Semana Misionera en Ponts

La Jornada del Domund llevó hasta Ponts y poblaciones cercanas al P. Antoni Calvera, misionero comboniano. Esta experiencia y testimonio se hizo dentro del proyecto de la Delegación Diocesana de Misiones de organizar en diferentes lugares del Obispado unas animaciones misioneras coincidiendo con la celebración del Domund, y que en los últimos años se han hecho en diferentes arciprestazgos del Obispado.
El P. Antoni participó en una serie de actividades para poder explicar cuál es la tarea y la vocación de los misioneros y misioneras -actualmente hay unos 500 que son catalanes y están presentes en todo el mundo-, y también para explicar el significado del lema y el mensaje de este año "Sé valiente. La Misión te espera".

De manera especial participó en las celebraciones de las misas dominicales del domingo 22 de octubre coincidiendo con la Jornada Mundial del Domund; así celebró y predicó la homilía en las parroquias de Seró, Ponts, Artesa de Segre y del Monasterio de Refet . En su sermón el P. Antoni recordó, entre otras reflexiones, que todos somos misioneros por el bautismo que hemos recibido y que además de la limosna es necesario rezar por las misiones, por los misioneros y por las comunidades de estos países en vías de desarrollo. Unas palabras que enlazan con las que el Sr. Arzobispo Joan-Enric dirigió a los fieles: "Conviene que todos seamos más misioneros, ya que actualmente nos damos cuenta de que la misión comienza muy cerca, tal vez en nuestras mismas familias que se olvidan de la fe o se han dormido en la comodidad egoísta. Gracias a todos los que oráis, trabajáis y aportáis donativos para las comunidades más jóvenes y por los misioneros" (Hoja Dominical del 8 de octubre).
La estancia en Ponts del P. Calvera también sirvió para poder hacerse presente en la Escuela de Ponts y dar una charla a los mayores de la escuela, los alumnos de Ciclo Superior, que estuvieron muy interesados ​​en la vida misionera del P. Antoni en África y más concretamente en Sudáfrica y Etiopía donde estuvo trabajando durante 17 años. Un bonito y enriquecedor diálogo entre los niños y el misionero acompañó su intervención, recordando a los alumnos la importancia de ser misioneros no sólo en el tercer mundo sino también en nuestro país, la necesidad de no malgastar la comida, saber compartir y ser agradecidos con todo el mundo, y sobre todo no tener ni permitir actitudes de racismo y xenofobia, todos los chavales estuvieron bien de acuerdo. También se hizo presente un rato con la coral de la tercera edad de Ponts "L'Amistat" para compartir su experiencia misionera, la coral le regaló una serie de cantos como agradecimiento a su presencia.
Esta presencia del P. Calvera fue agradecida por los fieles y la gente de las parroquias, ya que supo, como nos pide el lema de este año, hacer crecer un corazón valiente y misionero en muchos de aquellos que lo escucharon.