¡Ha resucitado el Señor y va por delante de nosotros!

"Id a decir a sus discípulos y a Pedro: 
El (Señor) va por delante de vosotros a Galilea. 
Allí lo veréis, como os dijo" (Mc 16,7). 

Estas palabras del Evangelio de la Vigilia Pascual 
nos den paz, alegría y esperanza. 
Las necesitamos mucho. 
En tiempos de confinamiento y de soledades, 
de pérdidas e incertidumbres, de crisis sanitaria y social, 
volvamos a escuchar el testimonio del ángel a las mujeres: 
¡Va por delante de nosotros! ¡Lo veremos! 

¡Es Pascua! Cristo ha resucitado 
y nos trae la alegría del amor eterno de Dios hecho don de vida 
por el Espíritu Santo que se nos ha dado en el bautismo. 
La Pascua es la revelación del amor victorioso de Dios. 
Si queremos aprender el amor 
y queremos ser admitidos en la escuela del amor auténtico, 
entremos en la contemplación del Misterio Pascual de Cristo. 

Es el amor el que vence en la Cruz, 
cuando todo el mundo abandonaría y se lamentaría en el sufrimiento. 
Es el amor lo que mantiene viva la esperanza, 
en la soledad del sepulcro y en las soledades de la vida. 
Es el amor el que sabe ver e interpretar los signos 
de la presencia real y misteriosa del Amado, que vive para siempre. 

Dejemos que Él vaya por delante de nosotros, abriéndonos el camino. 
Vayamos a anunciar a todos que Cristo está vivo 
y que la muerte no ha vencido ni vencerá a la humanidad, 
porque Cristo nos ha perdonado y ha abierto la vida eterna a todos. 
Contemplemos y disfrutemos de su presencia, bien real, 
porque vivimos las bienaventuranzas, como en Galilea, 
con la fe primera, y con el impulso y el gozo del amor primero. 

Todo amor verdadero perdurará. "¡El amor no morirá jamás!" 
Nada se perderá ni será olvidado. 
Seremos felices y nos reencontraremos con los que amamos. 
Si vivimos como Él, si amamos como Él, viviremos de verdad: 
una vida nueva, fiel a los mandamientos, perseverante en la oración, 
siempre al servicio atento de los que sufren y de los pobres, 
constructora de la civilización del amor. 

A todos, fieles de la Diócesis de Urgell, amigos y visitantes, 
que nos renueve la Paz y el Amor de Cristo Resucitado. 
¡Os deseo Santa Pascua de Resurrección 2021!