Presentación del libro de Francesc Miralpeix sobre las pinturas de Sant Climent de Talltorta

El día 10 de julio, primero en el espacio Ceretània y luego en el templo de Sant Climent de Talltorta, municipio de Bolvir, tuvo lugar la presentación del libro del Dr. Francesc Miralpeix sobre las pinturas anónimas barrocas del siglo XVIII en la iglesia de Sant Climent de Talltorta, en el pontificado del obispo Simeó de Guinda.

Participaron el Autor, el primer teniente de Alcalde de Bolvir Sr. Àngel Maurell, el Presidente del Instituto de Investigación en Patrimonio Cultural, Hble. Joaquim Nadal y el Arzobispo de Urgell Joan-Enric Vives, con un público muy interesado en el tema.

Este estudio del Dr. Miralpeix contribuye a poner el barroco pirenaico en el lugar que le corresponde, como estilo arquitectónico y artístico. Más allá del románico, las iglesias del Obispado de Urgell vivieron unas transformaciones muy importantes a partir del Concilio de Trento (s. XVI).

El equipo de Quim Garriga, Joan Bosch y Francesc Miralpeix de la Universidad de Girona hicieron el estudio del arte de época moderna en Andorra como un primer paso para valorizar el renacimiento y el barroco del territorio pirenaico. Desde el Obispado también se hizo una apuesta en este sentido, con la colaboración del mismo equipo de profesionales, con la adecuación que estamos llevando a cabo en estos momentos de la capilla de la Piedad del Museo Diocesano de Urgell. Y este estudio también se suma a esta revalorización.

En Talltorta se ha dado una colaboración institucional entre Ayuntamiento, Universidad de Girona, Instituto Catalán de Investigación en Patrimonio Cultural, Diputación de Girona y Obispado de Urgell, que ha permitido que tengamos un estudio monográfico y una publicación de calidad sobre una iglesia, culminando el trabajo de recuperación patrimonial del templo de Sant Climent de Talltorta, donde se hicieron excavaciones, y una restauración arquitectónica y pictórica. Este hecho es muy excepcional en nuestro territorio pirenaico, alejado de los centros de toma de decisiones y de los cenáculos académicos del país.

• Las pinturas son "Un catecismo visual en tiempos del obispo Simeó de Guinda" -es el título de un capítulo del libro presentado. Las pinturas murales de Talltorta presentan un programa iconográfico que se convierte en un libro ilustrado, una Biblia para los iletrados, que hablaba al fiel sobre el destino, la salvación y el papel de la Iglesia desde la concepción de Trento. Presenta un programa iconográfico teológicamente complejo, pero con una factura artesanal y popular (no son unas pinturas hechas por una mano sofisticada).

• El estudio, más allá de describir todos los elementos pictóricos que decoran las paredes de Sant Climent y que compendian el mensaje teológico, tiene la gran virtud de contextualizar la obra en las corrientes artísticas de la época, en el ámbito peninsular y del sur de Francia. Este es el valor añadido del estudio, que aporta el experto en la materia.