La Diócesis de Urgell con el Papa Benedicto XVI

Hoy es una jornada única en nuestra historia eclesial. La habíamos deseado tanto... ¡El Papa ya está en Barcelona! Nos unimos al Santo Padre Benedicto XVI que está entre nosotros: "¡Bienvenido el que viene en nombre del Señor!" ¡Gracias Santo Padre, por el esfuerzo de venir a visitarnos! Os lo agradecemos y oramos a Dios por vuestra Santidad, por vuestras intenciones, por vuestra persona y por vuestro ministerio de sucesor de Pedro, tan importante para toda la Iglesia y para la humanidad entera.
Este fin de semana el Santo Padre Benedicto XVI está visitando Santiago de Compostela y Barcelona, y somos todos los cristianos de Cataluña y todos los catalanes los que nos sentimos visitados y acompañados por el Vicario de Cristo. Tanto si tenemos la fortuna de poder acudir a Barcelona como si nos unimos a él y lo seguimos desde nuestros hogares, queremos escuchar filialmente su palabra de Padre y de Maestro, celebrar unidos a él nuestra fe católica, apostólica y "romana ", actualizar el memorial eucarístico del Señor, y dedicarle a Dios un nuevo templo, la Basílica de la Sagrada Familia, casa de oración y puerta del cielo, de gran belleza artística y edificio significativo de la ciudad laboriosa y necesitada de verdad y de justicia, capital de Cataluña, que queremos que Dios llene de bendiciones, de nueva vitalidad cristiana, de reconciliación y de paz.
Demos gracias por esta peregrinación apostólica y pidamos que aporte nuevos frutos de santidad y de anuncio de la Buena Noticia de Jesús. En la nueva basílica -la "Catedral de los pobres"-, y en el Hospital del "Nen Déu" se hace visible y concreto el amor del Papa por las familias, encomendándolas a Jesús, María y José para que custodien a las familias de hoy. Que en medio de tantos retos y necesidades, sean santuarios del amor y de la vida, y que las familias con enfermos y ancianos, con niños y jóvenes minusválidos o deficientes, encuentren esperanza y descubran el valor del sufrimiento, que unido al de Cristo salva al mundo, y les sea revelada la grandeza del amor que viene de Dios y que se entrega hacia los más pequeños y los más pobres.
Para todos los católicos de Cataluña, "piedras vivas" del templo de Dios, pidamos que esta Visita nos conforte y nos una aún más, que conlleve una auténtica renovación eclesial, que refuerce la fe y la identidad cristianas, y que nos dé un nuevo entusiasmo y ardor apostólicos con nuevas motivaciones, para anunciar a Jesucristo, y transmitir la fe a los niños, a los jóvenes y a todos.
Leer más...