Visita a las RR. "Hijas de Cristo Rey", fundadas por el agramuntino Mn. Josep Gras

El Arzobispo de Urgell Mons. Vives, acompañado por Mn. Emili Villegas que actualmente cursa estudios de Liturgia en Roma, visitó el día 28 de enero la Casa General de las Religiosas "Hijas de Cristo Rey" en Roma, para conocer mejor el año conmemorativo del centenario de la muerte del Venerable Mn. Josep Gras Granollers, que comenzará el 7 de julio de 2017 y se extenderá hasta el 7 de julio de 2018. Se reunió con la Superiora general M. Rita María Zurita Fernández F.C.R. y sus 3 Consejeras, y las hermanas de la Comunidad romana, y celebró la Eucaristía dominical.
Mn. Josep Gras Granollers nació en Agramunt el 22 de enero de 1834 y murió en Granada, el 7 de julio de 1918. Ordenado de presbítero en Barcelona con la vocación misionera, residió en Madrid y Écija, e instalado en Andalucía, fue Canónigo del Sacromonte de Granada y se preocupó por la situación de la mujer y la educación de los niños, fundando en 1876 la Congregación de las Hijas de Cristo Rey para responder al clima educativo hostil a la fe cristiana y abiertamente laicista. Publicó muchos opúsculos y artículos como buen publicista en diversas revistas y periódicos españoles y extranjeros. El 26 de marzo de 1994 el Papa san Juan Pablo II lo declaró "venerable" en sus virtudes, dentro de su proceso abierto de beatificación y canonización.
La actual Congregación cuenta con 378 religiosas y 51 comunidades, y está establecida en varios países de Europa, América y África donde desarrolla acción educativa, con numerosas escuelas, y pastoral evangelizadora amplia, con el anhelo apostólico de la extensión del Reinado de Cristo.

3er Curso en Roma para Directores Espirituales de Seminarios y Delegados para el Clero de España

La Comisión Episcopal de Seminarios y Universidades de la Conferencia Episcopal Española (CEE), que preside el Arzobispo de Urgell, Mons. Joan-Enric Vives, junto con la Comisión Episcopal para el Clero de la CEE, organizaron el 3er Curso para Directores espirituales de los Seminarios de España y Delegados diocesanos para el Clero, que tuvo lugar en Roma, en el Pontificio Colegio Español de San José, los días 23 al 27 de enero.

El Curso tuvo como objetivos profundizar en la afectividad de los seminaristas y sacerdotes para que puedan asumir de forma madura su sexualidad y la vocación al celibato que tendrán que vivir un día como futuros sacerdotes de la Iglesia que ya están viviendo en las diversas etapas de la vida de la persona.

Presidió el Encuentro el Arzobispo de Urgell, Mons. Joan-Enric Vives y el Obispo auxiliar de Terrassa, Mons. Salvador Cristau. Participaron con diversas ponencias Mons. Juan María Uriarte, obispo emérito de San Sebastián, Mons. Joan Esquerda Bifet, el sacerdote leridano consultor de la Congregación para el Clero de Roma, el Rev. Emilio Lavaniegos, operario dicoesà mexicano, que trabaja en la Congregación para el Clero y el padre jesuita German Arana, rector del Colegio de la Universidad de Comillas, en Madrid. Entre los participantes está el nuevo Director espiritual del Seminario Mayor Interdiocesano Mn. Javier Vilanova, sacerdote de Tortosa y también Rector del Seminario diocesano de Tortosa.

Los participantes mantuvieron un encuentro con Mons. Jorge Carlos Patrón Wong, Arzobispo Secretario para los Seminarios de la Congregación para el Clero que exhortó a los participantes al curso en la tarea de educar afectivamente a los seminaristas y el miércoles 25 pudieron participar en la Audiencia con el Santo Padre Francisco a quien el Arzobispo de Urgell pudo saludar personalmente unos momentos. Por la mañana habían celebrado la misa en el altar de San Juan Pablo II de la Basílica de San Pedro del Vaticano.

Precisamente, la nueva Ratio Fundamentals Institution Sacerdotalis "El don de la vocación presbiteral" publicada el 8 de diciembre pasado, pide en su nº 110 que "los seminaristas reconozcan y acepten el celibato como un especial don de Dios y tengan una correcta educación en la afectividad de tal forma que puedan comprender, a la luz de la fe, la fuerza evangélica del don del celibato."

Oración por la Unidad de los Cristianos en la Parroquia de St. Ot de La Seu d'Urgell

Presidida por Mn. Xavier Parés, Rector de la Iglesia Catedral y por el Sr. Benjamín Penalva, miembro de la Comunidad Evangélica, un año más, bajo el lema "Reconciliación. El amor de Cristo nos apremia" (2 Co 5, 14-20), se encontraron las comunidades cristianas católica y evangélica para orar por la Unidad de los Cristianos. Fue un rato de oración común en la iglesia de la Misión de La Seu d'Urgell, el martes 24 de enero, muy vivida, participada y compartida.

En una primera parte de la oración, conmemorando los 500 años de la Reforma, se leyó una lectura biográfica sobre Martín Lutero, por parte de la comunidad evangélica, con un comentario muy bien preparado. A continuación se leyó un pasaje bíblico, 2 Cor. 5, 14-20, haciendo oración con el silencio y el canto meditativo.

En la segunda parte de la oración, la comunidad católica leyó un fragmento del Concilio Vaticano II, en concreto, el Decreto sobre el Ecumenismo, Unitatis redintegratio, n.4. A continuación también se leyó un fragmento bíblico de Jn 17, 20-26 que fue acompañando el canto y por la oración personal.

La oración finalizó con una oración de los fieles donde se pidió la unidad de los cristianos y el rezo del Padrenuestro.

Fue un Kairós, un Momento de Gracia, que católicos y evangélicos vivieron como hermanos en la fe, unidos por el mismo Padre del cielo.

Entrega de los premios ¡Bravo! 2017

El Jurado designado por la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social (CEMCS) ha entregado este miércoles 25 de enero los premios ¡Bravo! de este año en Madrid.
Los premios se conceden anualmente con el fin de "reconocer, por parte de la Iglesia, la labor meritoria de todos aquellos profesionales de la comunicación en los diversos medios, que se hayan distinguido por el servicio a la dignidad del hombre, los derechos humanos y los valores evangélicos.

Este año, por primera vez, se ha concedido el Premio ¡Bravo! Fotoperiodismo, que se suma a las nueve categorías que se distinguían actualmente.

El Jurado ha decidido otorgar los Premios Bravo Especial, a Antonio Pelayo, sacerdote y periodista, por su trayectoria en prensa, radio y televisión; Premio ¡Bravo! de Prensa, a Pedro G. Cuartango, por su trayectoria como columnista; Premio ¡Bravo! de Radio a Ángel Expósito, por dar voz a los sin voz en los lugares de conflicto; Premio ¡Bravo! de Televisión en las series históricas (Isabel, Carlos y La Corona partida) emitidas por Televisión Española; Premio ¡Bravo! de Nuevas Tecnologías a Agencia La Machi, por la iniciativa mensual "El video del Papa"; Premio ¡Bravo! Fotoperiodismo a Santi Palacios, por su trabajo profesional sobre los refugiados; Premio ¡Bravo! de Cine a Laura Contreras, por su interpretación en la película "Luz de soledad"; Premio ¡Bravo! de Publicidad en el anuncio "Salvemos las cenas" de McCann Worldgroup España, por Ikea; Premio ¡Bravo! de música al coro de RTVE, por su especialización en la polifonía clásica y religiosa; Premio ¡Bravo! al Trabajo diocesano a Txomin Pérez, de la Oficina de Comunicación de la diócesis de Palencia.
  •