Visita de la Casa Solariega de la Parroquia de Andorra la Vella el Copríncipe Episcopal

El martes día 20 de junio del Arzobispo de Urgell y Copríncipe de Andorra, Mons. Joan-Enric Vives, recibió en el Palacio episcopal de La Seu d'Urgell la visita de unos 90 abuelos y abuelas de la Gente Mayor del Comú de Andorra la Vella a quien Mons. Vives había invitado en el marco de la Visita Pastoral que realizó en la Parroquia de Andorra la Vella el mes de noviembre pasado, donde Mons. Vives pudo conocer la realidad de la Casa Solariega.
Los abuelos agradeciueron al Copríncipe su deferencia ofreciéndole unas pequeñas piezas musicales.

Visita del Síndico Municipal de Agravios de La Seu d'Urgell

El día 20 de junio del Arzobispo de Urgell y Copríncipe de Andorra, Mons. Joan-Enric Vives, recibió en el Palacio episcopal de La Seu d'Urgell, la visita del Síndic Municipal de Greuges de La Seu de Urgell, Ilmo. Sr. Ángel Rúbio Salvador.
Pudieron compartir la problemática que se refleja en su Informe-Memoria de 2016, y también su trabajo por el bien de los ciudadanos de La Seu d'Urgell.

Reunión del Consejo Presbiteral de Urgell

El lunes 19 de junio tuvo lugar la reunión ordinaria del Consejo de Presbiterio de Urgell presidida por el Arzobispo Joan-Enric y a la que asistieron prácticamente todos los Consejeros. Los presbíteros recibieron informaciones de parte del Sr. Arzobispo.
El Vicario de pastoral Mn. Antoni Elvira profundizó en la temática de la vocación y misión de los fieles laicos estudiando cómo algunos fieles pueden ser llamados a la participación en el ejercicio del cuidado pastoral de una Parroquia ofreciendo una serie de apuntes concretos para la Diócesis de Urgell que fueron comentados por parte de los Consejeros. Un rico diálogo entre los sacerdotes fue esbozando el perfil de estas personas que deberían ser llamadas por parte del Sr. Arzobispo y las implicaciones concretas para la pastoral.
A continuación el Delegado de juventud de la Diócesis, Sr. Lluís Plana, presentó a los Consejeros el trabajo que desde la delegación de juventud de Urgell ha realizado con el fin de responder y trabajar el documento preparatorio del próximo Sínodo de Obispos, los jóvenes, la fe y el discernimiento vocacional.
En el transcurso de la reunión se hizo público el nombramiento de los nuevos Obispos auxiliares de Barcelona a quien los sacerdotes encomendaron rezando el Ángelus en la iglesia del Seminario diocesano. Una comida de hermandad en el Seminario diocesano, con una larga sobremesa con diversas informaciones diocesanas, concluyó la reunión del actual Consejo.

Fiesta del Corpus en la Catedral y en todo el Obispado

El domingo 18 de junio en todas las Parroquias del Obispado se celebró con solemnidad la fiesta tan tradicional del Corpus Christi, exaltación del amor a Jesús, hecho Eucaristía para la salvación del mundo, y manifestación de fe popular en su presencia real. En muchas parroquias tuvo lugar un Acto eucarístico o la Procesión por las calles de los pueblos, con el deseo de que el Señor visite con su presencia salvadora todos los rincones de la vida de cada día.
En la Catedral de Sta. Maria de La Seu d'Urgell, el Arzobispo Joan-Enric, acompañado del Capítulo Catedral y de los sacerdotes de la ciudad, presidió por la tarde la solemne Eucaristía y la procesión por las calles de la Ciudad donde participaron un buen grupo de niños que este año habían recibido su primera comunión así como los Armats de la ciudad de la Seu d'Urgell. En la plaza del Mercado, centro neurálgico de la ciudad, tuvo una pequeña "statio" con la bendición del Santísimo Sacramento para con todos los ciudadanos y, muy especialmente, los enfermos y los que pueden pasar por momentos de dificultad.
En su homilía el Arzobispo ha valorado muy especialmente el trabajo de los voluntarios y voluntarias de Cáritas diocesana de Urgell y las Cáritas parroquiales que manifiestan que la fe en la Eucaristía nos compromete a ser portadores de amor concreto y generoso a todos los que más lo necesiten. Pidió a los fieles saber agradecer el gran don de la Eucaristía que es Jesucristo que queda en medio de nosotros bajo las especies del pan y del vino eucarístico, presencia real de Él mismo y alimento para el camino de la vida.