Encuentro en Sant Pere de Ponts e inauguración de las nuevas escaleras

En la fiesta del 1 de mayo se celebró uno de los encuentros más concurridos de la comarca del Segre Mitjà, el Encuentro en la olegiata de San Pere de Ponts, en torno a este iglesia románica del siglo XII.

Unas 400 personas, de todas las edades, participaron en la Caminata popular organizada por el Centre Excursionista Pontsicà, en la que los participantes dieron alimentos y productos de higiene para Cáritas y los Servicios Sociales. Después de un desayuno preparado por el Centro Excursionista de Ponts se celebró la misa, que un año más, fue solemnizada por la Coral Pontsicana. La celebración fue concelebrada por Mn. Bonifaci Fortuny y Mn. Jaume Mayoral, y en la homilía se recordó el sentido de la fiesta y también con un recordatorio al primero de mayo y la necesidad de trabajo digno para todos. Los gozos en honor de San Pedro de Ponts finalizaron la concurrida misa de acción de gracias.

Terminada la celebración se inauguraron y bendijeron las nuevas escaleras de piedra que han construido de manera artesanal los Amics de Sant Pere de Ponts, un acto que contó con la presencia del Alcalde de Ponts así como varias de las Concejalas del Ayuntamiento Pontsicà: fue Mn. Fortuny el encargado de bendecir las nuevas escaleras. Los mismos Amics de Sant Pere ya han adelantado que la próxima iniciativa será la creación de un Centro de Interpretación de la Colegiata de Ponts y que estará ubicado en el edificio anexo a la iglesia de Sant Pere.

Como todo encuentro, al mediodía los grupos y familias repartidas por los alrededores de la canónica compartieron la comida y a primera hora de la tarde y para los más pequeños, espectáculo infantil y la tradicional Rifa de los Amics de Sant Pere, que sortearon unos espléndidos lotes. Los beneficios de la venta de números están destinados a las mejoras de la zona y de los equipamientos. Hubo un buen balance de participación y los pontsicans estuvieron muy contentos de mantener y vivir un año más el Aplec de Sant Pere el 1 de mayo, donde tradición, devoción y sentido de pueblo se han hermanado una vez más.