×

Advertencia

JFolder: :files: La ruta no es una carpeta. Ruta: /var/www/vhosts/bisbaturgell.org/httpdocs/images/galeries/212427MDMontserrat

Exequias de la Hna. Merced Caminal, religiosa de la Sda. Familia de Urgell

El lunes 3 de mayo, en la iglesia de la Residencia de las Hermanas de la Sagrada Familia de Urgell de La Seu de Urgell, tuvieron lugar las exequias de la Hna. Merced Caminal Maestre, del Instituto de Hermanas de la Sagrada Familia de Urgell, de 88 años de edad y natural de Tírvia.

La celebración fue presidida por el Arzobispo de Urgell y concelebrada por Mn. Ignasi Navarri, Vicario General y Rector de la Parroquia; Mn. Jordi Miquel, Mn. Jorge Armando Moncayo y Mn. Pau Bellido, curas de la Comunidad de Religiosas, y Mn. David Codina.

En la Eucaristía estuvieron presentes la Hna. Victoria Beltran, Consejera General del Instituto; la Superiora de la Comunidad, Hna. M. Carmen Gros Pomar, las otras hermanas de la comunidad de La Seu d'Urgell, las hermanas y sobrinos de la Hna. Mercè y otras religiosas, y vecinos y fieles de La Seu que le querían y apreciaban, y que quisieron acompañarla.

Al iniciarse la celebración, la Hna. Visitación Lorenzo leyó una nota biográfica de la Hna. Mercè Caminal y destacó la caridad fraterna, la disponibilidad en el servicio y su bondad y buen humor que siempre aportó a los lugares donde había sido destinada como Mataró, Escaldes-Engordany en Andorra, o Sevilla y Bélgica, entre otros.

En su homilía el Arzobispo glosó las lecturas de la Fiesta de los apóstoles San Felipe y Santiago. La primera lectura (1 Co 15,1-8) es el texto escrito del Nuevo Testamento más antiguo sobre los testimonio de la resurrección del Señor. El Arzobispo animó a los fieles a prolongar la lectura del texto ya que cada uno de nosotros ha de ser testimonio de la resurrección de Jesús como lo fue la Hna. Mercè a través de su consagración como religiosa del Instituto de la Sagrada Familia de Urgell siguiendo el carisma de la Beata Ana María Janer dedicada sobre todo a la enseñanza. A todos se nos ha aparecido el Señor y nos ha enviado a ser sus testimonios, como lo fueron los apóstoles.

En el Evangelio Jesús se autoproclama "el Camino, la Verdad y la Vida", y que lo que le pidamos en su nombre Él lo hará, y por eso siempre los cristianos acaban nuestras oraciones proclamando "Por Cristo nuestro Señor" . Él es el camino que nos lleva hacia el Padre y confiamos en su Palabra poderosa que nos ha dicho que "siempre que me pidáis algo en mi nombre, yo lo haré". Mons. Vives destacó cómo una joven de la posguerra, nacida en un lugar humilde como el pueblo de Tírvia (Pallars Sobirà), se había consagrado con 18 años al hacer su profesión religiosa y había dado mucho fruto en todos los lugares donde había servido pastoralmente y donde la habían destinado, viviendo su consagración con disponibilidad y donación. Y llevando a todas partes la caridad de Cristo.

Encuentro sacerdotal en el Arciprestazgo de Pallars Sobirà

Los sacerdotes del Arciprestazgo del Pallars Sobirà, encabezados por el Arcipreste, Mn. Juan Pablo Esteban, hicieron un encuentro el pasado 20 de abril, en la que, además de tratar los temas de gestión del territorio, también hicieron una visita a Sant Pere del Burgal.

Durante el encuentro, que transcurrió en un clima de hermandad, se pusieron en común las circunstancias en las que cada uno lleva a cabo el día a día de la acción pastoral. Participaron también Mn. Andreu Rodríguez, Mn. Joan Díes y Mn. Luis Miguel Sánchez.

Se celebra la misa de primavera en el Santuario de Bastanist

El Santuario de Ntra. Sra de Bastanist acogió el domingo 2 de mayo el tradicional encuentro de primavera, esta vez, sin la comida al aire libre compartida. Los fieles anhelaban este encuentro al abrigo de la Virgen. El año pasado, debido las limitaciones y confinamiento, no fue posible. Este año se ha celebrado con una breve asistencia de público: unas sesenta personas y aún con las debidas disposiciones sanitarias.

La Eucaristía fue celebrada por Mn. Ramon Balagué junto con el diácono Mn. Josep Montoya. La celebración, como es natural, fue muy íntima y, al mismo tiempo, bien participada por parte de las personas asistentes. En la homilía se hizo una semblanza con el "sí" de María al mensaje del Ángel y el "sí" que nosotros tenemos que dar al nuevo mensaje que nos ha llegado a través de la pandemia. María tuvo que hacer frente a un nuevo reto en su vida aceptando ser la "Madre" del Salvador; nosotros tenemos un nuevo reto a ser "madres" de una nueva realidad a la que nos ha llevado esta pandemia del coronavirus. Nueva "normalidad" que debe hacerse presente en la relación con la naturaleza, entre nosotros y con uno mismo.

También se bendijo el término a fin de que ningún fenómeno natural dañe la naturaleza y los cultivos.

Los asistentes, una vez celebrada la Eucaristía, regresaron a sus hogares respetando de que no se podían comer en el entorno de la casa, tal y como otros años se habían podido reunir grupos de amigos y de familiares.

Consagración de la Ciudad y de la Diócesis a la Virgen María

El domingo 2 de mayo, al inicio del Mes de María, y en la actual circunstancia que el Papa Francisco nos ha invitado a unirnos cada día de este mes de mayo en la oración del Rosario para el fin de la pandemia, el Arzobispo de Urgell Joan-Enric Vives presidió una solemne Eucaristía pascual, con el Vicario general Mn. Ignasi Navarri. Al final de la celebración, participando un pequeño equipo de laicos de la Parroquia de St. Ot de La Seu de Urgell, consagró la ciudad -donde está la cátedra episcopal- y toda la Diócesis de Urgell a la Santísima Virgen María, que bajo tantas advocaciones es venerada y querida por todo el mundo y también entre nosotros.

En una emotiva celebración, donde se recordaron a las víctimas de la pandemia y sus familias, al tiempo que el sufrimiento y la angustia que está provocando la pandemia del coronavirus Covidien-19, especialmente en las personas mayores, se oró, como recomienda el Papa, para que la Virgen María, proteja la humanidad entera, la defienda del virus y nos ayude a vivir con esperanza y caridad fraterna, para salir de la pandemia más hermanados y más solidarios.

Esta fue la oración de consagración:
 

Oración de Consagración:

Madre y Reina nuestra, 
Santa María de Urgell, 
Señora de esta ciudad, 
de nuestras familias, de nuestros corazones. 

En estos momentos difíciles y siempre, 
en Vos confiamos, María, 
Vos nos habeis protegido y cuidado, 
con Vos hemos conocido la paz y el amor, 
junto a su hijo, Jesús... 

Por eso, con todo nuestro afecto 
nos consagramos a Vos, 
y os consagramos La Seu de Urgell y toda la Diócesis de Urgell: 
sus hogares, sus calles, su gente. 

Ayudad este pueblo que te lleva en su escudo, 
a su historia, a su sangre. 

Mirad nuestra ciudad, atended y guiad a vuestros hijos. 
Proteged y llevad la Diócesis de Urgell a Cristo, 
ya que a Vos se la consagramos.

Amén.