Oremos con la Liturgia de las Horas

En estas semanas está teniendo lugar la presentación y difusión de la reedición de la Liturgia de las Horas en lengua catalana, editada en cuatro volúmenes, y también se ha realizado una edición abreviada en un solo volumen, y una presentación para los nuevos medios de comunicación digitales. Es una obra esperada, que nos llega después de una atenta revisión según los criterios de la Iglesia, que ha sido preparada por los Delegados diocesanos de Liturgia de las Diócesis con sede en Cataluña, con la ayuda de técnicos diversos. Los Obispos de Cataluña después de recibir el reconocimiento de la Santa Sede, la proponemos a todo el Pueblo de Dios para que sea nuestra oración, fuente de nuestra vida espiritual, ya que es la oración oficial de la Iglesia y goza de gran estima.

La Liturgia de las Horas es la oración oficial de la Iglesia, el Oficio divino, como la llama el Concilio Vaticano II, que le dedicó todo el capítulo IV de la Constitución sobre Liturgia (SC nn 83-101). Allí se recomienda esta oración que es obra de Cristo y de la Iglesia, ya que Cristo une a Él mismo la completa comunidad humana, y la asocia al "canto de este divino himno de alabanza, ya que su función sacerdotal se prolonga a través de su Iglesia, que, sin cesar, alaba al Señor e intercede por la salvación de todo el mundo no sólo celebrando la Eucaristía, sino también con otras maneras, principalmente recitando el Oficio divino" (SC 83). Y debemos tener presente que los salmos que nos vienen propuestos en la oración de la Iglesia son también Palabra de Dios que nos ayudan a penetrar en el sentido más profundo de la Sagrada Escritura, y nos ayudan a "rumiar" la obra salvadora de nuestro Dios, rico en misericordia.

La oración pública y comunitaria del pueblo de Dios figura con razón entre las principales misiones de la Iglesia. Esta oración unánime de la comunidad es atestiguada por los Hechos de los Apóstoles y por los testigos de la primitiva Iglesia, que manifiestan que los fieles solían dedicarse a la oración en determinadas horas del día. Estas oraciones en común poco a poco se fueron configurando como un conjunto de Horas. La liturgia de las horas es el conjunto de oraciones (salmos, antífonas, himnos, oraciones, lecturas bíblicas y otros) que la Iglesia ha organizado para ser rezadas o cantadas en determinadas horas de cada día: Laudes y Vísperas, las más importantes, y también Oficio de Lectura, Hora entre día y Completas. Todo el día viene ritmado, así, por el contacto con Dios, utilizando no las propias ideas o reflexiones o sentimientos, sino los de la Iglesia, que responde a Dios con sus mismas palabras reveladas.

El oficio divino es parte de la liturgia, y como tal, constituye, con la Santa Misa, la oración pública y oficial de la Iglesia. Es principalmente oración de alabanza y de súplica, oración que la Iglesia realiza con Cristo y al mismo tiempo, la dirige a Cristo. Al poner ahora de nuevo la Liturgia de las horas al alcance de todos, los Obispos de Cataluña deseamos que sea la fuente de la espiritualidad de todos los miembros del Pueblo de Dios, ya que "el Oficio divino, como oración pública de la Iglesia, es, además, fuente de piedad y alimento de la oración personal". Por ello exhortaba el Concilio Vaticano II que: "al rezarlo, la mente concuerde con la voz, y para conseguirlo mejor adquieran una instrucción litúrgica y bíblica más rica, principalmente sobre los salmos" (SC 90). Animémonos a rezar comunitariamente alguna Hora de oración del Oficio antes de la misa parroquial, o en los encuentros pastorales. ¡Sacaremos gran fruto!