Visita pastoral a Andorra la Vella (2) .- Sta. Coloma, St. Esteve y cementerios

En el inicio de la Visita Pastoral, el Arzobispo de Urgell Mons. Joan-Enric Vives presidió en Andorra la Vella, las misas del día 1 de noviembre, festividad de Todos los Santos, en las iglesias de Santa Coloma y de San Esteban. La Visita Pastoral a esta parroquia se alargará hasta el día 18 de noviembre.

En la Eucaristía en Santa Coloma concelebró con el P. Anto Pallikunnen, Vicario de Andorra la Vella. En la celebración en San Esteban estuvieron presentes y concelebraron el Rector de Andorra la Vella, Mn. Ramon Sàrries, y Mn. Blas Fortuny, Mn. Josep M. Solé, Mn. Xavier Esplandiu y Mn. Anto Pallikunnen.

Mons. Vives en su homilía explicó el sentido de la Visita Pastoral y alentó a los fieles: "aquel que recibe a Jesús, recibe el perdón, recibe la gracia de la bendición divina, es hecho otro Cristo a semejanza, y el obispo viene para anunciaros que la misión es muy grande, que nos debemos sentir misioneros todos, no sólo los que están en las Iglesias jóvenes en misión en el mundo, sino que hoy la misión comienza entre los que tienes más cerca, en tu propia familia. Hay que volver a creer, volver a anunciar a Jesús, porque muchos lo conocen poco, otros se han apartado, o se han enfriado. Hay que anunciar el sentido que tiene la alegría de la fe". "La Visita Pastoral es para volveros a decir que vale la pena ser cristiano y que tenemos una gran misión", dijo el Arzobispo, que alentó a los asistentes a las misas: "No seas incrédulo, sino creyente! Confiemos en Dios, hagamos lo máximo para amar con obras y de verdad, volvamos a salir a sembrar con la fuerza de Jesús, no con la  nuestra porque nos desanimaríamos... hagámoslo con la fe en Jesús, que todo lo puede, y que nos ayuda... Este es el sentido de mi visita".

Este día 1 de noviembre, además de presidir las misas en Santa Coloma y en San Esteban, el Arzobispo visitó y rezó en los dos cementerios. Dirigió una oración con el Arcipreste Mn. Ramon Sàrries el cementerio viejo, a las 16:00 y el cementerio nuevo a las 16:45, también con Mn. Josep M. Solé. Animó a las familias a orar por los que allí reposaban y por los difuntos de todo el mundo, especialmente aquellos por los que nadie reza ni recuerda. "Yo vengo a animar a ser Iglesia confesando su fe en la resurrección de Cristo y en la resurrección de los difuntos. Os invito a ser solidarios con los que sufren o han perdido a un ser querido. Vale la pena tener esperanza, esperar que el Señor vendrá a buscarnos y nos llevará a la vida eterna, que sólo intuimos".

Haciendo referencia a la celebración del día señaló que "hoy es el día en que debemos concentrarnos en los que están ya con el Señor y con una plenitud de vida con él: María, José, los santos a los que tenemos devoción y algunos muy antiguos, y otros muy próximos ... Santos concretos que nos han acompañado a lo largo de la vida. Pero luego hay muchos que son los nuestros más cercanos: un pariente, un hombre o una mujer buenos, gente que se ha entregado y que a veces han dado la vida por los hermanos y que algunos son desconocidos. Es el día para pensar en ellos y que nos atraigan a la santidad. El templo es la casa de Dios en la Tierra, es la puerta del Cielo en la Tierra, y nosotros formamos parte a través del bautismo, a través de la fe".