquial. En las oraciones de los fieles se pidió por la tarea que hace todo el mundo la Iglesia para ayudar y apoyar a los más vulnerables, y en especial por el Instituto de los Hermanos Franciscanos de Cruz Blanca en su misión pastoral, evangelizadora y asistencial .

Para conocer mejor este Instituto religioso, esta es su web:

https://www.cruzblanca.org/