La Secretaría de la Conferencia Episcopal Tarraconense, ante el terrible atentado ocurrido en Barcelona el 17 de agosto de 2017, manifiesta lo siguiente:

Los obispos de Cataluña se sienten totalmente consternados por las víctimas mortales, así como por las decenas de heridos, que ha causado el terrible atentado terrorista de este jueves día 17 de agosto en la ciudad de Barcelona. 

Condenan la barbarie de este atentado, y el menosprecio que significa para la vida humana y su dignidad. Ninguna causa justifica la violencia ni la muerte de nadie.

Los obispos encomiendan las víctimas mortales a la misericordia de Dios, y rezan intensamente por los heridos, por los familiares y amigos de todos los afectados, así como por la archidiócesis de Barcelona, y les acompañan solidariamente en el dolor por esta tragedia que ha tenido lugar en una ciudad como Barcelona, siempre comprometida por la causa de la paz y de la justicia.

Barcelona, 17 de agosto de 2017


Fuente: Gabinet d’Informació de l’Església a Catalunya