Bautismo del Señor

Hermanos míos en el Señor:

Terminadas litúrgicamente las fiestas navideñas, donde hemos contemplado serenamente el nacimiento y la infancia de Jesús, hoy, guardando como María en nuestro corazón aquel misterio, para contemplarlo siempre que nos apetezca, damos un largo paso y nos trasladamos a la celebración del Bautismo de Jesús, con el que tuvo lugar la inauguración de su vida pública. Aquel acontecimiento se nos presenta en el Evangelio como la consagración al ministerio y la pública presentación de su mesianismo. En lenguaje vulgar vendría a ser como el espaldarazo del Padre a la misión de Jesús.

Con admirable visión profética, Isaías, en nombre de Dios y como eco de la palabra del Padre, había anunciado mucho antes aquella proclamación: Mirad a mi siervo, a quien sostengo; mi elegido, a quien prefiero. Sobre él he puesto mi espíritu, para que traiga el derecho a las naciones. Jesús nos ha sido dado. Es nuestro. Para nuestro bien, para nuestra salvación. Es en verdad lo mejor que Dios nos podía dar: Mi elegido, a quien prefiero.

Isaías prevé, del mismo modo, cómo habrá de ser su ministerio: recibirá el encargo de promover fielmente el derecho. Y lo hará con inmenso amor que resultará evidente en el respeto a las personas, en la comprensión por los que están a punto de hundirse, en su preferencia por los débiles y en la visión clara de su objetivo: Hasta implantar el derecho en la tierra, y sus leyes que esperan las islas (...) Para que abras los ojos de los ciegos, saques los cautivos de su prisión, y de la mazmorra a los que habitan las tinieblas.

Profecía que se cumple en la escena del Bautismo: Apenas se bautizó Jesús, salió del agua; se abrió el cielo y vio que el Espíritu de Dios bajaba como una paloma y se posaba sobre él. Y vino una voz del cielo que decía: "Este es mi hijo, el amado, el predilecto".

El libro de los Hechos, después de la resurrección, constata que todo se ha cumplido: Me refiero a Jesús de Nazaret, ungido por Dios con la fuerza del Espíritu Santo, que pasó haciendo el bien y curando a los oprimidos por el diablo, porque Dios estaba con él.

¡Que gran gozo para nosotros el saber que Jesús es de este modo, y que nos ha sido dado! Lejos de nosotros toda visión negativa de nuestra relación con él. Lejos de nosotros todo temor que no sea el de alejarnos de su influencia y compañía. Lejos de nosotros toda espiritualidad turbada y pesimista. Lejos de nosotros la congoja de sabernos una caña cascada o un pabilo vacilante, porque se nos ha dicho que él ni apagará el pabilo vacilante, ni quebrará la caña cascada.

Estos pensamientos -asimilados con afecto y confianza- pueden transformar nuestra espiritualidad y potenciar nuestro crecimiento, dentro de un clima positivo y gozoso en el Reino del Señor.