"Católico, vuelve a casa"

Un cristiano americano practicante pero poco comprometido, Tom Peterson, puso en marcha hace trece años una campaña que está haciendo que muchos católicos que se habían alejado de la fe, retornen ahora a la Iglesia. Más de 200.000 personas de los Estados Unidos entre ateos, excatólicos y católicos no practicantes han decidido volver al seno de la Iglesia para vivir y dar testimonio de su fe católica. Mediante publicidad en diferentes canales de televisión y con la ayuda de una página web http://www.catholicscomehome.org que también existe en versión castellana http://www.catolicosregresen.org muchas personas han podido reencontrarse con un mensaje que invita a descubrir la esencia del catolicismo, su influencia a lo largo de la historia, y la alegría que representa para millones de fieles de todo el mundo, ser católico y vivir en la Iglesia.

Peterson tuvo dos sueños: primero con un bebé que estaba siendo asfixiado y otro con una promoción de anuncios para la evangelización católica. Quería usar los talentos que Dios le había dado no para él sino para toda la Iglesia. Y así empezó "Catholics come home" (católicos, volved a casa). Es un apostolado seglar a tiempo completo para defender siempre la vida y para ayudar a reencontrar el camino de la fe en Jesucristo. Con sus colaboradores diseña anuncios publicitarios de tres tipos para promover la fe católica: los llamados épicos, que muestran la universalidad de la Iglesia en el mundo; avisos tipo películas, que invitan a la gente a profundizar en la relación con Jesús y que hablan sobre la Divina Misericordia, y otros con testimonios de personas que estaban alejadas y que han vuelto a la Iglesia Católica. Es así colmo han descubierto que esta campaña es muy vista y que cambia vidas.

También en Francia y en otros países europeos, y ya empieza entre nosotros, se da el fenómeno cada vez más creciente de personas que retornan a la comunidad cristiana, los "recommençants", un fenómeno estudiado por teólogos y expertos en catequesis (p.ej. Henri Bourgeois, Xavier Morlans) que debe llevar a una nueva acogida por parte de la Iglesia de personas que después de una travesía por el desierto de la vida, con dolores y búsquedas espirituales en otras religiones, hacen experiencia de la fe en Jesucristo y desean ser acompañados y catequizados de nuevo. Son los nuevos catecúmenos, que reclaman un nuevo catecumenado para adultos. Vuelven a frecuentar las iglesias después de varios años de interrupción. Fueron educados en la fe cristiana, se alejaron y ahora llevan a cabo una nueva búsqueda. Pero, ¿por qué volver a empezar? ¿Para asistir a la Misa, a la adoración eucarística? Probablemente. ¿Para creer? Es más complicado de decir. ¿Creer en Dios, tal vez? Hay una continuidad entre la búsqueda de felicidad y el renovado interés en la fe, en Dios, en Cristo. Hay que valorar su búsqueda de la verdad. Alguien dice que mejor sería llamarlos "profundizadores" ("approfondissants"). Sea como sea tendremos que estar atentos a familiares y amigos, gente del trabajo y del pueblo que "espera" un estímulo, una llamada, un testimonio... y sobre todo una acogida, cuando empiece a dar algún paso de retorno a la fe y a la comunidad cristiana.

Este fenómeno de los que retornan a la fe nos debe animar a todos a orar y acoger, con el fin de ayudar a las personas que buscan razones para vivir, y que en ninguna parte han acabado de encontrar paz, alegría espiritual y sentido profundo para su deseo de felicidad. Que puedan reencontrar la fe que recibieron de pequeños y jóvenes, que conozcan a Jesús, y que se puedan dejar ayudar por la Iglesia.