Misa por los Difuntos de la Seu d'Urgell y de toda la Diócesis en la Catedral

En la Conmemoración de todos los fieles difuntos, el día 2 de noviembre por la tarde, el Arzobispo Joan-Enric, acompañado por el Vicario general, el Decano del Capítulo, y otros sacerdotes, celebró una solemne eucaristía en la Catedral de Santa María de La Seu d'Urgell, por los difuntos de la ciudad y de toda la Diócesis. El Coro de Cámara Caterva acompañó la celebración cantando la Misa de Difuntos del urgelense Joan Brudieu (1520-1591), una misa de gran devoción e inspiración.

Se leyeron en las oraciones los nombres de todos los difuntos de 2016 en la ciudad de La Seu d'Urgell, por el sufragio de los que ofrecía el sacrificio eucarístico, y la homilía el Arzobispo hizo mención de la fe eclesial en "la resurrección de la carne, de los muertos, y la vida perdurable, eterna", así como el gran don recibido de la vida y del bautismo, que nos abre la herencia inmerecida y gratuita de la vida eterna, y de la donación de nuestras vidas a semejanza de Jesucristo, que es lo que da valor a la existencia, abierta y llamada a la vida eterna en la compañía de los santos.