Beatificación de los 16 mártires de Barcelona

La Basílica de la Sagrada Familia acogió el día 10 de noviembre la beatificación de los 16 mártires de la archidiócesis de Barcelona; 13 religiosos de las congregaciones de San Pedro ad Víncula, Capuchinas de la Madre del Divino Pastor, Franciscanas de los Sagrados Corazones y tres laicos. El acto fue presidido por el Prefecto de la Congregación para las Causas de los Santos, el cardenal Angelo Becciu. Concelebraron a él, el Cardenal Arzobispo de Barcelona, ​​Joan Josep Omella y sus Obispos auxiliares. El Arzobispo de Urgell, Mons. Joan-Enric Vives, también participó en la ceremonia acompañado del Vicario General de Urgell, Mn. Josep Maria Mauri.
Con motivo de las beatificaciones, el viernes 9 a las 19 h, tuvo lugar una vigilia de oración, en la basílica de Santa María del Mar, con el obispo Sergi. Además, posteriormente a las beatificaciones, el domingo 11 a las 13 h se celebrará una misa de Acción de Gracias, en la Catedral de Barcelona para los nuevos beatos de la Iglesia, con el cardenal Omella.

Son 16 los religiosos que integran la causa aprobada por el Papa Francisco, los cuales forman parte de Comunidades en Cataluña. Entre ellos, nueve pertenecen a la Congregación de San Pedro ad Vincula: Padre Teodoro (Cirilio) Illera del Olmo; Hno. Joaquin (Jacinto) Gómez Peña; Hno. Máximo (José) Franco Ruiz; Hno. Bernardo (Emilio) Puente González; Hno. Estanislao de Kostka (Ismael) Tajadura Marcos; Hno. Ángel de la Iglesia Ocina, Hno. Ricardo (Albino) Guerra Villaizán; Hno. Acacio Ma. Calleja Santamaría. En relación con la Congregación figuran, también, tres laicos benefactores: Gregorio Díez Blanco; Camila Díez Blanco y Eliseo Moradillo García.

Por otra parte, tres de las mártires pertenecientes a la Congregación de Hermanas Capuchinas de la Madre del Divino Pastor: Hna. Andrea (Ramona) Solans Ballesté; Hna. Ma. Auxili (Josefa) Noguera y la Hna. Patrocini (María) Vilanova. De la Congregación de las Hermanas Franciscanas de los Sagrados Corazones también está la Madre Carlota de la Visitación (baudeleriano) Duque Belloso.

Los 16 mártires fueron víctimas, en los años 1936 y 1937, de la persecución religiosa sobrevenida en los años treinta. Por orientaciones diocesanas y vaticanas se unieron las tres Congregaciones indicadas y los laicos. En este sentido, el grupo incluye sacerdotes, personas consagradas y laicos; jóvenes y ancianos; hermanos estudiantes y superiores; obreros, padres de familia y educadores: todos ellos servidores, por el Evangelio y el amor a Dios, hasta su entrega martirial.

Las Congregaciones comunican la alegría de contar con hermanos y hermanas "señalados por la fidelidad, el amor y la entrega". Por eso, "ellos son testigos de fe, de caridad y de perdón, son modelo y referencia para todos nosotros", aseguran. En esta línea, indican que "niños, jóvenes y adultos encontramos en ellos, intercesores y guías en nuestro camino". De hecho, aseguran que "los nuevos beatos transmiten un mensaje actual y de amplitud eclesial". "En relación al año del Sínodo de los Jóvenes, presentan una experiencia eclesial de fe, de entrega y de discernimiento vocacional".