Domingo de Pascua y Caramelles de los hombres adultos de La Seu

El Día de Pascua, este año el 27 de marzo, el Arzobispo de Urgell presidió la solemne y gozosa Eucaristía Pascual en la Catedral de Sta. María de Urgell, referencia con la Vigilia pascual, de todas las Eucaristías que la Iglesia celebra a lo largo del año, e inicio de la cincuentena de Pascua, que culminará con Pentecostés. Dentro de esta Eucaristía ha habido la renovación de las promesas bautismales y el Arzobispo ha impartido la bendición papal, con indulgencia plenaria en una catedral llena de fieles.
En la homilía, el Arzobispo destacó la alegría de la Pascua del año santo de la misericordia que debe llegar a todos, especialmente a los que más lo necesitan, y recordó y explicó los signos litúrgicos que marcan la Pascua (luz, palabra, agua, bautismo renovado, ministerio apostólico, altar y Eucaristía, aleluya, envío apostólico, reconciliación y paz). Se centró en el discípulo que Jesús amaba, que por el amor, "vió y creyó" al ver el sepulcro vacío y los signos de la ausencia del Resucitado. Y encomendó vivir la misericordia como fruto de esta Pascua, especialmente entre los que más cuesta, como la familia y los que más nos conocen.
Al terminar la misa y el canto del "Regina Coeli laetare", a la salida de la Catedral tuvo lugar la Cantada de Caramelles de los hombres de La Seu, que organiza la Hermandad de San Sebastián, dirigidos por Lluís Obiols Perearnau, con la colaboración de Sonia Lanau y Rafael Llobet, que cantaron "Un Cant Festiu" de J. Voltas y "Avui és Pasqua!" de J. Roure.