Confirmaciones en Sort (Pallars Sobirà)

El sábado 16 de octubre el Arzobispo de Urgell, Mons. Joan-Enric Vives administró el sacramento de la Confirmación a 6 jóvenes de la Parroquia de St. Feliu de Sort (Lleida). Concelebraron con el Arzobispo, el Rector de la Parroquia y Arcipreste de Pallars Sobirà, Mn. Juan Pablo Esteban y Mn. David Codina.

La presentación de los jóvenes confirmandos fue a cargo de la catequista y Secretaria del Consejo de Pastoral diocesano, Sra. Ester Sibís, que subrayó cómo a pesar de que la pandemia dificultó la realización de la catequesis del curso 2019-2020, los jóvenes no habían dejado de prepararse, combinando la presencialidad con las catequesis en familia, y pidió al Sr. Arzobispo que les impusiera las manos y les ungiera con el Santo Crisma en ese día.

En su homilía el Arzobispo glosó el Evangelio proclamado en aquella celebración donde Jesucristo dice a sus discípulos que ellos son la sal de la tierra y la luz del mundo. Mons. Vives glosó las imágenes que Jesús propone: ser sal y ser luz. La sal, que da sabor a los alimentos, aunque no se ve pero se nota. El cristiano debe ser discreto pero debe notarse su presencia por sus buenas obras. También les indicó cómo la sal guarda los alimentos para que no se pudran ni se estropeen. El cristiano debe ser sal guardando la fe y los mandatos para que el mal y el diablo, el padre de la mentira, no los perviertan. Finalmente, les indicó cómo la sal servía como un sueldo o salario, justo, con el origen etimológico de la palabra "salario". Y animó a los jóvenes a ser justos, decir siempre la verdad y a perseverar en los valores que habían aprendido en la catequesis.

El Arzobispo también glosó la imagen de "ser luz". La luz ilumina, disipa las tinieblas y oscuras. El cristiano debe ser luz para sus hermanos, testigo, disipando las tinieblas que los puedan rodear. La luz calienta, y los cristianos con el amor debemos calentar el mundo y aportar misericordia y ternura; también la luz nos orienta, y la luz de las estrellas han orientado la humanidad en la noche, y especialmente en el mar. Es necesario que el cristiano sean luz para orientar el camino de sus hermanos y sobre todo para llevarlos a la Luz plena que es Jesucristo.

Al final de la Misa el Arzobispo regaló a los confirmandos un Nuevo Testamento y la parroquia una estampa con el Santo Cristo que los jóvenes han tenido en su sala de catequesis para que les recordara su grupo de fe. El Rector les animó a participar durante el presente curso pastoral en el grupo Txt, de fe juvenil, que iniciarán en la Parroquia.