×

Advertencia

JFolder: :files: La ruta no es una carpeta. Ruta: /var/www/vhosts/bisbaturgell.org/httpdocs/images/galeries/191117Socós

Tiempo para profundizar en nuestro amor familiar (1)

Para profundizar en la vida y el amor en las familias, después de dos Sínodos de obispos, el Papa Francisco ha escrito una Exhortación Apostólica Amoris Laetitia, La alegría del amor, bastante larga, como reconoce él mismo en el núm. 7, y que aconseja no leerla seguida, sino profundizarla «pacientemente una parte tras otra» y buscar los temas que más pueden interesar a cada uno. No podemos dejarla olvidada. El Papa señala los capítulos 4º y 5º como aquellos en los que los esposos pueden encontrarse más implicados. Algún día de este verano, con vivencias de familia reencontrada, y en un clima sin tantas prisas, quizás podremos leerla y reflexionar algún aspecto o capítulo.

El capítulo 4º titulado "El amor en el matrimonio" (nn. 89 al 164), es un capítulo fundamental, y está dividido en cuatro partes: 1. Nuestro amor cotidiano; 2. Crecer en la caridad conyugal; 3. Amor apasionado; y 4. La transformación del amor.
  1. Nuestro amor cotidiano: esta parte sigue los aspectos que según el apóstol Pablo caracterizan el amor cristiano (Cf. 1Cor 13): la paciencia, la benevolencia, el curar la envidia, no ser presuntuosos ni orgullosos, la amabilidad, el distanciarse generoso, el prescindir de la violencia interior, el perdón, el compartir las alegrías de los demás, excusar todo, tener confianza, esperar, soportarlo todo. Con meditar poco a poco cada una de estas características y tratar de ponerlas en práctica, sin miedo a los fracasos, sabiendo que Dios es misericordioso y podemos volver a empezar siempre, ya tendríamos bastante para este verano...
  2. Crecer en la caridad conyugal: esta parte está subdividida en cinco apartados que van poniendo de manifiesto que el amor verdadero entre los esposos no cesa jamás de crecer. Este amor es para siempre y hace que todo se tenga en común. La alegría y la belleza del amor. Casarse por amor. Un amor que se manifiesta y crece. El diálogo entre los esposos.
  3. Amor apasionado: también aquí encontramos cinco apartados en que se analizan las características psicológicas del amor matrimonial, sin obviar los peligros que pueden dañarlo e incluso destruirlo; al mismo tiempo introduce la temática de la opción por la virginidad. El mundo de las emociones. Dios ama la alegría de sus hijos. La dimensión erótica del amor. Violencia y manipulación. Matrimonio y virginidad.
  4. La transformación del amor: esta es una parte única en sí misma, y trata de cómo con el adelanto de la edad de los esposos, el amor experimenta cambios tanto a nivel físico como espiritual, y hay que hacer siempre una opción por la renovación de la promesa de amarse el uno al otro hasta el final, y eso hoy en día puede durar decenios. Si sabemos mantener el amor al nivel que Dios nos la ha dado, pidiéndole su ayuda, entonces se "despierta una nueva forma de emoción en el desempeño de la misión conyugal», y el amor encuentra matices de ternura que antes no se habían aún experimentado.
Que estas ideas de la Exhortación del Papa nos espoleen a querer coger entre las manos este documento, a leerlo, meditarlo y, sobre todo, a ponerlo en práctica en las relaciones matrimoniales de las familias, para que el amor entre los esposos sea cada vez más parecido al que Dios ha querido desde la eternidad.