Confirmaciones en Bellvís y El Poal

El domingo 10 de abril, el Arzobispo de Urgell administró el sacramento de la Confirmación a 6 jóvenes de la Parroquia de El Poal y 15 jóvenes de la Parroquia de Bellvís. Estaba acompañado por el Rector Mn. Josep M. Aresté y por Mn. David Codina.
En las homilías de aquel domingo III de Pascua, Mons. Vives glosó el Evangelio proclamado que se fundamenta en las tres afirmaciones de fe del Apóstol Pedro a la pregunta de Jesús: "Pedro, ¿me amas más que éstos?" Si el gran discípulo, Pedro, había negado al Señor tres veces, ahora proclama su fe en él, también tres veces, una fe que se fundamenta en el amor: me amas más que éstos. El Arzobispo de Urgell glosó el sentido cristiano de la palabra "amar" que va mucho más allá de un sentimiento y que supone la donación generosa de uno mismo, imitando a Jesucristo. En este sentido presentó a los fieles brevemente la belleza de la familia cristiana, recordando como el Papa Francisco, en la exhortación apostólica que se había hecho pública apenas hacía dos días, Amoris Laetitia, anima a las familias católicas a vivir el ideal del amor, un ideal alto, que no se contenta con "rebajas" fáciles sino que busca la perfección del amor y muestra su belleza en el mundo.
Mons. Vives también animó a los jóvenes confirmandos a proclamar con convicción la propia fe personal y seguir a Jesús siempre y, incluso, yendo contracorriente de las modas o mayorías que lo quieran negar. También, comentando la primera lectura de los Hechos de los Apóstoles, les recordó cómo los cristianos deberían tener presente en su vida la respuesta que Pedro y los apóstoles dieron ante el Sanedrín que los interrogaba: "Obedecer a Dios antes que obedecer a los hombres" . En este sentido recordó a los mártires, y, muy especialmente, al beato hijo de El Poal, Mn. Francesc Castells, y tantos otros cristianos que en todo el mundo dan su vida de forma generosa y entregada por no renunciar a su fe católica: en Irak, en África, en Siria, y en tantos y tantos lugares donde no hay libertad religiosa. Ser íntegros, no renunciar nunca a la fe, siempre perdonar y amar, con hechos y palabras, imitar la misericordia del Padre del cielo.
Al final de ambas celebraciones eucarísticas la Parroquia regaló a los confirmados un pequeño recordatorio y el Sr. Arzobispo un Nuevo Testamento animando a los jóvenes que lo lean para enriquecerse con la Palabra de Dios y crecer en la amistad de discípulos de Cristo.
 
Fotos de Bellvís:

Fotos de El Poal: