Vacaciones para vivir bien el momento presente, con confianza

Tiempo de vacaciones. Aunque actualmente los días de descanso reparador del trabajo están más repartidos, las "vacaciones" de la mayoría de la población son en agosto. Y también las fiestas mayores de nuestros pueblos. Será ahora cuando podremos estar más juntos con los abuelos y los niños, con la esposa y el esposo, con los amigos. Y reencontraremos el pueblo donde están nuestros orígenes familiares, y la gente con la que queremos hacer el camino de la vida. Bienvenidas las vacaciones, tiempo de descanso, de reflexión, de parada y de comunión con la naturaleza y los amigos. Que sean tiempo de Dios y tiempo de amor. Tiempo de crecimiento personal y de revisión de lo que nos conviene mejorar personalmente y comunitariamente. Y también tiempo de solidaridad con los que no tendrán vacaciones.

Tiempo de turismo. También damos la bienvenida a todos los que pasaréis unos días entre nosotros, en los paisajes y pueblos de nuestra magnífica Diócesis de Urgell. Queremos que os sintáis como en casa y que la celebración de la fe en nuestras parroquias y la belleza de nuestro patrimonio religioso y cultural os ayuden en vuestro vivir. Os acogemos con los brazos abiertos y queremos que también vosotros os sintáis bien queridos y acogidos. Y si podéis realizar algún viaje, dejaros enriquecer por las nuevas experiencias y amistades. Mantengamos un corazón abierto y maravillado por la bondad y la belleza que nos rodean. Y no nos olvidemos de la vida espiritual, que también hay que cuidar y mantener despierta.

Tiempo de colonias y campamentos. Julio y agosto es cuando los niños y los jóvenes aprovechan para vivir un estilo de vida más solidario y fraterno, más cercano a la naturaleza y educativo de su tiempo libre. La Iglesia aprovecha este momento privilegiado para proclamar la fe en Cristo que es luz y sentido para todo nuestro vivir. En Urgell tenemos 14 Esplais o centros educativos en tiempo libre parroquiales, con 1.200 niños y 200 monitores, y 6 grupos de scouts con un total de 400 niños y 120 responsables. Y además todos los amigos que nos visitan... Todos ellos programan actividades para el verano, colonias, campamentos, campos internacionales, rutas, centros, e intercambios... con una renovada ilusión educativa y evangelizadora, a pesar de las dificultades que siempre habrá. Queremos evangelizar a través de una educación integral en valores humanos y cristianos, del respeto a la naturaleza y la amistad, y por el reconocimiento de Dios en las personas y en la creación.

Tiempo para el crecimiento y la maduración personal. Vale la pena aprovechar las vacaciones y el poco o mucho tiempo libre que tengamos, para orar y escuchar a Dios, leer el Evangelio, encontrar tiempo para el retiro y la renovación de nuestra confianza y abandono en las manos de Dios. Son sugerentes las reflexiones de Chiara Lubich en su "Diario personal": "Toda la sabiduría de la vida consiste en vivir bien el momento presente, pero para ponerlo en práctica hay que tener una gran confianza en Dios. Es necesario saber perder en el corazón de Jesús cualquier preocupación que nos aflora por algo pasado o futuro, o por lo que sea de algo que Dios no quiere que nos ocupemos directamente en el presente. Por eso, a veces, esta vida exige un abandono a Dios a menudo no muy sencillo, pero a la vez grande e incluso heroico. Es con estos actos heroicos de confianza que atraemos la ayuda divina y directa hacia lo que más nos preocupa, de modo que la vida se convierte en una comunión continua entre el alma que hace lo que Dios quiere de ella en el presente, y Dios que realiza lo que el alma le deja hacer" (11/18/1969).

¡Feliz tiempo de vacaciones para todos!