Fiesta del Roser en Penelles

El domingo 1 de mayo, en la Parroquia de Penelles, se celebró la Fiesta del Roser, que compartieron con la Feria del Mundo rural y el Festival del Gar Gar. La Eucaristía que tuvo lugar a primera hora del domingo en la iglesia parroquial, estuvo presidida por el Arcipreste del Urgell Mitjà, Mn. Jaume Mayoral, y acompañada musicalmente por la cantante bangenca Àuria Franch. Una celebración donde estuvieron presentes un buen grupo de fieles de Penelles y otros lugares de la comarca para honrar a la Virgen del Rosario, entre ellos miembros del Consistorio municipal encabezados por su Alcalde Ilmo. Sr. Eloi Bergós y también por Hereu Ramon Cortasa y la Pubilla Bruna Farràs.

Uno de los momentos más emotivos de la celebración fue durante la ofrenda, cuando los fieles depositaron a los pies de la imagen de la Virgen del Rosario una rosa, una forma de pedir la protección de la Virgen. En la homilía Mn. Mayoral recordó la necesidad de hacer de nuestras tradiciones y devociones un sentido de evangelizar y recordar las raíces cristianas de nuestros pueblos y de muchas fiestas. También hubo un recuerdo sentido por los difuntos de estos últimos años, cuando la pandemia no ha dejado vivir y celebrar la fiesta tal y como siempre se había vivido. En el momento de la paz, con los más pequeños, presentes en la celebración, se hizo un gesto para recordar la necesidad de una paz aquí y en todo el mundo, especialmente en los países, que como Ucrania, sufren el desastre de la guerra.

Una celebración religiosa que tuvo lugar en la iglesia parroquial que ha sido pintada últimamente por el artista Berni Puig, quien ha llenado de color y de vida las paredes del templo parroquial, unos colores que recordaban a los fieles el sentido de vida y plenitud que nos hace vivir el tiempo de Pascua.

El Alcalde Bergós decía, terminada la celebración religiosa, que Penelles estaba de fiesta por los murales nuevos que aportaban el Gar Gar, por la mirada al mundo rural de su feria y también porque la Fiesta del Roser que recordaba las raíces de un pueblo que miraba con orgullo su pasado, donde la tradición llenaba muchos momentos del calendario, como este primero de mayo.