Visita Pastoral a Sant Julià de Lòria: Inicio en el Santuario de la Virgen de Canòlich (1)

"En nombre de los cristianos de la parroquia de Sant Julià de Lòria nos complace darle la más cordial bienvenida. Lo hacemos en un lugar muy emblemático y querido de nuestra parroquia como es el Santuario de la Virgen de Canòlich, la advocación de la Virgen más querida de los lauredianos. A ella le pedimos que le bendiga y que le asista en su tarea de Pastor diocesano". Con estas palabras de la Sra. Lourdes Marfany, miembro del Consejo de pastoral de la Parroquia de Sant Julià de Lòria (Principado de Andorra), ha sido recibido Mons. Joan-Enric Vives, Arzobispo de Urgell y Copríncipe de Andorra, en la primera de las actividades de la Visita Pastoral que, entre el domingo 22 de octubre y el 2 de noviembre, llevará a cabo en Sant Julià de Lòria.

Mons. Vives ha mantenido un encuentro en el Santuario de Canòlich con el Consejo de Pastoral, el Consejo de Cáritas, el equipo de catequistas, el equipo de lectores, los alumnos y otros agentes parroquiales y con la asistencia del Cónsul Mayor de la Parroquia, Hble. Sr. Josep Miquel Vila Bastida. En las palabras de bienvenida al Arzobispo, la representante parroquial ha ido desgranando las actividades e iniciativas que a lo largo de los últimos siete años se han llevado a cabo, poniendo énfasis en la catequesis de 250 niños, en la creación de actividades para jóvenes como el Festival Canòlich Music y la intensa actividad de Cáritas parroquial, donde colaboran unos treinta voluntarios.

Mons. Vives ha respondido con agradecimiento a esta calurosa bienvenida poniendo de relieve la larga historia de fe que ha caracterizado el Principado de Andorra y que se remonta con seguridad al siglo V, Sin excluir la posibilidad de un origen más antiguo, y la importancia que siempre ha tenido la Parroquia de Sant Julià de Lòria en la entrada sur de los Valles de Andorra. Ha querido recordar el valor y el sentido de la Visita Pastoral que el Obispo-Copríncipe lleva a cabo con el fin de conocer de primera mano la realidad de la vida de los fieles y las realidades que les preocupan, que viven y que les son retos en estos momentos.

Destacó que en el siglo XXI ser cristiano es una decisión personal que se suma a la fe recibida y transmitida, recordando las palabras del Papa Benedicto XVI cuando afirmó que "la fe se propone y no se impone, y que se transmite por atracción" ya que es gracias a la atracción del testimonio de los cristianos que la fe se convierte en plausible por los hombres y mujeres de hoy.

Después de un diálogo espontáneo con los presentes los fieles han cantado juntos los Gozos a la Virgen de Canòlich encomendando los frutos espirituales de la Visita Pastoral que se iniciaba en aquel día a la Madre del cielo. A continuación ha tenido lugar un pequeño refrigerio de hermandad donde los fieles han podido acercarse al Sr. Arzobispo-Copríncipe y compartir con él sus inquietudes e ilusiones.