La Escuela Vedruna en Balaguer celebra 170 años de presencia y 50 de la nueva escuela

La Escuela Vedruna de Balaguer ha celebrado el viernes 26 de febrero el 50º aniversario de la nueva escuela en el marco de la celebración de 170 años de presencia de las Vedrunas en la capital de la Noguera y el Obispado de Urgell y 190 de presencia en Cataluña.
Una misa multitudinaria en la que han participado parte de los 781 alumnos de la escuela, antiguas alumnas y profesorado, presidida por el Arzobispo de Urgell en la iglesia del Sagrado Corazón de Balaguer, donde se ha iniciado la fiesta.
Antes de empezar, los jóvenes más mayores han hecho una performance, en la que se ha puesto de relieve la identidad cristiana de la escuela, sus valores, lo que ha significado para muchas generaciones de niños y jóvenes de la comarca de la Noguera en dos líneas de enseñanza desde P1 y hasta segundo de bachillerato.
En la misa, han concelebrado el Rector de Santa María y Arcipreste, Mn. Joan Pujol, Mn. Jordi Profitós, y Mn. Alfons Velásquez. Este año, la presencia de la congregación y del colegio cumple 170 años en la diócesis de Urgell, donde llegaron en 1846. Ese año, las Hermanas Vedrunas pusieron en marcha una escuela en Balaguer, al año siguiente en abrieron otro en Ribes de Freser (que ya no existe) y en 1854 iniciaron la tarea de formación en Puigcerdà.
La Escuela Vedruna actual es heredera de una iniciativa educativa impulsada por una gran educadora: Joaquina de Vedruna y de Mas, a través de su fundación "Hermanas Carmelitas de la Caridad". Su intuición pedagógica la llevó a liderar el proyecto de una gran red escolar, presente hoy en más de 25 países de cuatro continentes, para impulsar la educación con una identidad y un estilo propios. En Balaguer, la escuela es punto de referencia en la enseñanza: a lo largo de décadas, primero muchas niñas y jovencitas y luego abierta a ambos sexos, miles de personas han aprendido el curriculum escolar y los valores cristianos.
Las hermanas carmelitas de la caridad se establecieron en Balaguer en 1846 para cuidar a los enfermos del hospital de la ciudad y para dar enseñanza a las niñas. El Ayuntamiento pidió que vinieran las religiosas el 13 de febrero, y el 1 de mayo se firmó una concordia entre el Ayuntamiento y la madre superiora de las carmelitas, Joaquina de Vedruna, para hacerlo realidad.
Mientras la comunidad de hermanas crecía, durante la segunda mitad del siglo XIX y principios del siglo XX, las carmelitas cambiaron de ubicación y prestación de servicios, y a partir de 1930 se dedicaron definitivamente a la enseñanza de niñas.
Después de las dificultades que impuso la Guerra Civil, se vivió en la escuela una época de recuperación y progreso que culminó en los años sesenta, cuando acordaron comprar un terreno para construir el nuevo colegio, y el curso 1964-65 se hizo el traslado al nuevo centro.
Este hito es muy señalado, y desde el mes de junio del año pasado se han llevado a cabo diversas actividades para celebrarlo. La última, la conferencia del pedagogo y filósofo Gregorio Luri, el pasado 8 de febrero. Terminarán el 18 de junio, coincidiendo con la clausura del curso.
Ha sido una jornada festiva en la que un certamen literario, uno de dibujo y uno de fotografía matemática han hecho disfrutar a los asistentes, que han compartido también una chocolatada.
La celebración de los 50 años del estreno del nuevo edificio comenzó con la fiesta de final de curso del mes de junio, con el que la comunidad educativa ha puesto mucha ilusión. El 16 de abril se celebrará una Jornada Deportiva Vedruna, en la que la escuela participa muy activamente, y el 21 de mayo se prevé una fiesta de ex-alumnos en la que se hará una ruta por Balaguer vinculado a la escuela, una exposición que recoge en imágenes estos 50 años de historia, una misa solemne, y una cena de hermandad. El nuevo colegio lo forma un edificio de tres naves con cuatro patios, con instalaciones de primer nivel que la sitúan como una escuela de gran calidad.