Confirmaciones en la Parroquia de la Virgen Asunta de Agramunt

El domingo 30 de mayo, Solemnidad de la Santísima Trinidad, el Arzobispo Joan-Enric administró el sacramento de la Confirmación a 17 jóvenes de la Parroquia de la Virgen Asunta de Agramunt y de los pueblos de Ribera de Sió. A su llegada a Agramunt el Sr. Arzobispo fue recibido por la Alcaldesa de Agramunt, Ilma. Sra. Silvia Fernández Tarragona y por el Rector de la Parroquia, Mn. Jaume Mayoral. La Eucaristía fue solemnizada por la Coral parroquial y participaron también Mn. David Codina y el Hno. franciscano de Cruz Blanca Joaquín Cifuentes.

En su homilía el Arzobispo subrayó que así como el gran misterio que esconde el nacimiento de un niño en una familia se hace difícil de captar plenamente en el primer momento y que se va desvelando poco a poco para los padres con el paso del tiempo y de la profundización en la donación hacia el hijos y en el amor, de la misma manera, el misterio de Dios, que es Trinidad, que en aquel domingo la Iglesia celebraba, se va captando y profundizando paulatinamente por parte de todo creyente. La persona humana es capaz de Dios y de penetrar en su Misterio gracias al intelecto, la memoria y la voluntad y, sobre todo, a través del camino más cierto que nos lleva hacia el conocimiento de Dios que nos la ha revelado su Hijo único Jesucristo: el amor. Quien ama conoce a Dios, porque Dios es Amor. Cuando amamos de verdad, dándonos, regalándonos, perdonándonos por amor, profundizamos y entramos en el misterio de Dios que es Uno y al mismo tiempo tres personas porque ha querido ser dinamismo de amor. Por eso nuestro Dios es muy cercano a nosotros, tal como lo indicaba la lectura primera del libro del Deuteronomio (Dt 4, 32-34) y le podemos decir "Abbá, Padre" (Rm 8, 14-17) como decía la segunda lectura, gracias a la fuerza del Espíritu Santo que habita en todo cristiano por el bautismo y que los jóvenes confirmandos recibían ese día con plenitud en su confirmación. Por eso Jesús, "cada día está con nosotros hasta el fin del mundo" (Mt 28,16-20) porque nos ha dejado su Santo Espíritu que nos acompaña y nos permite, conocerlo y amarlo, alabarlo, glorificarlo y darle gracias. Debemos ser sus testimonios.

Al finalizar la Eucaristía, el Arzobispo regaló a los jóvenes confirmados el Nuevo Testamento animándoles a que la Palabra de Dios arraigue en su vida, y felicitó a los catequistas de la parroquia que les habían acompañado en su proceso catequético. La Eucaristía fue solemnizada por la Coral parroquial de Agramunt.

Al finalizar, el Arzobispo saludó a la comunidad religiosa de las Hijas de Cristo Rey, fundadas por la agramuntino Mn. Josep Gras Granollers, y compartió una comida con ellas.

Confirmaciones en Bellvís y Térmens

Primero en Bellvís a 7 jóvenes y luego en Térmens a 6 otros jóvenes, el Arzobispo Joan Enric administró el sacramento de la Confirmación, acompañado del Rector Mn. Josep M. Aresté, de Mn. David Codina y en Térmens de Mn. Marià Vergé.

El Arzobispo exhortó a alabar a Dios, a adorarlo en su gran misterio, a dar gracias y amarlo con todo el corazón. Los seres humanos somos las únicas criaturas que participamos de Dios, creados a imagen y semejanza, y le podemos dar gloria, amándolo y haciéndolo amar. Somos hijos suyos y es con el amor que se puede servir como Él se merece.

Por el Espíritu Santo que recibimos en plenitud por la Confirmación, podemos conocer a Dios Padre por Jesucristo, y podemos vivir en comunión con Él, que es con nosotros "todos los días hasta el fin del mundo". Y exhortó los confirmandos a dejarse conducir por el Espíritu y tratar de estimar siempre y en todo.

Al final de la misa, fueron obsequiados con el Nuevo Testamento y con un recordatorio.

La romería de Canòlich se vuelve a celebrar, con medidas especiales

El Santuario de la Virgen de Canòlich fue, el sábado 30 de mayo, el centro de la peregrinación y de la celebración del tradicional encuentro de primavera, después de que el año anterior no se pudiera celebrar debido a las restricciones. La misa del mediodía fue presidida por el Arcipreste de los Valles, Mn. Ramon Sàrries, y concelebrada por Mn. Pepe Chisvert, Rector de Sant Julià de Lòria. Asistieron numerosas personalidades, entre las que estaba el Jefe de Gobierno, Xavier Espot, y los Cónsules y miembros del Común de Sant Julià de Lòria. 

Con las preceptivas medidas de prevención establecidas por las autoridades, desde primera hora de la mañana numerosos peregrinos hicieron el camino a pie por el camino viejo pasando por Bixessarri, y otros fueron subiendo con diversos medios de locomoción, entre los que había un autobús puesto por el Comú.

A las ocho de la mañana se hizo la tradicional suelta de cohetes, con la primera misa del día -en la iglesia parroquial-, y cuando los participantes en la subida popular ya llevaban una media hora de camino. Durante la semana de puertas abiertas en el Santuario pasaron más de 500 visitantes, y las entradas para las misas de las 10 y de las 12, con un aforo restringido, se acabaron rápidamente. Se repartieron 6.300 panes bendecidos, y por las medidas sanitarias el reparto empezó a las 9.30, tras la bendición de Mn. Pepe Chisvert, en la explanada que hay detrás del Santuario, en el lugar donde se bailan las sardanas. La iglesia estuvo cerrada durante el encuentro y los fieles pudieron poner las velas en una zona habilitada junto y protegida del viento y de la posible lluvia, aunque el día empezó con sol.

Reunión ordinaria del Consejo Pastoral Diocesano

El 29 de mayo se reunió de forma telemática el pleno del Consejo Pastoral Diocesano de Urgell presidido por el Arzobispo Joan-Enric, los Vicarios y la Secretaria del Consejo, Sra. Ester Sibi. La reunión comenzó con una oración inicial en la fiesta litúrgica de la Virgen de Canòlich, patrona de St. Julià de Lòria, y se encomendaron especialmente todas las víctimas de la pandemia, y algunas informaciones sobre la Diócesis que ofreció el Sr. Arzobispo.

El Director voluntario de Cáritas Diocesana y miembro del Consejo, Sr. Josep Casanova, presentó la actuación llevada a cabo desde los inicios de la pandemia, en marzo de 2020, con el incremento que ya Cáritas ha ido explicando a lo largo de estos meses con colectas especiales, aportaciones de donativos y aportaciones los sueldos de los sacerdotes durante más de seis meses. Esto ha significado que se han incrementado las ayudas en un 50% más, y que se han mantenido todos los servicios activos por más que la no presencialidad, lo que ha motivado una nueva creatividad para llegar a los más vulnerables. Durante el año 2020 en Cáritas de Urgell ha atendido 1.109 hogares y 2.583 beneficiarios de estos hogares, un 8% más que el año anterior. Un 25% de las personas atendidas por Cáritas de Urgell no habían acudido nunca a Cáritas anteriormente. La pandemia ha aumentado la precariedad laboral ya existente (ERTOS, despidos, destrucción de puestos de trabajo), sólo un 9% de las personas atendidas por Cáritas de Urgell tienen ingresos por un puesto de trabajo respecto al 15% del año anterior. Se ha atendido mayoritariamente a familias con hijos o monoparentales en un 63%. Durante los primeros momentos de la crisis del Covid-19, el número de peticiones de ayuda se vio aumentado y se mantuvo durante todo el año. En Cáritas de Urgell se han destinado 284.809 € en ayudas sociales directas, un 67,55% más respecto del 2019.

A continuación el Vicario de Pastoral, Mn. Antoni Elvira, presentó a los Consejeros dos Cartas apostólicas del Papa Francisco: "Spiritus Domini" sobre el acceso de las mujeres en el ministerio instituido de lector y acólito, y "Antiquum ministerium" sobre el ministerio laical del catequista. Se deliberó sobre las implicaciones concretas de estos dos textos en la Diócesis y se dedicó un diálogo fructífero para hablar sobre la catequesis en el Obispado y sus retos y oportunidades.

El Sr. Arzobispo presentó el itinerario sinodal aprobado por el Papa Francisco para la XVIª Asamblea General Ordinaria del Sínodo de los Obispos, que tendrá lugar en octubre de 2023 con el tema: «Por una Iglesia sinodal: comunión, participación y misión». Mons. Vives explicó sobre las 3 fases del Sínodo:
  1. La apertura será en el Vaticano los días 9-10 de octubre de 2021 y en cada Iglesia particular el 17 de octubre de 2021. De octubre 2021 en abril 2022 será el trabajo en las Iglesias particulares y otras realidades eclesiales. El objetivo es la consulta al Pueblo de Dios a fin de que el proceso sinodal se realice en la escucha a la totalidad de los bautizados. Se enviará un Documento preparatorio, acompañado de un Cuestionario y un Vademecum con propuestas para realizar la consulta en cada Iglesia particular. Hasta octubre de 2021, cada obispo nombrará un responsable diocesano (equipo) de la consulta sinodal, que pueda ser punto de referencia y enlace con la Conferencia Episcopal. Y también a la Conferencia Episcopal habrá un responsable (equipo) que pueda ser referente y enlace con los responsables diocesanos. La consulta a las Diócesis se desarrollará a través de los órganos de participación previstos en el derecho. Y se clausurará con una reunión pre-sinodal, que será el momento culminante del discernimiento diocesano. Y se enviarán las conclusiones.
  2. Después se abrirá un período de discernimiento de los pastores de la Conferencia Episcopal, para que escuchen lo que el Espíritu ha suscitado en las Iglesias. Se redactará una síntesis y se enviará a la Secretaría General del Sínodo con las aportaciones diocesanas. La Secretaría General del Sínodo redactará un primer Instrumentum Laboris, septiembre de 2022.
  3. De  septiembre 2022 a marzo de 2023 se dialogará a nivel continental sobre el texto del primer Instrumentum Laboris, que luego se publicará y enviará. Cada Reunión Internacional de Conferencias Episcopales nombrará asimismo un responsable que pueda ser referente y enlace tanto con las Conferencias Episcopales como con la Secretaría General del Sínodo, antes de septiembre de 2022. Y tendremos un documento final, que se enviará a la Secretaría General en marzo de 2023 y la Secretaría procederá a la redacción del segundo Instrumentum Laboris, antes de junio de 2023.
  4. Y en octubre de 2023 tendrá lugar la fase de la Iglesia Universal. Y se celebrará el Sínodo de los Obispos en Roma.
Otras informaciones que los Consejeros recibieron fueron sobre la Fundación Fiella de Tremp, la gestión del Hotel Santuari de la Casa de espiritualidad del Sto. Cristo de Balaguer y la presentación de los datos sacramentales estadísticas del 2020.