Viernes Santo tarde: acción litúrgica de la Pasión del Señor y Procesión

En la Catedral de Sta. María de La Seu d'Urgell la Celebración de la Pasión del Señor fue presidida por el Arzobispo de Urgel, acompañado del Decano del Capítulo y los Canónigos, con sacerdotes de la ciudad y los seminaristas, y con muchos fieles que llenaban la catedral.
En la breve homilía glosando la pasión según San Juan que se proclamó y la celebración litúrgica de la Pasión y Muerte del Señor, exhortó a los fieles a vivir el sentido de la crucifixión del Señor, que fue transformada por Jesús en la expresión de su amor y su acción fundamental de redención de la humanidad. "Mirarán all que traspasaron" (Jn 19,37) centró sus palabras, remarcando la Divina Misericordia que brota del Corazón abierto de Cristo, clavado en la Cruz. Tuvo un recuerdo para los perseguidos y muertos de manera violenta, especialmente para las víctimas del terrorismo, y animó a ser generosos en la acogida a los emigrantes y los refugiados. En el Año de la Misericordia animó a los fieles a poner nuestros ojos en el Sagrado Corazón de Jesús y en su Amor entregado por nosotros y en su Divina Misericordia.
La Pasión según San Juan bellamente musicada por Mn. Agustí Brescó y cantada en su totalidad fue un momento particularmente importante de la celebración litúrgica en la Catedral, que el Arzobispo remarcó en su exhortación, recordando como era de impresionante esta lectura en la Iglesia Madre de Jerusalén, según el relato auténtico de la peregrina Egeria (siglo IV). También se tuvo un recuerdo para los cristianos perseguidos, y por los Santos Lugares de Tierra Santa, por los que se hace la colecta en este día.
Por la noche el Arzobispo participó en la procesión por las calles de La Seu d'Urgell, tras el paso principal del Cristo de la Sangre. La procesión de la Seu d'Urgell es una de las más antiguas y relevantes de Cataluña y la más importante del Pirineo. Tiene sus orígenes en el siglo XVII. Las primeras dataciones de la procesión son de 1603. Actualmente procesionan 10 pasos, algunos de muy larga tradición y otros incorporados a finales del siglo XIX. Hace unos años se le dio un nuevo impulso y participan muchos colectivos ciudadanos en el mantenimiento de los pasos y del cuerpo de los armados.

La procesión en otros lugares de la diócesis: