¡Ven Espíritu Santo!

Ven Espíritu Santo Defensor, Espíritu de amor y de paz,
Creador de las obras de Dios y Maestro de la oración.
Fortalece nuestra debilidad, disipa toda oscuridad,
enséñanos a orar,
y derrama en nosotros tus siete dones sagrados:
sabiduría e inteligencia, consejo y fortaleza,
ciencia, piedad y temor de Dios.

Tú eres el Espíritu que nos enseña a ser pobres
a amar los pobres, como Dios los ama,
y a descubrir que toda persona es un hermano.
Pon dentro de nosotros el perdón y la apertura a la misericordia,
la ternura y el gozo que no se acaba.

Ven, Espíritu, Tú que eres viento de libertad,
agua viva que adereza todo lo reseco,
luz que siempre ilumina en la oscuridad,
fuego de amor que nos abrasa y empuja,
paz que endulza el alma
y comunión con el Padre por Jesucristo.

Ven, Espíritu, Tú que eres el alma de la Iglesia,
y no dejes de suscitar carismas y dones
en nuestras comunidades.
Ayúdanos a ser Iglesia abierta y misionera,
hospitalaria y fiel a la acogida de todos,
maestra de humanidad y servidora humilde de todos.

Ven, Espíritu, y haz nacer la fraternidad entre nosotros,
da vida a las estructuras que estén moribundas,
haznos crecer en amor y fidelidad a la oración,
enséñanos a tener conciencia moral afinada,
a ser valientes para testimoniar la fe con palabras y obras,
y a vivir comprometidos cerca de los que sufren.

¡Ven Espíritu Santo! Renueva la Iglesia de Urgell,
pastores y fieles; niños y jóvenes y mayores;
para que nos parezcamos a Cristo y ofrezcamos al Padre
la gloria que sólo Él se merece.

¡Santa Pascua de Pentecostés!