Testimonio de Cristina Ribot, virgen consagrada de Urgell, en Salamanca

Durante el Encuentro Nacional de la Orden de las Vírgenes Consagradas en Salamanca del 2 al 6 de agosto, la virgen Cristina Ribot, de Sant Julià de Lòria, Principado de Andorra y Obispado de Urgell, ofreció su testimonio del encuentro internacional en febrero en Roma, con el Papa Francisco, que os ofrecemos a continuación tal como lo expresó en Salamanca:


"Buenos días a todos,

Cuando Margarita me pidió que diera mi testimonio sobre el “Encuentro Internacional de la Vida Consagrada”, que tuvo lugar en Roma del 27 al 31 de enero de este año, no le respondí de inmediato. Sentía que me faltaba tiempo para comprometerme, ya que me iba a Clermont-Ferrand, el día siguiente para asistir a la ceremonia de consagración de una amiga en el Orden de las Viudas.

Poco antes de la ceremonia de consagración de mi amiga, me presentaron a Claire, Virgen Consagrada en Auvergne. Su rostro me parecía conocido. ¿Dónde la había visto antes? Le pregunto si había estado en Roma. Me contesta: “Estuve, y tú te cuidabas del guardarropa.” ¡Un bonito guiño de Dios!

De vuelta a casa, pienso en la palabra guardarropa. El Señor me llama, me enseña cómo la pedagogía divina se ha puesto en marcha y, al mismo tiempo, me muestra de qué manera debo dar testimonio y así responder a la petición de Margarita. Desde ese momento, dos palabras se me quedan en la mente: guardarropa y misión.

Antes de mi partida hacia Roma, Pura me llamó por si quería hacerme cargo de la recepción de los participantes de lengua francesa. Contesto que sí.

Al llegar a Roma, con casi dos horas de retraso, nos dirigimos rápidamente al Antonianum, lugar de encuentro del Ordo Virginum. Para presentarme me fui hacia el lugar de recepción de lengua francesa. Allí nos explican lo que tenemos que hacer para entregar las acreditaciones. Momento de fraternidad compartida, de encuentro.

Hacia las 16 horas, fuimos a la Plaza de San Pedro y entramos por la Puerta Santa. Pasar por esta puerta fue la primera emoción, fue un momento de comunión ya que sentí en este instante que todas las personas encontradas en mi vida pasaban la puerta conmigo. Pueblo que avanza, Iglesia en marcha, estoy emocionada y conmovida.

Dentro de la Basílica participamos en una vigilia de oración en varios idiomas pero con un solo corazón. Mons. José Rodríguez Carballo, (Arzobispo Secretario de la Congregación para los Institutos de Vida Consagrada y Sociedades de Vida Apostólica), preside la ceremonia y nos habla del camino de las bienaventuranzas, de la alegría y de cómo difundir la alegría de Cristo: “Para un consagrado, la alegría no es una posibilidad sino una responsabilidad,” y añade “Gratis lo recibisteis, dadlo gratis” (Mt 10, 8). Estas palabras hacen eco en mí.

Al día siguiente, 29 de enero, nos reunimos todos en la sala Pablo VI. Por primera vez todas las formas de vida consagrada se reúnen juntas. La presencia de religiosos de la Iglesia Anglicana, Luterana, Ortodoxa convierten este encuentro en un encuentro ecuménico: somos 5.000... Todas las conferencias son enriquecedoras: “Lo importante es caminar, no la meta, y en este caminar tenemos que procurar que la espiritualidad sea más sólida, más encarnada, no tanto de devociones si no más dinámica, de hecho más misionera.

Las jornadas del 30 y 31 de enero estaban reservadas al encuentro de grupos del mismo colectivo, cada uno tenía su propia sala. Para el Ordo Virginum, es el Auditorium Antonianum. Aquí también soy voluntaria, siempre en francés. Formamos dos equipos, uno para el guardarropa y el otro para la acogida. Yo, formo parte del segundo grupo y tenemos que estar en el Auditorium una hora antes del encuentro. Cada grupo sabe lo que tiene que hacer y todo funciona. Las conferencias son todas muy enriquecedoras pero lo más interesante son los testimonios que dan diferentes personas: en Kenia con los prisioneros, con los enfermos en Australia, defendiendo el derecho de la familia en Valencia, en ecumenismo en Rusia; con los pobres en Burkina Faso; en los Estados Unidos con enfermos terminales; pero especialmente emotivo fue el testimonio de una Virgen Consagrada en un país en guerra, Iraq, donde toda su familia tuvo que abandonar el país mientras ella, habiendo podido huir, decidió permanecer junto a sus hermanos en la fe, acompañando a su Iglesia. Todos estos testimonios me han hecho ver la belleza de nuestro carisma y la diversidad de los dones recibidos.

Al día siguiente, también partimos una hora antes y al llegar, la responsable de las participantes francesas, con la que formo equipo, viene a mi encuentro para comunicarme que faltan personas para ocuparse del servicio de guardarropa. Estando dispuesta a dar una respuesta negativa, de repente el Señor me recuerda una carta que mi madre espiritual me había dado antes de irme a Asís, para efectuar una misión en el monasterio de las Clarisas.

“La misión es un tiempo de humildad, de salida de sí mismo, de don de uno mismo, nos exponemos a la mirada del otro y del Totalmente Otro. Es tiempo de obediencia, de abandono confiado, de desapropiación y de ofrenda. No vamos allí para “dar un servicio” a las hermanas, para “ayudar” a las hermanas, vamos allí para servir y dar testimonio del amor del Señor.

Hay que ir con el espíritu del “lavatorio de pies”, es en el corazón de este servicio gratuito, de este acto inaugurado por Cristo, que realmente vamos a sostener a nuestras hermanas. No realizamos un acto de caridad.

No hacemos más que dar unas migas de nosotras mismas en retorno de lo que hemos recibido, de lo que recibimos y de lo que recibiremos de parte de Dios. Durante este tiempo, seamos sencillas, discretas, humildes, cariñosas y fieles a la Palabra.

Id de dos o tres como los primeros hermanos. Que cada una realice los actos para los cuales se ha comprometido, con responsabilidad y con alegría.

Evitad toda crítica, todo juicio, toda interpretación, apoyaos las unas a las otras cuando os encontréis para seguir vuestra misión en la paz de Cristo y dar alegría a las que os acogen en confianza.”

Y aquí, ya no me interrogo más. Pregunto al equipo si alguien quiere asegurar el servicio conmigo. Me fui al guardarropa con alegría profunda. Acababa de abandonarme y poner, mi acto en Cristo y todo cambió. Este servicio lo cumplimos con alegría y riendo mucho.

Todas las personas solicitadas para prestar servicio (lectores para los oficios, las misas y las oraciones y todo en varios idiomas) permitieron que estos dos días intensos se desarrollaran sin ningún problema, a pesar de que no nos conocíamos… Me impresionó la disponibilidad de todas las personas solicitadas que permitieron hacer que estas jornadas fueran un éxito. Impulsadas por el Espíritu Santo, su soplo inspiró la elección de las personas que intervinieron.

El lunes nos preparamos para ir al encuentro con el Papa Francisco. Se respira un ambiente festivo, de júbilo. Intentamos conseguir los mejores lugares para verlo de cerca. Llega, lo veo cansado, se desplaza con dificultad, pero cuando toma la palabra, ¡qué cambio!: sus palabras, sus gestos, todo su ser no forma más que uno, se transforma. Ya no percibo su cansancio, irradia; pone énfasis en los 3 pilares de la vida consagrada: Profecía, Proximidad y Esperanza. Y dijo:

La Profecía es decir a la gente que hay un camino de alegría, un camino lleno de júbilo, es el camino de Jesús, es el camino de estar junto a Jesús. La Profecía es un don, un carisma que debemos pedir al Espíritu Santo del modo siguiente: “os pido que yo sepa decir la palabra en el momento oportuno, que haga cada cosa en el momento oportuno, que toda mi vida sea profecía.”

La Proximidad es conocer y reconocer la persona, estar junto al hermano, tener el espíritu de fraternidad del que está más cerca de nosotros, no decir mal de los demás. El Papa Francisco insiste: “si durante este año de misericordia cada uno de nosotros consigue no hablar mal del otro, será un gran éxito para la Iglesia.

La Esperanza nace de la intensidad con la cual oramos.

En este día de la presentación del Señor al Templo, 2 de febrero, día mundial de la Vida Consagrada, pude participar en la eucaristía presidida por el Papa Francisco. El Santo Padre nos instó a no olvidar nuestra primera llamada, nuestro primer amor, que recordemos siempre este amor por el cual nos ha llamado y nos instó además a no olvidar que hoy también el Señor nos llama y a no dejar menguar la belleza y la fascinación de esta primera llamada.

Este encuentro me ha permitido ver, todavía más, la necesidad de la oración personal, de vivir la Palabra, y gracias a esto vivir de la Palabra, de escucharla y dejar que el Señor la trabaje en mi.

Gracias.

Cristina Ribot,

Sant Julià de Lòria - Andorra"

 

 

XXVI Encuentro de la Orden de las Vírgenes en Salamanca

Entre los días 2 y 6 de agosto tuvo lugar en Salamanca el XXVI Encuentro estatal de la Orden de las Vírgenes. Se congregaron unas 65 consagradas para compartir experiencias, fortalecer la vocación común y recibir conferencias formativas, este año referentes al tema de la misericordia. Los ponentes fueron el Card. Ricardo Blázquez, Arzobispo de Valladolid y Presidente de la CEE, Mons. Raúl Berzosa, obispo de Ciudad Rodrigo, el P. Ricardo de Luis, OP, y Mn. Florentino Gutiérrez, Vicario General de Salamanca.
Pudieron disfrutar del marco religioso, histórico y arquitectónico de Salamanca con visitas guiadas por las catedrales y lugares más importantes, como la iglesia, claustro y convento de San Esteban de los Dominicos, la Iglesia de la Purísima con los impresionantes lienzos de Ribera, y una visita a Alba de Tormes, donde está enterrada Sta. Teresa de Jesús.
De nuestro Obispado participaron Anahí Biorci y Cristina Ribot, la segunda intervino en las jornadas con un testimonio suyo sobre el Encuentro Internacional, celebrado en Roma en febrero de 2016, con motivo de la clausura del Año de la Vida Consagrada, compartiendo su experiencia como participante y voluntaria.
El próximo Encuentro Nacional está previsto el próximo año en Valencia. En estos encuentros pueden participar también mujeres que tengan interés en conocer esta forma eclesial de especial consagración reinstaurada desde el Concilio Vaticano II.

Conciertos solidarios "Música contra la pobreza infantil" en Vielha y La Seu d'Urgell

El sábado día 6 y domingo 7 de agosto en Vielha y en la Catedral de La Seu de Urgell tuvo lugar sendos conciertos solidarios contra la pobreza infantil a beneficio de Cáritas Diocesana de Urgell a cargo de la "Orquesta UNESCO Barcelona" bajo la dirección del prestigioso violinista y director de orquesta Sr. Gonçal Comellas.

Asistieron los Alcaldes y en Vielha el Arcipreste del Valle de Aran Mn. Pere Balague, y en La Seu la Presidenta de Cáritas Cataluña, Sra. Carmen Borbonès, así como el Vicario General Mn. Josep M. Mauri, el Decano del Capítulo Mn. Xavier Parés, el Director de Cáritas Diocesana de Urgell, Sr. Joseo Casanova, el Director de Cáritas Andorrana, Sr. Amadeu Rocamora y otras autoridades así como una gran cantidad de fieles y amantes de la música que llenaron la parroquia de Vielha y el templo románico de Santa María.
Tal y como recordó el inicio del concierto de La Seu el Decano Mn. Xavier Parés, éste era el 13º concierto solidario que a lo largo del 2016 llevará la música toda Cataluña para colaborar con Cáritas en sus programas de ayuda a la familia y la infancia. La música se convierte así un altavoz que ayuda a romper el silencio contra la pobreza impuesta a miles de familias, y, por tanto, a sus hijos. Cáritas diocesana de Urgell y Cáritas Parroquial de Aran y de La Seu d'Urgell están fuertemente implicados en la acción social y caritativa para ayudar a la promoción humana y el desarrollo integral de las personas, sensibilizar a la sociedad y promocionar la justicia social en partir de la Doctrina Social de la Iglesia.

La Orquesta UNESCO Barcelona proviene de una larga tradición en las orquestas catalanas de cámara. Ha actuado en varias ocasiones en el Palau de la Música Catalana, en el Liceu y en grandes escenarios. El director en esta ocasión, Sr. Gonçal Comellas, es uno de los más importantes violinistas de su generación y ha ganado numerosos premios. Como director de orquesta ha sido invitado en numerosas orquestas y ha sido el fundador de la Orquesta de Cámara Reina Sofía, Orquesta Catalana de Cámara y Orquesta UNESCO Barcelona, ​​de quien es el director titular.

Los Conciertos fueron organizados por la Fundación Música Solidaria, La Fundación BBVA, la Fundación Antigues Caixes Catalanes y Caixa Catalunya y con la colaboración del Obispado de Urgell, el Ayuntamiento de Vielha, el Consejo General de Aran, y el Ayuntamiento de la Seu d'Urgell y el Consejo Comarcal del Alt Urgell.

Uni2 - Conocer para amar. Mariápolis 2016 en Logroño

Los días 1 al 5 de agosto tiene lugar en Logroño la Mariápolis, que es el encuentro anual de los Focolares de España, en la que participan algunos miembros de nuestra Diócesis de Urgell y otras de las Diócesis de Cataluña. El lema de este año: "Uni2 - Conocer para amar".

El 1 de agosto con una colorida fiesta de bienvenida comenzó el programa. La Sra. Paloma Corres, Concejala de Familia e Igualdad de oportunidades, en su discurso de bienvenida en nombre de la Alcaldesa de Logroño, abrió las puertas de la ciudad a todos los participantes, invitándolos a disfrutar de él y construir puentes entre las personas, buscando aquello que nos une.

Tras la Mariápolis del año 2015, con el lema "Caminar por las fronteras" han sido muchas las actividades que se han realizado a lo largo del año pasado. Igualmente después de esta Mariápolis 2016, un grupo de jóvenes viajará a Jordania para pasar las vacaciones ayudando en un campo de refugiados gestionado por Cáritas Jordania.

Después de un intervalo artístico, un espacio de diálogo en el que intervinieron personas de diferentes ámbitos profesionales, todos coincidían en que la diversidad es un hecho, una realidad; que sólo desde el conocimiento del otro, se puede llegar a estimar la diversidad ... ¡y que esto es posible!

Durante todos estos días tendrán lugar grupos de diálogo, actividades culturales, visitas y tiempo de oración, para vivir el ideal focolarino de la unidad.

El Movimiento de los Focolares u Obra de María es un movimiento eclesial, con el fin de promover la unidad y la fraternidad universal en el amor al prójimo, por la que se caracteriza por su fuerte vocación al ecumenismo y el diálogo interreligioso.

El Movimiento de los Focolares comprende diferentes ámbitos y «ramas»: jóvenes, niños, adultos, sacerdotes, consagrados, matrimonios, en diferentes áreas profesionales como educación, salud, economía, política, artes, etc. Son impulsores de la llamada «economía de comunión».
2016 Mariápolis web