Vigilia Pascual en la Catedral de Santa María en la diócesis

La Vigilia Pascual que se celebró la noche del sábado 26 de marzo en la Catedral de Sta. María de Urgell fue presidida por el Arzobispo de Urgell, Mons. Joan-Enric Vives. También estuvieron presentes el Rector de Sant Ot y Decano de Capítulo de Canónigos, Mn. Xavier Parés, y el Vicario General, Mn. Josep Mª Mauri, así como de otros canónigos del Capítulo y sacerdotes de la diócesis.
Mons. Vives exhortó a los presentes -en el encendido del fuego nuevo y del Cirio Pascual ante la puerta de la Catedral- a hacer una renovación profunda, recordando que al mismo tiempo, miles y miles de comunidades cristianas de todo el mundo cantan y celebran la Pascua del Señor, y su propia pascua. Hizo hincapié en que la noche es símbolo de la ignorancia, del error, de la culpa y también de la muerte y que la luz del cirio y del pregón pascual, de la Palabra y de la persona de Cristo Resucitado son el tesoro de esta noche. Con un lenguaje simbólico, la Iglesia nos ayuda a renovar la fe y la adhesión bautismal a Cristo, Vida Nueva, y a renovarnos y sintonizar con el misterio del paso del Señor que todo lo transforma.
En la breve homilía que siguió a la larga Vigilia con la Palabra de Dios, cantos y oraciones, el Arzobispo remarcó que es la Pascua del Año de la misericordia, y que hemos de acoger esta inmensa misericordia, y devolverla a todos, con obras y de verdad. Alegría y compromiso deben marcar esta Pascua del Año Santo, así como el servicio amoroso y la proximidad a los que sufren.




La celebracinó de la Vigília Pascuall, la más importante del Tríduo Pascual, se celebró en toda la diócesis: