La basílica del Santo Cristo de Balaguer

El próximo día 9 de noviembre, en la fiesta gozosa del Santo Cristo y en el Año Jubilar de la Misericordia, celebraremos que el Papa Francisco, con fecha 9.5.2016, nos ha regalado el don precioso del título de Basílica Menor a nuestro querido Santuario del Santo Cristo de Balaguer. Es un gesto importante para toda la Diócesis y aún más allá.

El título de Basílica menor es un honor concedido por el Papa a aquellas iglesias más importantes que, en atención a su historia y cultura, vida litúrgica y acción pastoral, son particularmente significativas. La concesión del título de Basílica Menor procura fortalecer la vinculación con la Iglesia de Roma y con el Santo Padre, y al mismo tiempo promueve su ejemplaridad como centro de especial acción litúrgica y pastoral en la ciudad y en la Diócesis, y es lugar privilegiado para acoger el perdón y la indulgencia. Con la nueva Basílica del Santo Cristo de Balaguer serán 5 las de la Diócesis: la Catedral de Sta. María de La Seu d'Urgell, la de Ntra. Sra. de Valldeflors en Tremp, la de Ntra. Sra. de Meritxell en Canillo, patrona de Andorra, y la de Ntra. Sra. de Núria, en Queralbs, patrona de toda nuestra Diócesis.

La nueva Basílica del Santo Cristo proviene de la antigua iglesia dedicada a Santa María de Almatà que ya se encuentra documentada en 1094, en la época del conde Ermengol IV de Urgell, y en 1351 fue cedida a la comunidad de Monjas Clarisas. No fue hasta 1622 que pasó a denominarse Santuario del Santo Cristo de Balaguer. Los orígenes históricos y legendarios de la Sagrada Imagen del Santo Cristo ya son explicados por Henrique Cook en 1585, y luego por el P. Vicente Domènech en 1602. Todos se refieren a la imagen tan devota del Cristo que supuestamente habría realizado Nicodemo, conmovido por la muerte en Cruz del Redentor. Después de la destrucción en 1936 de la sagrada imagen gótica, el Santuario está presidido actualmente por una copia realizada por Joaquim Ros y Josep Espelta, y bendecida por el obispo Ramón Iglesias en 1947.

En el "Himno de la Romería" en honor del Santo Cristo de Balaguer, estrenado en 1900, su victoria en la Cruz viene cantada con verso vibrante por el gran poeta del renacimiento de la lengua catalana, Mn. Cinto Verdaguer y con una música muy inspirada del Maestro Sorribes. Proclama con fe: "Del cel blau per la drecera siau el nostre davanter; siau la nostra bandera, Sant Cristo de Balaguer”.

Subamos a venerar el Santo Cristo en su Basílica. Impresiona ver cómo tantas personas suben a orar. De día y de noche, solemnemente o bien de forma íntima... El Santo Cristo de Balaguer nos recibe a todos y nos consuela a todos. Cargado de nuestros dolores y exhausto, nos envía un último suspiro de misericordia y de paz, abre sus brazos para abrazar a todos, para consolarnos a todos. Él carga sobre sí con todo el sufrimiento del mundo y lo transforma en vida. Busquemos en Él la fuerza de la misericordia de Dios, para ser "misericordiosos como el Padre celestial es misericordioso" (Lc 6,36). El Papa Francisco ha honrado Balaguer, la Noguera y toda nuestra Diócesis de Urgell, otorgando el título de Basílica al Santuario. Ahora nos toca a nosotros ofrecer el testimonio del amor a Jesucristo con obras y de verdad, y vivir la comunión filial con el Santo Padre, asumiendo nuestro compromiso obediente a su programa de fidelidad al Evangelio de la alegría.